Opiniones de los compañeros. Q -Z

essssssssssssssss

RODRÍGUEZ. NORA

A RODRÍGUEZ NORA

NORA.

Un día lo conocí a Antón Chéjov.
No es que nunca hubiera oído de él, o que nunca lo hubiera leído. Pero fue Pedro Parcet el que me lo presentó. Él me lo mostró en toda su dimensión literaria.
“El Momento Presente” era el nombre del taller. No sé si me atrajo la ambigüedad de esa denominación, o si fue su cordinador, a quien solo conocía por referencias.
Entonces sucedió que, simultáneamente, Pedro me presentó a Chéjov y Chéjov me permitió conocer a Pedro.
Así, pude acercarme a la obra literaria de este excelente narrador y dramaturgo ruso. A través de su cuento “La Tristeza”, con sus minuciosas descripciones, pude sentir el frío de la madrugada y experimentar la tristeza de Yona, el cochero. Esa persistente tristeza que se volvía pura emoción en la lectura compartida de cada párrafo, en la interpretación realizada por cada uno de los miembros del grupo.
Ese fue el comienzo. Ahora, me queda seguir leyendo a Antón Chéjov y encontrando, en cada lectura, las pistas que Pedro nos brindó para disfrutar su obra y, algún día, tal vez, contarlo.

essssssssssssssss

RUSSO, JUDITH

A RUSSO JUDITH

Laboratorio Senbazuru, sobre textos de Yasunari Kawabata

Profesor  Pedro Parcet

Decidí realizar el taller porque me interesan los cuentos de oriente y quería aprender con Pedro Parcet, el narrador especialista en esta clase de literatura.

En el taller Pedro nos transmitió técnicas para abordar el texto. Su manera de enseñar descontracturada, sensible y sintética, generó un ambiente adecuado para concentrarse en la técnica de edición del cuento seleccionado. A medida que cada integrante del grupo narraba el cuento de acuerdo a las pautas puntualizadas y le agregaba visualizaciones personales, uno podía concentrarse y sentirse inmerso en esa historia, experimentando distintas miradas, de acuerdo a la personalidad del narrador. A su vez, Pedro, de una manera sutil, corpórea, con movimientos suaves estilo tai chi chuan, acompañaba al narrador, para que este no perdiera el ritmo adecuado de la narración, para que fluyera de una manera armónica y se entrelazaran las palabras, con los gestos, los silencios. Al final, se destacaban, entre todos, las buenas elecciones de las nuevas palabras, los movimientos del cuerpo y también se marcaban las dificultades, para poder modificarlas.

Comprendimos que existen diferentes formas de aprender un texto y que el vocabulario sencillo es eficaz. También que en este tipo de cuentos,  la claridad de las palabras, la brevedad y lo corporal de una manera natural son esenciales.

Escuchar los diferentes estilos de los narradores le dio diversos matices al cuento, la mirada del otro y la palabra compartida, nos permitió visualizar aspectos de la historia que tomaban vida en cada relato.

Destaco el buen clima de trabajo, el fluir da cada integrante posibilitado por la claridad de conceptos y dedicación del profesor Pedro Parcet.

essssssssssssssss

SASSANO, MERCEDES

A SASSANO MER

MERCEDES…

Comprobado, en los Talleres de Pedro Parcet podemos investigar, desarrollar, probar,expresar lo de los cuentos, de tradición, de autor, propios, de aquí y de acullá. Podemos aprender. Sobre todo, a escuchar. Escuchar al compañero con eso que trae. Propio, suyo, auténtico. Pues, como dice Pedro, primero aparece la persona, después el narrador. Los talleres son nidos donde muchas alas crecen para alcanzar su propio vuelo. Muchas personas, muchos compañeros crecemos en encontrar nuestra propia voz, en la seguridad que no seremos clonados. Que lo esencial de cada uno va a ser desarrollado y puesto en flor para un cuento…Resultaste buen jardinero, Parcet.

Mirá que inmenso es el jardín de flores…

essssssssssssssss

SEGURA. ALEJANDRA

A SEGURA ALEJANDRA

ALE
Un día conocí a Pedro Parcet, lo fui a escuchar a Vicente El absurdo , un bar con olorcito a cuento ya desde el vamos me senté y comencé a disfrutar. Gran anfitrión que desde la llegada del primer invitado sabe de dar abrazos y bienvenidas. Él no quiere que lo llamen Maestro/Profesor él se nombra como un compañero más, Me encantó ,disfruté de la escucha y decidí comenzar a tomar talleres con él en el Jardín de los Ángeles. Nuestro Grupo el año pasado fue el llamado Los Ángeles de Peter. Llegaba cada martes y era una fiesta porque el taller es y era cada vez una fiesta, una celebración única. Este año voy los lunes y el grupo del que formo parte se llama La Rosa de los Vientos ….En realidad tanto no importan los nombres lo importante es lo que allí adentro vibra lo que se transforma, lo que se vive y disfruta. Él enseña el respeto hacia el compañero y dice cosas como “Cuando escuchás a un compañero no pienses en lo que vas a narrar vos” “Se aprende del compañero” “Si crece un compañero crecemos todos” La gente que ahí se encuentra es como que están sintonizados en esa sintonía que a mí me gusta. Esa Gente sabe a amigo, a literatura de la linda de la buena y sabe a libertad y libertades. Pedro enseña a “Sensibilizarse con cada historia” a “Desmontar la solemnidad” a que “La narración es un gran juego que hay que saberlo jugar en Libertad” Pedro Parcet te hace vivir una fiesta loca llena de cuentos, de historias y te apuntala, te cuida; sí te cuida y mira a cada uno que va a a entregar el cuento elegido con un respeto tan tan grande del que solo tienen los más grandes y los más humildes. Así son los talleres de Pedro Parcet .
Un lujo Feliz de formar parte de ellos.

