LA REINA DE LA COMPARSA – JOE SHOW

LA REINA DE LA COMPARSA

! 1102338996_n (1) DE.jpgSShu
Don Guillermo era un sabio, Siempre nos decía “mis negritos, todos tenemos un lugar en este mundo”
Recuerdo que llegaban los carnavales y una tarde, después del asado que hacíamos en el patio trasero del gimnasio (toda una fiesta cuando Don Guillermo nos hacía un asado) nos dijo “una noche de estás nos vamos a los carnavales del Centro, los voy a llevar a conocer a La Reina de la Comparsa”
Llegó ese fin de semana, después de entrenar, comer y bañarnos todos. Nos tomamos el cole y fuimos al Centro. Era la primera vez que ibamos todos juntos a los carnavales.
Cómo disfrutamos! mucha gente, risas, mojaduras, pibas…
“No hagan quilombo, a portarse bien” decía Don Guille.
“Miren allí vienen las comparsas”
Se abrió un corredor entre toda la gente y entre pitos y tambores empezaron a desfilar. Esos trajes de colores! las lentejuelas y esos pasos! la vida de cada uno de esos pibes iba allí.
Desfilaban bamboleándosé para acá y para allá. RACATACATAPUM PUM PUM RACATACATAPUM PUM PUM RACATACATAPUM PUM PUM PRIPIPI PIPI PRIPIPI PIPI.
RACATACATAPUM PUM PUM RACATACATAPUM PUM PUM … desfilaron un montón de comparsas, cada una con sus trajes. Azulrojo, verdeoro, negroblanco, rojonegro.
LOS REYES DE BOEDO, EL MILAGRO DE ALMAGRO, LOS DEL LUDUEÑA, LOS IRREVERENTE DE VILLA MAIPÚ (Allí desfilaba mi tío Atilio con si traje rojo y negro y ese sombrero de copa)
– Tío Atilio! Tío Atilio! Mire Don Guillermo, ese es mi tío Atilio!

Pero entre tanta gente el Tío Atilio pasó danzando sin verme. danzaba sus sueños, su carne, su alma…

– Chau tío…
La última en desfilar fue la comparsa LOS DEL LUDUEÑA. RACATACATAPUM PUM PUM RACATACATAPUM PUM PUM RACATACATAPUM PUM PUM PRIPIPI PIPI PRIPIPI PIPI.
Traje verdeoro y todos los negritos dándole al parche RACATACATAPUM PUM PUM RACATACATAPUM PUM PUM RACATACATAPUM PUM PUM PRIPIPI PIPI PRIPIPI PIPI.
y las pibas moviéndose haciéndo figuras. RACATACATAPUM PUM PUM RACATACATAPUM PUM PUM los estandartes dorados parecía que pinchaban la luna
y por último, en una carreta tirada por cuatro pibes así con músculos, venía ella LA REINA DE LA NOCHE, toda vestida de dorado, con una capa dorada y una corona enorme llena de plumas; Maquillada de dorado y purpurina en todos los brazos y las tetas apretadas. Y Don Guillermo emocionado gritándole.”¡Dale! Baila Reina y no parés, baila para nosotros!
-Pero Don Guille… es un hombre.
No me escuchaba Don Guillermo. estaba emocionado y con los ojos llorosos.
– No parés! Bailá para nosotros! y La reina lo escuchó o lo vió, no sé, en ese momento RACATACATAPUM PUM PUM RACATACATAPUM PUM PUM RACATACATAPUM PUM PUM.  Comenzó a moverse como nunca vi moverse a una persona. Con la mirada puesta en Don Guillermo y nosotros y nos tiró un beso y RACATAcatapum pum pum racata… desapareció.
– Don Guille… Don Guille… era un hombre. Movió la cabeza afirmando y me apretó fuerte aquí en el hombro.
Al día siguiente el gimnasio era un revuelo. hablabamos del carnaval, el desfile, las comparsas, y La Reina de la Noche.
Esa noche, antes de cerrar el gym Don Guille me dijo. sacá un cajón o una silla más a la puerta que te voy a contar.
Sentado a la puerta del gimnasio se quedó mirando la luna un rato largo, ¿le diste agua al Toby? – sí le di don Guille.
siguió mirando la luna un rato largo. – ¿agua fresquita o le agregaste al tachito?
– fresquita Don Guille, le cambie todo el agua.
Siguió mirando la luna…
– Se llama Rober Mejía Rober sin T, Nació en un ranchito cerca de un arroyo. muy pobre el Rober. No era como los otros pibes, no jugaba a la pelota no. una muñeca tenía, con eso jugaba.
lo cargaban los otros, vivía con uno que decía que era el tío. Un tipo pesado, drogas sabés?
una basura, lo cagaba a palos y le hacía cosas me entendés? Y ese tío llevaba a los amigos que también le hacían cosas, me entendés?
Un día el Rober no aguantó más y cuando el tío se le iba encima el Rober le clavó un cuchillo y lo mató.
lo llevaron a una cárcel de menores, allí le pasó de todo, se fajaba lindo, aprendió a defenderse, a veces ganaba y a veces perdía, como en la vida. cuando ganaba defendía su cuerpo pero cuando perdía…
Salió de la cárcel y un día apareció por aquí. Era mañoso para boxear, bailoteaba bien y era rápido. Era elegante para moverse y sacaba unos disparos tremendos.

Los pibes… algunos lo cargaban, pero el acá no hacía lío, yo lo calmaba. Lo hice participar en algunos de los torneos barriales, era bueno, ganó varios en la categoría liviano. en uno de esos torneos, en la final. antes de empezar la pelea ya en el medio del ring. el rival se acercó y le dijo al oído “marica”
en el segundo roun el Rober lo arrinconó y le dio una seguidilla de derechas tremendas. era como un pistón, se había ensañado, le seguía pegando, el otro ya estaba de rodillas, el árbitro quiso separarlo pero el siguió con los derechazos. Cuando lo pudieron sacar el rival cayó. lo internaron. estuvo una semana así inconciente y después…
El Rober otra vez a la cárcel.
Cumplió la condena… apareció por aquí después de muchos años.
Tenía el pelo largo lleno de rulos, estaba raro, caminaba raro, hablaba raro.
– Rober! cómo estás? vení a guantear.
– No Don Guillermo, lo venía a saludar nomás, a agradecerle  todo lo que hizo por mí. Me fue mal peleando, tengo dos muertes encima y muchos años preso. yo no quise Don Guille… yo no quise…
Ahora puedo ser realmente yo. la vida me convirtió en esto.
Esa noche en el carnaval, cuando vi a La Reina de la Comparsa comprendí las palabras de Don Guillermo.
” Cada uno encuentra su lugar en el mundo”.

Sabio Don Guillermo… Sabio.

Pedro Parcet.

Historias de Joe Show.talleres de narración oral, Pedro Parcet, Taller de cuentos, Talleres de narración en CABA, ! 1102338996_n (1) DE.jpgSShu