Kawabata Yasunari. Laboratorios en Rosario. Oct. 2016

Muchos escritores, en su juventud, escriben poesía: yo, en lugar de poesía, escribí los relatos que caben en la palma de una mano. Entre ellos hay piezas irracionalmente construidas, pero hay otras que fluyeron naturalmente de mi pluma, con espontaneidad. El espíritu poético de mi juventud vive en ellas.

KAWABATA YASUNARI

PORTADApgTrabajamos La historia  del ciego Tamura y la joven Okayo.

Gracias CulturaCmdNorte

por el taller compartido en el espacio de narración oral de Villa Hortensia.

Su bibliografía:

Obras

1926 Izu no Odoriko La bailarina de Izu
1930 Asakusa Kurenaidan La pandilla de Asakusa
1933 Sobre pájaros y animales
1937 Yukiguni País de nieve
1952 Senbazuru Mil grullas
1954 Yama no Oto El rumor de la montaña
1954 Meijin El maestro de Go
1954 Mizuumi El lago
1958 Fuji no Hatsuyuki Primera nieve en el monte Fuji
1961 Nemureru Bijo La casa de las bellas durmientes
1962 Koto Kioto
1964 Utsukushisa to Kanashimi to Lo bello y lo triste
1964 Kataude Un brazo
1972 Tenohira no Shosetsu Historias de la palma de la mano

14620147_10154669832656385_183313994_n

14610558_10154669832041385_173904608_n.jpg

14642977_10154669832181385_400931154_n.jpg

14627976_10154669831806385_715737986_n.jpg

14642591_10154669832071385_186841283_n

14628158_10154669832356385_719159156_n

 

UN CUENTO DE YASUNARI.

ROSTROS

Desde los seis o siete años hasta que tuvo catorce o quince, no había dejado de llorar en escena. Y junto con ella, la audiencia lloraba también muchas veces. La idea de que el público siempre lloraría si ella lo hacía fue la primera visión que tuvo de la vida. Para ella, las caras se aprestaban a llorar indefectiblemente, si ella estaba en escena. Y como no había un solo rostro que no comprendiera, el mundo para ella se presentaba con un aspecto fácilmente comprensible.

No había ningún actor en toda la compañía capaz de hacer llorar a tanta gente en la platea como esa pequeña actriz.

A los dieciséis, dio a luz a una niña.

–No se parece a mí. No es mi hija. No tengo nada que ver con ella –dijo el padre de la criatura.

–Tampoco se parece a mí –repuso la joven–. Pero es mi hija.

Ese rostro fue el primero que no pudo comprender. Y, como es de suponer, su vida como niña actriz se acabó cuando tuvo a su hija. Entonces se dio cuenta de que había un gran foso entre el escenario donde lloraba, y desde donde hacía llorar a la audiencia, y el mundo real. Cuando se asomó a ese foso, vio que era negro como la noche. Incontables rostros incomprensibles, como el de su propia hija, emergían de la oscuridad.

En algún lugar del camino se separó del padre de su niña.

Y con el paso de los años, empezó a creer que el rostro de la niña se parecía al del padre.

Con el tiempo, las actuaciones de su hija hicieron llorar al público, tal como lo hacía ella de joven.

Se separó también de su hija, en algún lugar del camino.

Más tarde, empezó a pensar que el rostro de su hija se parecía al suyo.

Unos diez años después, la mujer finalmente se encontró con su propio padre, un actor ambulante, en un teatro de pueblo. Y allí se enteró del paradero de su madre.

Fue hacia ella. Apenas la vio, se echó a llorar. Sollozando se aferró a ella. Al hallar a su madre, por primera vez en la vida lloraba de verdad.

El rostro de la hija que había abandonado por el camino era una réplica exacta del de su propia madre. Sin embargo, ella no se parecía a su madre, así como ella y su hija no se asemejaban en nada. Pero la abuela y la nieta eran como dos gotas de agua.

Mientras lloraba sobre el pecho de su madre, supo qué era realmente llorar, eso que hacía cuando era una niña actriz.

Entonces, con corazón de peregrino en tierra sagrada, la mujer se volvió a reunir con su compañía, con la esperanza de reencontrarse en algún lugar con su hija y el padre de su hija, y contarles lo que había aprendido sobre los rostros.

“Kao”, 1932

Historias de la palma de la mano, trad. Amalia Sato, Barcelona, Emecé, 2008, págs. 209-211

Kawabata Yasunari, talleres de narración en Rosario, ESSENNA, Escuela sensible de narración, Talleres de cuentos, literatura japonesa,