Tradición oral. ensayo Magreb

LA LITERATURA ORAL EN EL MAGREB Y SU PAPEL

EN EL MUNDO GLOBAL

RODOLFO GIL BENUMEYA GRIMAU

11112487_583176371824502_4833179592413438831_o

Cuando las dos niñas llegaron a casa, la madrastra mató a la hijastra, la

desolló y enterró, conservando su piel, con la que cubrió un pandero. Al

tocar la madrastra el pandero, éste empezó a cantar:

– Déjame en paz, voz enemiga, hija de enemigo, que por la rosa roja

corre mi sangre.

Una de las características de la literatura oral narrativa del Magreb,

especialmente la rural, que suele ser amazigh, o sea bereber, es su dureza,

su dramatismo seco y escueto a veces envuelto en una poesía que vibra

con tragedia elemental. Este fragmento pertenece a la versión local de un

cuento1

del tema conocido por el de La Cenicienta en la literatura

maravillosa mediterránea y europea. Otros rigores y violencias se

manifiestan en narraciones que reflejan los tensos lazos internos

familiares, o los lazos con otros grupos humanos o semihumanos vecinos,

como los ogros.

Un sultán sin hijos tiene una niña, a la que un ángel vaticina que lo

llevará a la deshonra. El sultán decide aislarla:

A medida que la niña crecía, el Sultán iba construyendo un palacio

bajo tierra en el que la recluyó cuando cumplió los dos años de edad.

Allí los criados procuraron darle las migas de pan sin corteza, carne sin

hueso, pescado sin espinas y así todo. Pasaron los años, y un día en que

los criados tenían mucho trabajo le dieron pan con corteza, carne con

hueso, pescado con espinas, etc.

La niña preguntó y, al saber la realidad de las cosas, se escapó y fue

cumpliendo los pasos que la llevarían a una supuesta deshonra y

finalmente al amor y a la felicidad de todos2

.

 

1

“El pandero hablador”, de Tetuán (Ğebāla), Que por la rosa roja corrió mi

sangre. Estudio y antología de la literatura oral en Marruecos, de Rodolfo Gil

Grimau y Mohammed Ibn Azzuz, Madrid, 1988, Ed. de La Torre, 228 pp., 129

  1. Edición anterior sin estudio del Instituto Hispano-Árabe de Cultura, MAE,

Madrid.

2

Que por la rosa roja…, pp.212 ss.

Rodolfo Gil Benumeya Grimau

14 Oráfrica, 2, Artículos

Es un cuento urbano con un origen y una fuerte consistencia árabeoriental

o andalusí. El destino lo marca todo, pero de una manera

diferente a la que los protagonistas suponen y, de todas formas, en

concordancia con la decisión y la firmeza de carácter que suelen tener los

héroes de ascendencia cultural magrebí, la heroína se enfrenta a su sino,

lo fuerza pero lo cumple, teniendo en cuenta que en su cumplimiento ya

estaban implícitos su curiosidad y arrojo aunque el padre no contara con

ello.

La utilidad de los cuentos es manifiesta: los maravillosos conservan los

viejos mitos de formas religiosas anteriores o contemporáneas y los

transmiten, así como sus principales contenidos más o menos encubiertos.

Y, al tiempo, cumplen unas funciones pedagógicas claras de adecuación

al mundo. Los cuentos de animales, las fábulas, de plausible origen

totémico, ilustran sobre éstos y sobre otras enseñanzas y reflexiones

morales que los toman como pretexto. Las adivinanzas son por lo general

un juego de agudeza y los refranes y proverbios la sentencia de un

conocimiento concentrado por la práctica y la observación, un espejo.

De toda esa riqueza narrativa la parte más importante, más completa y

más clara, porque en ella aparecen sus propias diferencias internas,

reflejo del sector de pueblo que las creó, son, a mi juicio, los cuentos

maravillosos que contienen prácticas anteriores al Islam.

En la narrativa maravillosa magrebí el héroe y, por lo general la heroína,

suelen pertenecer a dos corrientes bastante diferenciadas, como acabo de

decir. Una, la que pudiera calificarse de magrebí-occidental, de raíz y

cultura amazigh, y otra la magrebí-oriental o andalusí, de carácter mucho

más árabe. En la primera, héroe y heroína acostumbran tener unos rasgos

más contrastados que en la inspirada o copiada de la narrativa árabe

oriental. En ésa, su nacimiento e infancia suelen ser humildes, en

contacto directo con la realidad y la falta de recursos. Desconfían de “las

potencias sobrenaturales, a las que ‘procuran utilizar’ en lugar de ser

utilizados”…Son de “temperamento austero, cruel, pícaro”. “Tienen

apego al terruño pero despego de la familia”. Manifiestan “perseverancia

y empeño continuado por vencer”3

.

Mientras tanto, los héroes y heroínas del tipo magrebí-oriental aparecen

como fuertemente marcados “en la infancia y la pubertad por su

nacimiento, su educación y las circunstancias familiares”. Están muy

 

3

Vid. el Estudio del libro citado y las referencias contenidas en él.

La literatura oral en el Magreb y su papel en el mundo global

Oráfrica, 2, Artículos 15

asistidos por algunas potencias sobrehumanas externas y muy

respaldados “por una formación intelectual e instrumental privilegiada”.

Son de “temperamento nómada, casi volandero en beneficio del fin

buscado”, enraizados en el derecho uterino y su transmisión pero poco

atados a su medio y gente de origen. Dotados, sin embargo, “de un

carácter noble y veraz y de una moral sólida, orgullosos de sí mismos y

humildes, entre otros atributos, para con los demás”4

.

