TALLERES DE CUENTOS AFRICANOS.VARIOS.

TALLERES 20 15 -4

11041229_401950226596564_5602380973014417311_n

11046610_401951069929813_3934966077711374614_n

11038401_401951373263116_2117624347688470406_n

 TALLERES 2015 –3

10987648_530005107141629_6154731060999374755_n

11016087_530005840474889_8407176599940026028_n

10361331_530006180474855_1489308087026712957_n

10387617_530005777141562_1053200202438294099_n

TALLER DE CUENTOS AFRICANOS 2015- 2

10978595_397184470406473_7798393412308646346_n

1966256_397185017073085_3530982425289294883_o

10991488_397185170406403_9174501778558571114_o

10942509_397185053739748_6047469458010356746_n

10171034_397184670406453_3645044005975929080_n

TALLER DE CUENTOS AFRICANOS 2015- 1

a

aa

aaa

aaaa

aaaaaa

aaaaadf

aaaaadse

aaad

TALLER DE CUENTOS AFRICANOS 2013  M`KUMBA!

 551511_524636064345200_1417393885938921321_n

 

1779253_300044293453825_881408364_n

10087_300026890122232_426752986_n

1618480_300044220120499_1359503727_n

1621772_300026686788919_8939214_n

1795517_300027076788880_478565592_n

1620851_300027353455519_1385156494_n

1800363_300026950122226_2083695065_n

1622037_300027726788815_1071320949_n

1899944_10152318099051385_587859201_n

 MUESTRA DEL TALLER 2013

FOTOS DE AMAYA ARRUABARRENA

10922427_524636337678506_7270235038176416174_n

 

1499534_524636127678527_1265450013769375821_n

 

 

1491619_524636361011837_3197307864842478249_n

 

 

 

10302353_524636214345185_6993203108180657335_n

 

 

 

10411722_524636104345196_5417465759155457035_n

 

10405426_524636084345198_4225166286065849559_n

 

10984310_524636241011849_669842996942943255_n

 

10933908_524636181011855_6028630364885481813_n

 

 

10922448_524636141011859_4245120401572195686_n

 

Cuento Burkina Faso: Si Dios no mata, el jefe no puede matar.

TAMA Ñ DE SEPARADOR copiar

Había una vez, un jefe en un pueblo,
y en el pueblo, un hombre que tenía un hijo,
a quien le puso el nombre de “Si Dios no mata, el jefe no puede matar”.

Puesto al corriente de semejante nombre,
el jefe, solamente a causa de este nombre,
mandó buscar al niño para hacerlo su criado
con el fín de vengarse de él.

Cada día manifestaba su cariño al niño.
Cada vez que necesitaba de alguien, llamaba “Si Dios no mata, el jefe no puede matar”.
Para cualquier cosa, el jefe se dirigía a él,
manifestándole mucho cariño.

Un día, el jefe muestra al niño un anillo de oro masivo.
y es para confiárselo a su custodia.
El niño se puso a llevar el anillo en su dedo
cuando se paseaba con sus compañeros.

Cogió también la costumbre de bañarse con el anillo al dedo.
El jefe no manifestaba ningún signo de reprobación.
Más bien guardaba silencio.

Pero un día, el niño se fué, con otros compañeros, a bañarse al rio.
El anillo se le escurrió del dedo y desapareció en el rio.
Lo buscó, lo buscó, pero en vano, porque un pescado se lo había tragado.

Sus compañeros fueron corriendo a decírselo al jefe :
“Un tal ha perdido tu anillo”
“¿Qué lo ha perdido? ¡Tanto mejor!
Dice que se llama : “Si Dios no mata, el jefe no puede matar”.
Yo le voy armar una buena.
Su padre le ha puesto el nombre de : “Si Dios no mata, el jefe no puede matar”.