essssssssssssssss

SPISSO, ANA

A spisso ana
Pedro Parcet: maestro, compañero

Asisto a sus talleres desde el año 2012. Desde mí sus talleres, abiertos todo el año, son lugares del vínculo, la participación, la comunicación y el aprendizaje en un clima de respeto y compañerismo. En ellos se combina el trabajo individual y la tarea socializadora.
Pedro Parcet es un facilitador, un observador. Comprende y -al decir de él- aprende junto al grupo. Ayuda a los participantes a sacar lo mejor de sí y a tener vuelo propio.
En sus talleres, clínicas y laboratorios pone a prueba su trabajo de investigación, su creatividad y su idoneidad en el arte de narrar.
Y ahí estamos nosotros procesando las devoluciones que nos hace Pedro, realimentándonos,dispuestos a disfrutar con los cuentos ya sea narrando o escuchando a nuestros compañeros.

essssssssssssssss

URRUTI. LILIANA M.

A URRUTI LILIANA M.

Mis recordo
Mis Amarcord
Liliana M. Urruti

Todo arte es completamente inútil, dijo Oscar Wilde. Los maestros lo saben. Los verdaderos lo supieron siempre, aunque no lo digan. Aunque guarden el secreto.
Dicha apreciación, le concierne al maestro que va dejando improntas al estilo de los griegos. A los que los alumnos siguen por voluntad propia. Son los que forman el carácter del discípulo y velan por su desarrollo integral. A aquellos maestros de la antiguedad les interesaba el alma. Como a Parcet que, al igual que Sócrates, rescata lo mejor de cada uno y persuade a jóvenes y viejos sobre su propia imperfección, hasta llevarlos a la realización de su ser creativo.
Pedro se permite asir a sus alumnos de la mano y llevarlos en una nave imaginaria que se balancea, entre sus talentos y los de ellos, hacia ningún lugar. Y entonces te das cuenta, casi de repente, que en esto consiste vivir. En protagonizar ese instante de quimera iluminada con la luz que no sabías, también, habitaba dentro tuyo. Y por qué no en tus pechos turgentes y ostentosos como ningún otro, para que el deseo de un muchachito que principia en cuestiones tan longevas, y poco reconocidas a viva voz, como el deseo sexual. Y se pregunta, pero acaso la vida no es color de violetas? Si, claro que puede ser de ese color y vender cigarrillos en un estanco. Y de lo necesariamente carnal pasas al amor por Gradisca. Un amor sublime. La Gradisca inalcanzable que todos quieren y nadie tiene a los quince años de Fellini.
Federico Fellini no se estanca y puede enviarte al negro de un escopetazo, y si el maestro lo sabe te acompaña sin llorar por no haberte defendido a tiempo de tan brusca caída. Ha hecho una promesa. Como en la vida también se llora y a veces llora más el parco, el escurridizo o el valiente más que el sensible te dejará llorar por una pena de amor, hasta el hartazgo. Hasta que descubras que los seres humanos somos un cúmulo de imperfecciones buscando un alivio que no alcanzaremos nunca, salvo que nos roce el arte. Salvo que encontremos al maestro. Así fue el laboratorio de Fellini. Inservible y a la vez, una petit morte, dulce, agraciada muerte que como el arte fue inútil, salvo para el goce.
A la cita se entra a oscuras. Cerras los ojos y debajo de los párpados sale el sol como si fueras propietario de un horizonte. Fuimos dueños de esa quimera y le granamos a los dueños de todo. En un sistema donde tener es más loable que ser. Sentir el mar helado y tranquilizador y más tarde bravío y caliente fue parte del arte del maestro. Esperar para no ir a ninguna parte ni volver de ningún lugar. Saber que nada y todo puede estar en el campo de la Strada (también de Fellini) o en la ciudad que esperaba a la cantante muerta que iba en La Nave, virginal y superflua, hasta que se choca sin aviso con los refugiados serbios. ¡Qué maestro, este Fellini! Como si en el mundo cupieran tantas posibilidades. El presente, el pasado, la soledad, la concurrencia. Como en el arte. Lleno de dicotomías, de oximorones. Espacio acotado o infinito de mil olores y texturas que sentimos con solo pasar la yema del pulgar por la de los otros dedos en círculo.
Todo depende de vos. De si te gusta que el arte te seduzca, te trise el corazón y vuelva a buscarte arrepentido para pegarte los pedazos. De si tenes ganas de que te pelee y desafíe. Honde en tus ignorancias, en tus partes desconocidas, ocultas. Te descubra, te participe. Te Ignore por momentos. Te roce con una imagen, una pluma, un sonido. Es la única forma de rendirse a sus pies, de algo que no sirve para nada.
Un maestro lo sabe y cuando lo sabe no enseña…acompaña. Hace imperceptible su presencia para dejar afloren sentimientos, pasiones, deseos, llantos y sosiego.
Pedro Parcet lo sabe…Pedro Parcet, el maestro, un día lo advirtió, quizás de la mano de Sócrates o Fellini.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s