Cuando el héroe magrebí-occidental es rey o hijo del rey, o jefe de un

territorio, lo es sólo de una pequeña comunidad entre labrantío y rebaños,

y su casa es poco mayor o mejor que la de sus supuestos súbditos, con

“quienes comparte el cuidado de los rebaños o el laboreo de la tierra.

Asiste a los consejos de la comunidad….” Al estilo de Odiseo y de varios

de los otros jefes de los poemas de Homero, con quienes los amazigh

coinciden en abundantes rasgos culturales originarios de un fondo común,

lo mismo se lanzan “al robo o al asalto, en busca de botín, que a grandes

aventuras, en ayuda desinteresada de un amigo…” La narrativa que los

crea y los hace vivir insiste “en destacar su viveza de ingenio, su astucia,

su socarronería y sentido de la oportunidad, aptas para que obtenga, de

cualquier circunstancia mínimamente favorable, provecho por pequeño

que sea”5

.

Su apariencia no suele ser bella sino corriente y, en bastantes casos,

deforme, enano, piojoso o atacado de enfermedades (sobre todo de tiña,

estigma mágico), hechos que supera con su gran atributo que es la

tenacidad, el esfuerzo personal de conquista. Por lo tanto, no suele

confiar en la ayuda de los seres extrahumanos –a los que muchas veces

combate o da de lado- si bien la acepte. No es culto y se siente unido a un

terruño, el suyo, que, en los exilios o aventuras, intenta rehacer y copiar.

Evidentemente, hay toda clase de variantes, algunas de ellas próximas o

interpenetradas de las del héroe magrebí-oriental.

Éste, como el héroe de la narrativa maravillosa árabe oriental,

acostumbra a ser un personaje urbano, hijo de rey o de comerciante rico,

educado esmeradamente en su infancia o capaz de adquirir esta

educación. Es “valiente, generoso, noble y exaltado, aunque, como

oriental, descuidado, confiado o caprichoso”6

. A veces muy sensible, casi

 

4

Ibid.

5 Ibid.

6

Características muy comunes en los héroes árabes orientales. Ibid.

Rodolfo Gil Benumeya Grimau

16 Oráfrica, 2, Artículos

siempre justo. Ostenta su poder y su riqueza, pero es capaz de vivir en

una casa pequeña pegada a las de sus vecinos, a quienes frecuenta. Igual

que el oriental, este héroe recorre a veces su ciudad, de noche, disfrazado

o no para controlar la vida pública y resolver problemas7

.

No desdeña relacionarse con las potencias extrahumanas y obtener su

favor y colaboración, aunque a veces luche contra ellas. Recurre a

astucias y engaños, como el héroe rural y, en unos casos, fija su

residencia, su jefatura o su reinado en la emigración, gracias a los

derechos uterinos obtenidos por su matrimonio, o regresa a su pueblo o

ciudad para acomodarlos a su nueva manera de ser y habitarlos.

Frente a ellos y junto a ellos están sus contrafiguras y los interlocutores

secundarios. Las contrafiguras acostumbran a oscilar entre los héroes

“fallidos”, como los hermanos, parientes o compañeros del héroe, que

tienen casi sus mismas capacidades pero no su osadía o su suerte, y los

antiguos héroes desplazados, que pueden haber sido los jefes anteriores

del protagonista. Incluso la madre o el padre del héroe, deseosos de

libertad frente a este personaje singular, pueden llegar a transformarse en

contrafiguras. En todo caso, parece haber una dependencia enfermiza,

que la contrafigura contraria al héroe resuelve traicionando e intentando

hacer suyas las hazañas de éste, al que cree muerto. Hay veces, raras, en

las que héroe y antihéroe –masculinos y femeninos- cambian

sucesivamente de papel durante la narración.

El héroe magrebí-occidental reacciona duramente ante la traición y el

desamor; por lo general, rompe los vínculos que tenía con los

conspiradores, castiga y mata. El magrebí-oriental, como su modelo

árabe, es mucho más comprensivo, suele perdonar y suele ser traicionado

una vez más, hasta que reacciona.

Rodeando a los héroes están los personajes secundarios, importantes en

el desarrollo de la narración y muy interesantes sociológicamente porque

reflejan el paisaje humano más o menos tal y como se piensa que es8

.

“Algunos de ellos tienen un matiz universal como el mago o la vieja, y

 

7

Por cierto que, entre las aventuras de Sancho Panza, figura ésta en Barataria;

un rasgo más a añadir a las influencias árabigo-musulmanas en El Quijote de

Cervantes, de las que tanto se está tratando.

8

Ibidem. Vid. “Los personajes secundarios en la narrativa oral del Magreb”, de

Rodolfo Gil Grimau, Cuadernos de la Biblioteca Española de Tetuán, Tetuán,

19-20, 1979.

La literatura oral en el Magreb y su papel en el mundo global

Oráfrica, 2, Artículos 17

otros más local como los distintos hombres del pueblo que aparecen con

las características de las profesiones y oficios más comunes”9

. Suele

destacar la realidad irónica con la que son representados, la naturalidad

caricaturesca con la que son narrados. Aquí también hay una cierta

dicotomía entre los que proceden directamente de los contextos magrebí-

occidentales y los que adquieren rasgos del ambiente árabe oriental.

El personaje más importante es de costumbre el representante o detentor

de la autoridad, sulta. El sultán aparece o no como un monarca. El sultán

magrebí-occidental acostumbra a ser un jefe local, “pequeño rey o jefe

autóctono, una simple autoridad, cabeza de tribu, al que se califica de

sultán por darle más importancia en razón de un autonomismo o

individualismo que así se manifiestan apenas disimulados”.