“ Hay una fiesta dentro de tres días, le dice al niño.
Para entonces, tendré necesidad de mi anillo.
Si yo no lo tengo,
aunque tu padre te haya puesto el nombre : “Si Dios no mata, el jefe no puede matar”,
yo te voy a matar.
Si, dentro de tres días, no me encuentras mi anillo para mi dedo,
aunque si Dios no mata, yo te voy a matar.
El niño se puso a llorar.

El niño se fué a decírselo a su madre.
Un día antes, el jefe llama al niño y le reclama su anillo
ya que al día siguiente, es su fiesta.

El niño no hace más que llorar.
El jefe le concede este permiso,diciéndole :
“Vete a tu casa y que tu madre te prepare tu plato preferido.
Hoy, tu comerás toda tu parte.
Le indica la hora en la que sera ejecutado.
El niño vuelve a decírselo a su madre
y le dice que prepare un plato de tô *
con una salsa de pescado para comérselo antes de ser ejecutado.

La madre lleva el mijo a la piedra de moler,
lo muele sin dejar de llorar.
Con la harina prepara el tô.
Después, se va al mercado
en busca de pescado para comprarlo
y preparar la salsa.

En el mercado, élla busca que busca
pero sin resultado, no hay pescado.
Al cabo de un tiempo, vé un sólo pescado,
un pescado gato (siluro), dispuesto sobre la tapadera de un cesto.

Se adelanta y pregunta su precio.
La vendedora le dice su precio.
Y sin tardar, la madre del niño compra el pescado.
De vuelta a casa, prepara la salsa con el pescado.

El niño, atado con cadenas, yacía por tierra.
El jefe ordena que le suelten las manos.
Su madre le dá el plato de tô
y el niño se sienta para comer.

El jefe ya había convocado todos sus súbditos.
Los cantores están allá, los verdugos también.
Todos están fuera, tocandos los instrumentos de música
alrededor de aquél que lo van a ejecutar.

Una vez terminada la comida,el niño será conducido al lugar del suplicio.
El jefe también está fuera, sentado en una silla.
El lugar está rodeado de gente.
Todos esperan ver de cómo lo van matar.

El niño toma su primer bocado.
Para su segundo bocado, coge el pescado
para partirlo y comérselo.

En cuanto coge el pescado y lo parte en dos,
algo sale del pescado y hace un ruido extraño en el plato.

El niño se pone a buscar
y ¿qué vé? ¡El anillo!
Lo observa con cuidado, y se dá cuenta de que es el anillo del jefe.
¡¡¡Sí, en verdad, es el anillo mismo del jefe, su anillo de oro !!!

Se pone de pié, lo ata a la correa de su canzoncillo.
Y se vuelve a sentar.
Saborea lo que está comiendo.
Después de haber terminado de comer, se lo llevan fuera.
El jefe pide que lo traigan delante de él.

Se lo llevan al lugar del suplicio.
La gente está allá, los cantores tocan los instrumentos de música.
Todos se alegran.
Los machetes están alfilados,y el niño está allá, atado.

Cuando el niño llega delante del jefe,
éste le alarga su mano diciendole :
“Si Dios no mata, el jefe no puede matar.
Pón mi anillo en mi mano,
Si no, te van a matar hoy mismo.”

El niño se levanta,
saca el anillo de la correa de su calzoncillo
y lo pone en la mano del jefe.

Todo el mundo observa.
El jefe coge el anillo,
lo mira…lo mira de nuevo
y vé que es verdaderamente su propio anillo.

Se vuelve y lo muestra a aquellos que le rodean, diciendo :
“¡Mirad! ¡Efectivamente, es mi anillo!”
Entonces dice al niño :
“Yo sé ahora que el nombre que te ha sido dado por tu padre es verídico.
En verdad, si Dios no mata, el jefe no puede matar.
Tu tienes un buen nombre”.

Todos los presentes aplauden con satisfacción.
El jefe ensalza el niño
y le asocia a la dirección del pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s