Cuento de la India. Sri Ganesha.

Uno de los dioses que más a menudo se ve representado en la India es el dios con cabeza de elefante: Ganesha.

 TAMA Ñ DE SEPARADHTFOROKU GGcffopiar copiar
He aquí su historia. Un día Parvati, la divina esposa del dios Shiva, tomó un poco de la ceniza que se había puesto en el pecho su marido,

como lo hacen en la India todos los hombres que se dedican a la vida ascética.La diosa añadió a la ceniza unas gotas de agua que recogió en su propio cuerpo,

después de bañarse. Amasó todo aquello e hizo con ello un hermoso bebé, que pronto llegó a ser un hermoso joven de rostro humano, Ganesh.

El hijo de Parvati demostraba un gran amor filial, una absoluta sumisión a las órdenes de sus superiores. Ocurría a veces que la diosa deseaba quedarse sola en su palacio.

Entonces colocaba al buen Ganesh al lado de la puerta, diciéndole que no dejara pasar a nadie sin su autorización. Así tenía por seguro que nadie la molestaría sin su consentimiento.

Pero un día Siva, que deseaba ver sin tardar a su esposa, quiso entrar en el palacio de la diosa. Ganesha, que siempre respetaba la consigna, preguntó por la autorización que debía tener de su madre;

y al ver que su padre no la tenía, le negó la entrada. Furioso, Shiva sacó su espada y con un solo golpe hizo saltar la cabeza de su hijo. La cabeza rodó por una pendiente,

desapareció y sólo quedó delante del palacio el cadáver decapitado del desgraciado joven. El ruido del altercado hizo salir a Parvati, que saludó a su esposo.

Pero de pronto vio con horror el cuerpo ensangrentado de su hijo querido cuya única culpa había sido obedecer las órdenes de su madre. Suplicó a su marido que le devolviera

la vida al hijo nacido de la ceniza paterna y de las gotas de agua maternas. Shiva tenía un carácter violento e irascible, pero su corazón era bueno. El dios llamó a un servidor y le dijo:

– Ve a traerme la primera cabeza que encuentres. Y lo primero que encontró el criado fue un elefante. Le cortó la cabeza y se la llevó a Shiva, quien la colocó en los hombros de su hijo, para resucitarlo.

Desde entonces Ganesha tiene un cuerpo gordo, una panza redonda, cuatro brazos y una cabeza de elefante con una larga trompa y grandes orejas.

Cuentos de la India, Épica India, talleres de narración oral en Capital, Maharabata, Tradición oral de la India, Pedro Parcet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s