Habitualmente es un ser duro y parco, celoso de su honor, pobre, ávido de

botín y riquezas, partidario de reunir la ĝemā̒a, o junta de la tribu para

tomar decisiones igual que labra y hace las faenas del campo. Pero es

capaz de pasar por encima de sus allegados “cuando se trata de

apoderarse de un tesoro, de vivir a lo grande o de salvarse de un peligro”.

El sultán magrebí-oriental es frecuentemente definido como “un hombre

poderoso en todos los sentidos, casado con siete mujeres, por ejemplo,

padre de otros tantos hijos e hijas a los que proporciona dinero, caballos o

caprichos en abundancia, capaz de no asombrarse ante ningún exceso”10.

Vive en un bello y lujoso palacio pero desea otros mejores. Capaz de

ordenar a sus hijos que maten a sus madres por supuestas infidelidades,

pero cuidadoso hasta extremos increíbles con un único hijo o hija.

Aplastantemente generoso, soberbio, tirano y cruel, aunque siempre

dispuesto a hacer una justicia expeditiva. Sin embargo, hay otro tipo de

soberano de tipo campesino, intermedio entre los dos anteriores, que vive

en una casa modesta y es vigilante de sus bienes, que cuida y trabaja, que

es ahorrativo y a veces muy codicioso, hasta el punto de matar a su hijo

por intereses. En la obtención de su cargo tiene importancia la

experiencia y la habilidad, junto con la precaución y la astucia.

El personaje del judío, que aparece en la narración con rasgos

fuertemente contrarios y contradictorios, es un frecuente figurante

secundario, descrito como miembro de la sociedad, activo, rico y con

 

9

La vieja es bruja y celestina o una de las dos cosas

10 Ibid.

Rodolfo Gil Benumeya Grimau

18 Oráfrica, 2, Artículos

influencias, o como hábil profesional y artesano, o como mago y

alquimista.

La vieja es una personalidad interesante, común y sujeta a variaciones

inestables. Madrastra de la heroína, a la que acosa y persigue, o mata.

Enemiga del héroe por venganza o por cumplir con el encargo de otro,

por ejemplo del sultán. Maternal con el héroe y la heroína a quienes

protege. Alcahueta y supuestamente pía para inspirar confianza en las

casas a las que entra, bruja ligada de algún modo a un ̒ ifrīt . En general

tiene todos los poderes femeninos unidos a su apariencia frágil y a su

experiencia.

El tālib o estudiante en temas religiosos, es un individuo muy parecido a

los estudiantes pícaros del Siglo de Oro español, “hambriento y por

hambriento carente de miedo, pero bromista y engañador, embromado y

despreciado”11.

Envueltos en sátira, despreciados y temidos, son el cadí y el alfaquí.

“Injusto el primero de cara a los que cree pobres y miserables, ladrón de

los bienes que se confían… adulador del poder establecido”12, pero

engañable. El alfaquí y, por lo general otros representantes religiosos son

vistos en la misma onda peyorativa. “Ignorantes u hombres de pocas

luces y bastantes pretensiones… siempre a la busca de ‘empleo`…

hambrientos y dispuestos a la trampa…”13

Entre los personajes descritos por sus profesiones se hallan el sastre, o

más bien el ‘coselotodo’, el orfebre, el barbero, el aprendiz, el buñolero,

el carnicero y vendedor de carnes guisadas, el hojalatero, los carpinteros,

los leñadores y carboneros con su aire de hombres primitivos, el ladrón o

salteador, el cazador y el comerciante fijo o ambulante. Junto a ellos y en

ellos como caracteres están los amigos inseparables, los buenos y malos

parientes, el comilón, el fanfarrón, el drogadicto, el avaro, el asceta

impaciente, el beato insincero, el falso sabio y el perezoso. “Sirviéndolos

de aglutinante está el hombre anónimo del pueblo, socarrón e inocente…

y protagonista en muchas narraciones de sus propios hechos y sus propias

luchas, sobre todo contra la injusticia institucionalizada…. El pueblo

entero se nos presenta activo en la narración; reunido, disponiendo y

 

11 Ibid.

12 Ibid.

13 Ibid.

La literatura oral en el Magreb y su papel en el mundo global

Oráfrica, 2, Artículos 19

respondiendo como una sola voluntad y voz14. Es la Ğemā̒’a, la Junta de

tradición y comportamiento mediterráneos.

Los personajes extrahumanos habituales son el ‘ifrīt o ‘afrīt, el ogro y la

ogra, el ĝinn y la ĝinniyya, la hidra, los demonios, los ángeles, etc. El

‘ifrīt, de origen oriental y en el Magreb identificado en muchas ocasiones

con el demonio, con el ĝinn o con el ogro, suele aparecer como un ser

humano, viejo generalmente, como un híbrido de hombre y animal, como

una fuerza de la Naturaleza o como una presencia. A veces es una mujer,

joven, matrona o anciana. Es medianamente hostil y perjudicial. Crea

familia, vuela, envejece y muere, transforma su aspecto, está hecho de

fuego o de aire, habita en palacios y confines lejanos y, bajo los nombres

de los ‘afārīt Al-Abyad , Al-Ahmar, Al-Aswad y Al-Azraq, expresa una

vieja cosmogonía solar y lunar probablemente de procedencia árabe15.

También se lo relaciona con los animales salvajes del desierto y de la

estepa o montaña.

Los ogros y ogras –habitualmente llamados gul, gula, que son palabras

árabes- se presentan igualmente como medio humanos medio animales,

casi gigantescos, de grandes dientes, con conocimientos de magia y

medicina, capaces de pasar de un estado humano a otro no humano,

habitando en cuevas, subterráneos, descampados, bosques y ruinas,

muriendo y matando, prohijando y protegiendo a seres humanos,

manteniendo relaciones sexuales con ellos, miedosos de los perros y a

veces caníbales. Yo creo que son el recuerdo folclorizado de los restos de

una hominización paralela, evidentemente no sólo propia del Magreb sino

de otras muchas áreas culturales y geográficas mundiales en las que se

mantiene de una forma u otra hasta nuestros días. Este género de hombre

silvestre tendería a ser equiparado a los animales salvajes.

