El chacal ingrato. Bereber

fb_img_1513874167849566644838.jpg

Una vez, a un chacal se le clavó una espina en una pata. Cojea­ba, apogado en tres de sus patas, cuando se encontró con una vieja que estaba sacando agua de un pozo. El chacal le dijo:

-Por favor, abuelita, sé buena y sácame la espina de la pata…

La vieja encontró la espina, se la sacó y la tiró. El chacal, muy contento, se puso a correr sobre sus cuatro patas. Pero de improviso, volvió tristón y dijo:

-Y ahora, abuelita, ¿quieres devolverme mi espina? La vieja, sorprendida, respondió:

-Sabes muy bien que la he tirado.

Entonces el chacal se puso a llorar y a lamentarse porque la vieja había perdido su espina. La viejecita se compadeció y le dijo:

-Cálmate y no llores, pequeño. Te daré un huevo.

Lo llevó a su casa y le dio un huevo. El chacal cogió el hue­vo y se puso a andar por el pueblo. Se detuvo ante la primera puerta que vio y llamó:

-Perdone la molestia, buen hombre. ¿Podría alojarme por esta noche?

El campesino abrió la puerta y lo hizo entrar. El chacal pre­guntó:

-¿Dónde puedo guardar mi huevo?

-Guárdalo en la jaula junto al conejo -dijo el campesino.

Durante la noche, el chacal se levantó, hizo un pequeño agujerito en el huevo, se lo bebió y dejó la cáscara vacía en la jaula. A la mañana siguiente, dijo:

-Buenos días, buen hombre, ¿puedes devolverme mi huevo?

Pero del huevo sólo había quedado la cáscara. El chacal se puso a llorar y a lamentarse de que el conejo había cogido su huevo. El campesino se compadeció y le dijo:

-Cálmate y no llores, pequeño. Te daré a cambio otro huevo.

Pero el chacal respondió:

-No, si el conejo se ha comido mi huevo, ¡quiero el conejo!

Y el buen hombre, amablemente, se lo dio. El chacal cogió el animal y se fue andando hasta que llegó al pueblo más próximo. Llamó a la primera casa que encontró:

-Perdón por molestarlo, buen hombre. ¿Podría hospedarme aquí por esta noche?

El campesino abrió la puerta y lo hizo entrar. El chacal pre­guntó:

-¿Dónde puedo dejar mi conejo?

-Ponlo en el establo con la cabra -dijo el campesino.

Durante la noche, el chacal se levantó, se comió el conejo y dejó la piel en el establo. Por la mañana, en cuanto despertó, dijo:

-Adiós, buen hombre, ¿podría darme mi conejo?

Pero del conejo sólo había quedado la piel. El chacal comen­zó a llorar y a lamentarse de que la cabra se había comido su precioso conejo. Al campesino le dio mucha pena y le dijo:

-Cálmate, pequeño, y no llores. Te daré otro conejo.

Pero el chacal respondió:

-No, como la cabra se ha comido mi conejo, quiero la cabra.

Y el campesino, amablemente, se la dio. El chacal cogió la cabra y se fue camino de otro pueblo. Llamó a la primera casa que encontró:

-Perdone la molestia, buen hombre. ¿Podría alojarme por esta noche?

El campesino abrió la puerta y lo hizo entrar. Y el chacal preguntó:

-¿Dónde puedo dejar la cabra?

-Ponla a los pies de la cama de mi hijo -respondió el cam­pesino.

Durante la noche el chacal se levantó, se comió la cabra y dejó sus cuernos en la cama del niño. Después volvió a dormir. Cuando, por la mañana, se despertó, dijo:

-Buenos días, buen hombre, ¿te molestaría devolverme mi cabra?

Pero de la cabra sólo habían quedado los cuernos. El chacal se echó a llorar lamentándose porque el niño se había comido su preciosa cabrita. El campesino se compadeció y le dijo:

-Cálmate, pequeño, y no llores. Te daré otra en su lugar.

Pero el chacal respondió:

No, como tu hijo se ha comido la cabra, me llevo a tu hijo.

Y el campesino, amablemente, cogió un saco y se lo dio al chacal, diciéndole que el niño iba dentro.

El chacal cogió el saco y se fue. Cuando llegó a la colina, abrió el saco para echar un vistazo al niño. Pero el amable cam­pesino había metido en el saco, en lugar del niño, dos enormes perros. Cuando el chacal abrió el saco, los perros salieron y, an­tes de que el chacal pudiese reaccionar, se echaron sobre él y lo hicieron pedazos.

Continuar leyendo

El matrimonio de la mosca. Bereber

fb_img_1513874167849108965446.jpg

Una mosca se puso sus mejores ropas y se fue a correr mundo. En el camino se encontró con un chacal.

-¿Adónde vas, mosca, tan elegante? -preguntó el chacal.

-¿Adónde crees que voy? -respondió la mosca. Voy a bus­car marido, quiero casarme.

-¿Por qué no te casas conmigo? -propuso el chacal.

-¿Por qué no? -dijo la mosca. Pero antes debes cantarme algo. Quiero oírte cantar a ver si me gusta tu voz.

El chacal cantó lo mejor que pudo, pero a la mosca no le gustó.

-No, querido chacal, tú aúllas, no cantas. No puedo casar­me contigo -dijo la mosca y continuó su camino.

Pasado un rato se encontró con un perro.

-¿Adónde vas, mosca, tan elegante? -preguntó el perro.

-¿Que adónde voy? -respondió la mosca. Estoy buscando marido, quiero casarme.

-Cósate conmigo entonces -dijo el perro.

-¿Por qué no? -repuso la mosca. Pero antes debes cantar­me algo. Quiero oírte cantar a ver si me gusta tu voz.

El perro cantó lo mejor que pudo, pero a la mosca no le gustó.

-No, querido perro, tú ladras, no cantas, así que no podré casarme contigo -dijo la mosca y se fue.

El tercer encuentro fue con un grillo.

-¿Adónde vas, mosca, tan elegante? -preguntó el grillo.

-¿Que adónde voy? -repuso la mosca. Estoy buscando ma­rido, quiero casarme.

-Cásate conmigo entonces -respondió el grillo.

-¿Por qué no? -replicó la mosca-. Pero antes debes cantar­me algo. Quiero oírte cantar a ver si me gusta tu voz.

El grillo cantó lo mejor que pudo y a la mosca le gustó.

-Sí, querido grillo, cantas muy bien, me casaré de buena gana contigo -concluyó la mosca, y así el grillo se convirtió en su marido.

Después de la boda, construyeron un refugio con cortezas y trocitos de madera y en menos que canta un gallo tuvieron un te­cho

Para comer algo, el grillo fue a buscar un poco de harina. La mosca pensó que sería una buena idea hacer pan casero y co­menzó a cribar la harina. En un instante, acabó toda blanca de la cabeza a los pies.

-Mi querida mosca -dijo el grillo, tienes toda la cabeza blanca. Sacúdete un poco para quitarte la harina de encima.

La mosca comenzó a sacudir la cabeza y sacudió tanto tan­to su cabeza que se le desprendió de su cuerpo.

El grillo, ante aquel espectáculo, comenzó a reír y se rió tan­to tanto que acabó estallando. Y éste fue el último matrimonio entre una mosca y un grillo.

Continuar leyendo