Ajedrez Chaturanga. Pakistán

IMG-20191125-WA0012-01-01

Al noroeste de la India (seguramente en el actual Pakistán o Afganistán había un poderoso Braman llamado Rai Bhalit, tan rico y rodeado de tantos placeres que de ninguno de ellos podía gozar. Ordenó al más inteligente de sus sirvientes, llamado Sisa, que creara un juego capaz de entretenerle. Pasado algún tiempo Sisa presentó a su señor el ajedrez, un juego que emulaba la guerra y que se jugaba en un tablero con sesenta y cuatro casillas, alternativamente blancas y negras dispuestas en ocho filas y ocho columnas. El brahmán quedó tan encantado que le permitió escoger su recompensa. Sisa le dijo: «Señor, soy hombre modesto, y me conformaría con que me paguéis un grano de trigo por el primer cuadrado, dos por el segundo, cuatro en el tercero, ocho en el cuarto, etc.». El brahmán, encantado por la modesta petición de Sisa accedió en seguida, pero su alegría pronto se trocaría en ira cuando se dio cuenta de que ni con todo el trigo de su país alcanzaría a pagar semejante suma. La cifra es

{\displaystyle T_{64}=1+2+4+\cdots +2^{63}=\sum _{i=0}^{63}2^{i}=2^{64}-1}

es decir, 18 446 744 073 709 551 615 (18,4 trillones) de granos de trigo. Ante la imposibilidad de pagar tal suma, el brahmán mandó matarle. En el libro, el hombre que calculaba, no menciona su muerte sino su recompensa haciéndose sabio al servicio del rey. Esta es una de las leyendas más conocidas del ajedrez. Sisa tenía un hijo llamado Shah, y de ahí derivó el nombre de su juego: shak (‘jaque’).

El sastre y el jorobado. Pakistán

 

2017-18-07-22-53-04

Había en los tiempos antiguos un sastre rico y muy dado a la diversión y al jaleo, que acostumbraba a salir de paseo con su mujer en busca de distracciones raras. Un día, cuando volvían a casa, se encontraron en el camino con un jorobado. Tras un rato de conversación, le invitaron a cenar con ellos.

Ya en la casa, la mujer del sastre tomó un poco de pescado y una rebanada de pan y se la ofreció al jorobado diciendo:

– ¡Por Alá! ¡Tienes que tragarlo sin masticar! Y como el pescado tenía una espina muy dura, el hombre se atragantó y murió al instante.

– ¿Qué vamos a hacer ahora? – dijo el sastre.

Tomó la mujer al jorobado, lo envolvió en un paño de seda y dijo a su marido:

– ¡Échate al muerto a la espalda! Yo iré contigo, diremos que es nuestro hijo enfermo. En la calle, la mujer iba gritando:

– ¡Hijo mío! ¿Cómo podemos salvarte? Has cogido la viruela y queremos curarte.

Al escuchar esto, todo el que pasaba se alejaba corriendo. Llamaron a la puerta de un médico judío. Una esclava abrió la puerta y dijo:

– ¿Qué queréis a estas horas?

– Traemos a nuestro hijo para que lo vea el médico. Toma estos cuatro dinares, dáselos a tu amo y dile que baje a ver al muchacho.

Subió la esclava a avisar al médico. El sastre y su mujer abandonaron al jorobado en el zaguán y salieron huyendo. Cuando el médico vio los cuatro dinares se alegró mucho y no puso reparo en levantarse de la cama para asistir al enfermo. A oscuras bajó la escalera y, al llegar al zaguán, tropezó con el cuerpo del jorobado, haciéndolo rodar por el suelo.

– ¡Por Dios! ¡Tropecé con el enfermo y lo maté! ¿Qué voy a hacer ahora? Cogió al muerto y lo subió a la alcoba para contarle a su mujer lo ocurrido.

– No podemos tenerlo en casa. Si lo encuentran aquí será nuestra perdición. Lo cogeremos entre los dos y lo subiremos a la azotea. Desde allí lo arrojaremos a casa de nuestro vecino el musulmán. Su casa está infestada de ratas, perros y gatos. Esos bichos no tardarán en comerse al muerto.

Y allí lo dejaron, apoyado en la pared de la cocina. Al poco rato llegó el vecino con una vela encendida. Al ver al hombre echado sobre el suelo exclamó:

– ¡Por Alá que el que robaba la carne y la manteca de mi despensa no era perro ni gato, sino un ser humano! ¡Pues te vas a enterar!

Y diciendo esto tomó una estaca y comenzó a apalear al presunto ladrón. Luego, cuando lo miró de cerca, vio que estaba muerto. Temiendo por su suerte, se cargó al muerto a la espalda y salió de su casa. Como ya despuntaba al alba, caminó sin detenerse hasta el zoco. Y allí lo dejó, arrimado junto al muro de una tienda. No había transcurrido mucho tiempo cuando pasó por aquel lugar un cristiano, completamente borracho. Tambaleándose, fue a arrimarse a la pared, pues quería orinar, y cuál fue su sorpresa cuando se topó con el cuerpo del jorobado. Como le habían robado el turbante, pensó que aquél era otro ladrón de turbantes y le propinó un puñetazo en el pecho. Y, a continuación, de puro borracho que estaba, comenzó a gritar. En seguida apareció el guarda del zoco y se encontró al cristiano apaleando al jorobado.

– ¡Deja a ese hombre en paz!

Y al levantar el cuerpo del suelo vio que estaba muerto! Prendió al cristiano y se lo llevó a casa del juez. Al cristiano ya se le había pasado la borrachera, y en el camino iba diciendo:

– ¡Ay, Virgen Santa! ¿Cómo he podido matarlo con tan pocos golpes?

Cuando llegó la mañana, el juez interrogó al cristiano. Y como éste no pudo negar los hechos, le condenó a la horca. Al rato llegó el verdugo y cuando ya se disponía a atarlo llegó el musulmán corriendo y gritando:

– ¡Detente! ¡Yo fui quien mató a ese hombre!

Y así el musulmán confesó ante el juez cómo había encontrado al hombre en su casa, y creyendo que era un ladrón le dio un garrotazo en el pecho y lo mató, dejándolo luego abandonado en el zoco. Al escuchar el juez aquellas palabras, mandó soltar al cristiano y le dijo al verdugo:

– ¡Ahorca a este otro!

Y el verdugo le quitó la cuerda al cristiano y se la puso al musulmán. Y cuando ya se disponía a atarlo al palo se presentó el judío, gritando al verdugo:

– ¡Detente! Yo fui quien mató a ese hombre. Lo trajeron a mi casa para que lo curara y cuando bajé a verlo tropecé con él y lo maté sin querer. Ordenó el juez que mataran al judío y apareció entonces el sastre gritando:

-¡Detente! Ese hombre es inocente. Encontré al jorobado en la calle, borracho, y lo llevé a mi casa. Mi mujer le introdujo un trozo de pescado y otro de pan en la boca y, al ordenarle que lo tragara de un golpe, murió ahogado. Luego lo llevamos a casa del médico judío y salimos huyendo.

Al oír estas palabras, dijo el gobernador al verdugo:

– Suelta al judío y dale muerte al sastre.

Y el verdugo lo empujó hacia la horca, murmurando:

– ¡Con tanto tomar a uno y soltar al otro no vamos a ahorcar a ninguno!

11138654_597838027025003_2822681830676481232_n copiar

Seguir leyendo “El sastre y el jorobado. Pakistán”