La ogra es más importante que el ogro en los cuentos. Tiene mucha

semejanza caracterológica con nuestras serranas bravías de las leyendas,

esculturas, romances y poesías españolas y portuguesas, hasta el punto de

que probablemente son un mismo genotipo. También la tiene con la

“llamada Dama de las Montañas, la Potnia Theron o Señora de las Fieras,

 

14 Ibid.

15 GIL GRIMAU, Rodolfo, “Particularidades de las creencias árabes

preislámicas”, Mediterráneo, Revista de Estudios Pluridisciplinares sobre las

Sociedades Mediterráneas, Madrid, nº 3 Semestral, 1993, pp. 303-312.

Rodolfo Gil Benumeya Grimau

20 Oráfrica, 2, Artículos

en Anatolia y en Creta, en la Grecia primitiva, una diosa que era mezcla

de horror y de sexo, comienzo y fin, señora de los animales”16.

El genio masculino y femenino, ĝinn y ĝinniyya, son seguramente los

extrahumanos más frecuentes, como en el oriente árabe. Sus rasgos y

comportamientos son indefinidos y se asimilan a los del ‘ifrīt. La

ĝinniyya, “o hada, suele ser una mujer joven, habitualmente bella, a veces

una matrona vieja”. Los genios “crean familia con sus congéneres y los

seres humanos… envejecen… pudiendo ser muertos… se transforman en

peces, en serpientes, batracios y fuego; viven en árboles, en jardines, en

bosques, grutas y subterráneos”17, etc. Su naturaleza es sutil y

seguramente representan, como en oriente, a las fueras primarias de la

naturaleza y a todo lo que pulula en ella, sobre todo durante la oscuridad.

En algunos casos pudieran estar emparentados con los bnē‘ilīm y

benē‘elohīm fenicio-cananeos, hebreos y en parte árabes; seres celestes

de incierta definición .

En la literatura oral magrebí, la hidra, propia de otras muchas narrativas

verbales, tiene las mismas características que en ellas. Es un personaje

acuático de cuerpo serpentino, generalmente provisto de varias cabezas,

que a veces escupe fuego como los dragones. En el Magreb es de

aparición frecuente –lo que no ocurre en el oriente árabe- ligada a los

pozos, manantiales y ríos. Representa al monstruo del caos, enemigo de

lo terrestre y ordenado. Pudiera ser, dentro de lo amazigh, un recuerdo del

monstruo Lotan cananeo-púnico o del Leviatán hebreo, la serpiente Marit

Sako egipcia, gran enemigo acuático finalmente encadenado o muerto por

el dios celeste o su representante, un héroe como el Hércules cananeogriego

de la leyenda. El personaje de la hidra en la cuentística amazigh

 

16 Vid. Estudio…

17 Ibid.

GIL GRIMAU, Rodolfo, “Una cierta sistematización de la demonología árabe

y sus orígenes. I”. Boletín de la Asociación Española de Orientalistas,

Universidad Autónoma, Madrid, 2004.

GIL GRIMAU, Rodolfo, “Una cierta sistematización de la demonología árabe

y sus orígenes. II”. Boletín de la Asociación Española de Orientalistas,”

Universidad Autónoma, Madrid, en prensa.

La literatura oral en el Magreb y su papel en el mundo global

Oráfrica, 2, Artículos 21

creo que viene de esta línea cananeo-púnica, de la línea de GRG-Belenos

–el Sol- europeo18, o de ambas

Rasgos similares a los benē‘elohīm tiene el ángel, que es descrito como

hombre o mujer, o como aparición amorfa. Habita en el cielo y es él y sus

congéneres los que han enseñado la magia a los hombres y sobre todo a

las mujeres. Estas acciones les aproximan más a los benē‘elohīm que he

dicho antes, sobre todo los de los Evangelios apócrifos. Sirven de

intermediarios entre Dios y los hombres.

Por último, un personaje muy especial es ‘Ayša Qandiša19,

probablemente trasunto de una demonio o diosa semítico-oriental y

sexual de las encrucijadas que, pese a su fama y a la creencia que hay

sobre ella, apenas aparece en los cuentos. Los que sí aparecen son los

‘guardianes de la casa’, los espíritus del árbol, el caballo sin cabeza, el

hombre-espíritu, los trenzadores de la luz y la oscuridad20, etc., formas

muchas de ellas de los ĝinn y los ‘afārīt.

Algo interesante en los cuentos, expresamente en los de carácter

maravilloso, son las ‘fórmulas o ritos de entrada y de salida’ en los

mismos. Esencialmente, son unas frases que introducen el cuento o que lo

cierran, aislándolo del contexto profano. El cuento, sobre todo el cuento

mágico, está cargado de poder, de otros mundos, de otras realidades y de

personajes de otros planos cercanos a los dioses, demonios y muerte; y es

lógico pues que quede aparte y que no ‘contagie’. Hay variedad de estas

fórmulas, desde el “érase que se era”, remanente en España, hasta el

“fueron felices y comieron perdices”, también español, multiplicadas sus

variantes en el Magreb21.

“Uno de los pilares de transmisión de la cultura bereber… es la

narración de fábulas. Con ellas se transfiere no sólo ya la variedad

vernácula del idioma sino también la mitología y otras costumbres

 

18 Gárgoris, Guirguis, Gorg, Jorge, Apolon, quedan restos en la toponimia y en

ciertas tradiciones y miedos repetitivos en el norte del Magreb y de Extremadura

alta.

19 “Viva Sagrada” quizás, también de posible tradición púnico-cananea.

20 Que están, y nunca mejor dicho, en la misma cuerda conceptual que las

Moiras, las Parcas o la propia y simbólica Penélope, entre otros.

21 GIL GRIMAU, Rodolfo, “Observaciones en torno a los ritos de entrada y

salida en la narración oral norteafricana occidental”, Almenara, 3, 1972, pp. 3-

  1. IHAC.

Rodolfo Gil Benumeya Grimau

22 Oráfrica, 2, Artículos

ancestrales… En algunas, sorprendentemente, todavía se puede apreciar

el sentido animista de un pasado preislámico, otras son campechanas

sentencias picarescas, las más contienen mensajes morales y éticos en las

que se resaltan cualidades como la astucia, el espíritu de supervivencia, la

preponderancia del más fuerte, la envidia, los celos, la avaricia, la

torpeza, la lealtad, la posición tradicional de la mujer, la traición, la gula,

la maldad o la fuerza del destino”22. El recopilador insiste en aquella

pérdida de gestos acompañando a la frase, que señalábamos antes, o en su

conservación, dando menor o mayor sentido al relato.

La utilidad de las fábulas, los refranes y las adivinanzas es clara.

Conservan temas religiosos anteriores y los transmiten, así como sus

principales contenidos más o menos encubiertos. Y, al tiempo, cumplen

unas funciones pedagógicas claras de adecuación al mundo. Los cuentos

de animales, las fábulas, de plausible origen totémico, ilustran sobre estos

y sobre otras enseñanzas y reflexiones morales que los toman como

pretexto. Las adivinanzas son por lo general un juego de agudeza y los

refranes y proverbios la sentencia de un conocimiento concentrado por la

práctica y la observación, un espejo.

Todo ello y mucho más forma parte de la identidad de cada comunidad,

etnia y, en definitiva, nación; es su patrimonio o sea la imagen de la

cultura y del pensamiento de sus mayores, el lazo con el pasado y la suma

de experiencias a transmitir para el futuro. Al mismo tiempo que una

garantía contra la invasión de la cultura occidental23.

Ahora bien:

les jeunes se représentent la tradition orale à la fois comme un objet

littéraire et un médium de connaissance. Remarquons aussi que qu’ils

n’accordent qu’un intérêt limité á la tradition orale en tant qu’expression

linguistique, ce qui voudrait dire que le véhicule langagier, en

l’occurrence l’arabe dialectal et l’amazighe, ne constitue pas un élément

important dans leur système de représentation, tout au moins tant que

composant de la tradition orale24.

 

22 LÓPEZ BECERRA, Salvador, Fábulas populares bereberes del Medio

Atlas, Sevilla, 2003, p. 17.

23 BOUKOUS, Ahmed, “Les jeunes et la tradition orale: Motivation et

représentations”, in MESSAOUDI, ZOUGGARI, Contes et récits…Kenitra., pp

59 ss.

24 Ibid., pp. 70 ss.

La literatura oral en el Magreb y su papel en el mundo global

Oráfrica, 2, Artículos 23

Y también habría que ver si los jóvenes ven esa tradición como un valor

central en su vida cultural, y qué parte de su vida actual transformada y

occidentalizada va a ser la cultura magrebí del mañana, a su vez

convertida en tradición.

Esa y esta nueva posibles tradiciones, o formas de tradición ¿en qué

medida están gravemente amenazadas por la vida moderna y la

globalización?

Las amenazas vienen de: la invasión de los medios / de la escuela, que

comporta por lo general la cultura dominante / del ocio falsamente

institucionalizado y de sus maquinitas, concursos y competiciones de

diversión / de la ciencia / del servilismo a las formas culturales

occidentales / del abandono de la tradición oral y otras formas vernáculas

de cultura por parte del Estado correspondiente, tanto como por las

generaciones mayores y en consecuencia por las generaciones jóvenes /

de la arabización normativa o culta en general / de la dicción defectuosa

de los narradores, de sus olvidos y alteraciones / de la insuficiencia de

estudios y documentación sobre la cultura oral propia / de la pobreza de

estilo de la narración25; seguramente porque ya se han perdido los gestos,

pausas, ruidos y onomatopeyas que ‘ritualmente’ acompañaron antes al

hecho del relato, y que eran tan importantes y semánticos como éste.

Sin embargo, con la globalización se está planteando a nivel mundial un

dilema amplio, que nos afecta a todos en todos los terrenos de nuestra

vida, particularmente en los que proceden del campo de la identidad, del

patrimonio y la cultura. Y es que nadie puede sentirse de repente

ciudadano mundial, inmerso en todas las relaciones y obligaciones y

conocimientos que esto supone, sin potenciar los lazos regionales

propios, necesariamente complementarios de la globalización. Tanto más

cuanto que la estructura de los Estados desaparecerá en más o menos

tiempo, se subsumirá y nos quedaremos las unidades nacionales y

culturales unidas en red, con los instrumentos del diálogo, la

profundización de unos en otros y la búsqueda de identidades y

similitudes en lo interior de uno mismo para adecuar las grandes

magnitudes de la economía, la comunicación, la paz y el equilibrio.

 

25 Observaciones elaboradas a base de lo que señala BOUKOUS, Ahmed,

op.cit. p. 73.

Rodolfo Gil Benumeya Grimau

24 Oráfrica, 2, Artículos

Globalización y arraigo pasan por dos tipos de educación simultáneos y

paralelos, como la moneda de un euro; de una cara, la educación propia

de la globalidad, de otra cara la educación explicativa de las raíces.

Pero ocurre que nos encontramos dentro de grandes problemas en este

campo de la educación en general. Uno es la superficialidad con que se

está desarrollando el proceso. La educación ha sido llevada a unos

listones muy bajos en las enseñanzas medias y en las universitarias, en los

medios, en los audiovisuales. Ha habido públicamente, sobre todo de cara

a los jóvenes, una transformación de los orígenes, una pérdida del tiempo

histórico. Una ocupación del tiempo actual en vaciedades e historias

predigeridas. Nadie procede y nadie ha nacido de un ‘stand’ de las

grandes superficies o de un marketing, como parece hacérsenos creer.

Somos seres de sangre y de genes y tenemos una herencia y una potencia

internas de billones de ideas y de esperanzas, de personalidades, usos,

costumbres, paisajes y milenios de cultura y de posibilidades. Y nos son

todas ellas imprescindibles para sobrevivir y triunfar como especie y

como individuo a individuo.

A lo largo de la historia todos los pueblos han tenido –y tienen- sus

leyendas, sus cuentos, sus mitos, sus supersticiones. Éstos forman parte

de un patrimonio cultural universal, y responden a la necesidad de crear

y recrear mundos mágicos como forma de explicar o de enfrentarse a

una realidad tangible en la que domina la razón por encima de la

imaginación. Este patrimonio de los pueblos se transmite de forma oral.

Así se asegura la pervivencia, a través de la memoria, de toda una

herencia cultural que trata de seguir viva incluso cuando evolucionan o

desaparecen las culturas en las que estos cuentos han surgido. De esta

forma permanecen -al menos en el recuerdo- usos, costumbres, paisajes

y personas que pertenecen a un pasado real o ficticio, reconocible o no,

pero siempre fascinante. El cuento entonces adquiere todo su valor de

encantamiento a la vez que de testimonio26.

Pero resulta que estamos, dentro del inicio de la globalización, en el

momento del impacto económico, las multinacionales y los mercados, las

fuerzas para la conservación de la paz y las fuerzas disuasorias que

conllevan su mecánica de irrupciones destructoras. Parecen perderse por

completo, por inútiles y viejas, las transmisiones orales que llegaban del

pasado de progenie en progenie. La magia de la transmisión.

 

26 LÓPEZ ENAMORADO, María Dolores, Cuentos populares marroquíes.

Ilustraciones originales de Enrique Gabriel López Viñas. Madrid, Aldebarán,

2000, 286 pp., p. 10.

La literatura oral en el Magreb y su papel en el mundo global

Oráfrica, 2, Artículos 25

…El esquema se repite en el ámbito privado, esta vez de la mano de las

mujeres, rodeadas de los miembros de la familia y de algunos vecinos,

ávidos todos de escuchar cuentos, de sumergirse en las fantasías de los

genios, los monstruos, los ogros, los sultanes o las bellas princesas. Es la

magia de la transmisión familiar27.

Los cuentos… que… enriquecen la vida del niño porque

empiezan allí donde se encuentra éste, en su ser psicológico y

emocional. Hablan de los fuertes impulsos internos y ofrecen ejemplos

de soluciones, temporales y permanentes, a las dificultades

apremiantes28.

Ciertamente que los cuentos se crearon antes de que apareciera la

sociedad de masas –y pueden estar anticuados para ésta.

Antes que se consolidaran los valores de la sociedad democrática

actual. La literatura infantil, tanto la inspirada en la tradición oral como

la que es creación individual, trata y divulga una gran cantidad de temas

y conceptos pese a su anacronismo y a su no sintonización con los

valores de la sociedad moderna. Si queremos educar a nuestros niños en

los valores de igualdad, derecho y respeto a los demás y sobre todo al

entorno o el medio ambiente, empleando la denominación en uso

actualmente, debemos revisar los temas que ofrece esta literatura a los

pequeños y a los no tan pequeños29.

Debemos hacer caso de ella y reactualizarla, escuchar de un nuevo

modo para emplear su enseñanza que es básica en lo moral y lo

imaginativo.

La globalización de la Humanidad a través de los grandes bloques

político-económicos, está trayendo como agregación necesaria la vuelta a

la raíz, en donde está la palabra propia, la palabra materna, el gesto, el

sobrentendido original. Evidentemente no sólo los de los cuentos,

fábulas, refranes, adivinanzas y lenguajes domésticos o de grupos, sino

 

27 LÓPEZ ENAMORADO, op.cit., p. 25.

28 AMAHJOUR, Aziz, El cuento folklórico en México y en la Cuenca del

Mediterráneo…Tesis Doctoral inédita. Madrid, Universidad Complutense, 2003-

2004, p.99.

29 Ibíd., p. 100. A mi juicio, el autor emplea mucho los términos‘folklore’,

‘infantil’, y otros, que no llegan a definir bien los campos del cuento oral y la

literatura oral mediterráneos a los que se refiere, metiéndolos más en un terreno

trivial.

Rodolfo Gil Benumeya Grimau

26 Oráfrica, 2, Artículos

también todos los lazos de conformación y cohesión –incluidos los

ideológicos- que conllevan la identidad diferencial humana y necesaria.

De aquí que surjan las sociedades rotas, que han perdido su raíz o que

no han podido aunarla a las nuevas vivencias, por un lado, y los

nacionalismos como rebrotes por otro, buscando ceñirse a los más rancios

asientos: pequeños estados nacionalistas y confesionales. Hay también,

como consecuencia de las presiones constrictivas de la globalización y

del abandono de los ideales políticos que eran activos hasta anteayer, una

vuelta a la ‘religión universal’, que es varia y que, bajo varias

adscripciones, tres referidas al mismo Dios, buscan el poder de la

creencia única.

Las emigraciones magrebíes al exterior, habitualmente establecidas en

países con los que ya tenían relaciones de lengua, trabajo o compromiso,

han dado lugar a segundas y terceras generaciones enraizadas sólo en

parte en su medio original, y recubiertas de educación y hábitos de los

países receptores. Son sociedades rotas, son el germen de una nueva

sociedad integrada por varias fuentes fragmentadas de cultura, mal

comprendidas y mal homologadas, aunque integradoras seguramente de

una nueva sociedad futura. Prácticamente todas las “medinas” a las que

llega la emigración, unas veces del Magreb al extranjero y otras veces del

campo magrebí a sus ciudades, sufren de ahogo y de inadecuación de sus

estructuras. No sólo las antiguas, que estaban hechas para una

civilización urbana, culta y ordenada, sino las nuevas, que se van

edificando como arrabales personalizados a la buena de Dios, y las

“banlieus” de Francia, etc., cercos de pisos, escaleras, ventanas y

aislamiento.

En general, la asfixia económica, instructiva y profesional, las

incongruencias o la versatilidad de las normas y disposiciones oficiales,

la invasión de gentes con carencia de cultura urbana, la poliglosia sin que

haya un idioma de utilización principal y global y, de haberlo,

preferentemente extranjero, están propiciando unas generaciones a

caballo entre unos contextos que se abandonan y otros contextos –otra

cultura, la yuxtapuesta, propia de los desplazados dentro de la

globalización- que están por aglutinarse.

Hay poca cooperación directa de las ciudades huéspedes y de los

organismos locales con la inmigración, faltan redes estables de contactos

y codesarrollo, y la sociedad civil de expertos –en bastantes casos

procedentes de las segundas generaciones de emigrantes- no es vista

como relevante por los poderes institucionales. Baste contar el número de

La literatura oral en el Magreb y su papel en el mundo global

Oráfrica, 2, Artículos 27

expertos de ambas partes, especialistas una parte de la otra o en la otra,

que no son utilizados en la política Euromed, a los que no se les dan los

cauces, modos y expansión para trabajar.

¿En qué medida, por lo tanto, los unos y los otros, y las gentes de las

nuevas medinas van a necesitar del cuento oral, de la tradición, de las

añejas enseñanzas, del estremecimiento traído por las edades, de una

explicación de nuestros entornos naturales distinta a la que nos dan los

platós de la televisión?

Quizás en bastante más de lo que parece, ya que hablamos de un

patrimonio cultural de ‘identidad-memoria’ que pertenece al mundo de la

infancia, siendo fuente de inspiración creadora; y que forma parte inicial

y sustancial del desarrollo de la personalidad del joven: del “¿quién soy

yo?” sacudido, insatisfecho y depresivo del joven entre dos y más

culturas.

Puede llegar a transformarse en un recurso de la educación que recibe en

el país huésped para integrarse y, al mismo tiempo, para integrar su

cultura original en esa educación. De hecho, ya se está haciendo desde

hace unos años:

Les pédagogues reconnaissent le conte comme source d’imagination

créatrice et le considèrent comme facteur de stimulation dans

l’enseignement . L’intégration du conte dans ce projet réponde

justement a ces aspects d’éveil et de sensibilisation para la parole du

vécu des adolescents, et par voie de conséquences de celui de leurs

parents et famille: leur offrir l’occasion de travailler à partir des

représentations véhiculées para le conte, sur leur propres représentations

tant au niveau linguistique qu’émotionnel30.

Puede ser, en esta época de alarma, de aprensión hacia los movimientos

de la Administración norteamericana y desconfianza hacia las posturas

del occidente europeo, de arriscamientos en partes de la juventud

musulmana –partes de segunda generación y europeizadas a veces- y de

franquicias de terrorismo, un agarre en zonas profundas de la cultura

vernácula, no contaminadas y seguramente con respuestas aunque sean

individuales a nivel del yo de cada uno, no ajenas, no inducidas.

 

30 GASMI HEDROUG, Nadia, “Le conte marocain, instrument pedagoqique

pour l’insertion des immigrés maghrébins en France“, Contes et récits, ya citado,

p.388. Vid. también RABAA, Azzelrab, «El cuento, recurso didáctico en la

clase de E.L.E ». Cuadernos de Rabat, nº 9, Rabat, Consejería de Educación y

Ciencia, Embajada de España, 2001, pp. 7-26.

Rodolfo Gil Benumeya Grimau

28 Oráfrica, 2, Artículos

A la espera de que surjan otras formas orales producto de la amalgama y

sus estímulos, es evidentemente necesario, como patrimonio de oralidad y

patrimonio de humanidad, hacer todo lo posible a niveles oficiales y

privados para rescatarlo –cuentos, fábulas, refranes, adivinanzas, etc.-

incluso en versiones no puras, conservarlo, estudiarlo y publicarlo en

ediciones que sean fieles y de garantía antropológica.

BIBLIOGRAFÍA

AMAHJOUR, Aziz, El cuento folklórico en México y en la Cuenca del

Mediterráneo. Estudios semióticos de textos pertenecientes a las dos

tradiciones. Tesis de Doctorado presentada en la Universidad

Complutense en noviembre de 2004.

BELHALFAOUI, M., La poésie maghrébine d’expression populaire,

París, 1973, Maspero.

DESPARMET, J., Contes maures recueillis à Blida, et traduits, París

1909-1910, Leroux.,

DESPARMET, J., Contes populaires sur les Ogres recueillis à Blida…

París, 1909-1910, Leroux.

EL FASI, Muhammad, y DERMENGHEM, Émile, Contes fasis, París,

1926, F. Rieder y Cie.

EL FASI, Muhammad, y DERMENGHEM, Émile, Nouveaux contes

fasis, Pas, 1928.

GIL GRIMAU, Rodolfo, “Observaciones en torno a los ritos de entrada

y salida en la narración oral norteafricana occidental”, Almenara, 3, 1972,

  1. 3-32. IHAC.

GIL GRIMAU, Rodolfo, “Chamanismo fósil en la narración oral del

Magreb”, Almenara, Madrid, verano 1974, vols. 5-6, pp. 5-64. IHAC.

GIL GRIMAU, Rodolfo, “Chamanismo fósil en la narración oral del

Magrib (continuación)”, Almenara, Madrid, verano 1976, vol. 9, pp. 95-

141.IHAC.

La literatura oral en el Magreb y su papel en el mundo global

Oráfrica, 2, Artículos 29

GIL GRIMAU, Rodolfo, El cuento oral marroquí, Madrid, ¿1959?

Universidad Complutense, inédito.

GIL GRIMAU, Rodolfo, Que por la rosa roja corrió mi sangre.

Madrid, I.H.A.C.,1975.

GIL GRIMAU, Rodolfo, Que por la rosa roja corrió mi sangre.

Colección de cuentos marroquíes y estudio. Madrid, Ediciones La Torre,

1980.

GIL GRIMAU, Rodolfo, Los cuentos de hadas, historia mágica del

hombre, Madrid, Salvat, 1982.

GIL GRIMAU, Rodolfo, GIL Cuentos al sur del Mediterráneo,

Madrid., Ediciones La Torre, 198?.

GIL GRIMAU, Rodolfo, YBALA, Histoire et société. Études sur le

Maroc du Nord-Ouest…Con otros investigadores. París, CNRS, 1988.

GIL GRIMAU, Rodolfo, “Los personajes secundarios en la narración

oral maravillosa norteafricana”, Cuadernos de la Biblioteca Española de

Tetuán, Tetuán, 1979-1980, pp. 93-123.

GIL GRIMAU, Rodolfo, “Estudios sobre la personalidad del héroe. El

héroe. La sicología del héroe y del antihéroe de acuerdo con la literatura

oral”. Études Philosophiques et Littéraires. Révue de la Société de

Philosophie du Maroc. Rabat, 1979-1980, Nouvelle série, nº 4, pp. 85-

103.

GIL GRIMAU, Rodolfo, “Una cierta sistematización de la demonología

árabe y sus orígenes. I”. Boletín de la Asociación Española de

Orientalistas, Universidad Autónoma, Madrid, 2004.

GIL GRIMAU, Rodolfo, “Particularidades de las creencias árabes

preislámicas”, Mediterráneo, Revista de Estudios Pluridisciplinares

sobre las Sociedades Mediterráneas, Madrid, nº 3 Semestral, 1993, 303-

312.

GIL GRIMAU, Rodolfo, “Una cierta sistematización de la demonología

árabe y sus orígenes. II”. Boletín de la Asociación Española de

Orientalistas,” Universidad Autónoma, Madrid, en prensa.

LACOSTE DUJARDIN, Camille, Traduction des légendes et contes

merveilleux de la Grande Kabylie, recuellis par Auguste MOULIÉRAS, I

y II, París, 1965, Geuthner.

Rodolfo Gil Benumeya Grimau

30 Oráfrica, 2, Artículos

LACOSTE DUJARDIN, Camille, Le conte kabyle…París 1970,

Maspero.

LARREA PALACÍN, Arcadio, Cuentos populares de los judíos del

Norte de Marruecos, 2 vols., Tetuán, 1952, Editora Marroquí.

LAOUST, E., Contes berbères du Maroc, Argel, 1920.

LÉGEY, Contes et légendes populaires du Maroc recueillis à

Marrakech, París 1926, Leroux.

LÓPEZ BECERRA, Salvador, Cuadernos del Atlas (I, II y III), s.l.,

1996, s.p.

LÓPEZ BECERRA, Salvador, Fábulas populares bereberes del Medio

Atlas, Sevilla, Fundación Tres Culturas del Mediterráneo, ¿2003?, 135

pp., fotos.

LÓPEZ ENAMORADO, María Dolores, Cuentos populares

marroquíes. Ilustraciones originales de Enrique Gabriel López Viñas.

Madrid, 2000, Aldebarán, 286 pp.

LÓPEZ ENAMORADO, María Dolores, Cuentos en la “Yemá elFná”,

Sevilla, Tres Culturas del Mediterráneo, 2003, 100 pp., dibujos.

MESSAOUDI, Laila, ZOUGGARI, Ahmed, Contes et récits.

Instruments pédagogiques et produits socioculturels. Textes réunis et

introduits par—–¿ Rabat?, s.a., Université Ibn Tofail de Kénitra, Groupe

Pluridisciplinaire d’Étude sur les Jbala. 298 pp.

PASCON ,P., y BENTAHAR, M., Études sociologiques sur le Maroc,

Rabat, 1971.

PELLAT, CH., Textes berbères dans le parler des Ait Seghrouchen de

la Moulouya, París, 1955, Larose.

SCELLES-MILLIE, J., Contes arabes du Maghreb, París 1970,

Maisonneuve.

SCELLES-MILLIE, J., Contes mystérieux d’Afrique du Nord, París

1972, Maisonneuve.

SHAKER, Yusri, Hikāyāt min al-fullklūr al- magribi, 2 vols., s.l., 1978,

Les Éditions Maghrébines.

SPITTA-BEY, Contes arabes modernes, Leide-Par

cuentos africanos, cuentos del desierto, cuentos del magreb, narración oral, talleres de narración oral

11112487_583176371824502_4833179592413438831_o