El precio de la maldad Mali

 

FB_IMG_1579402332036-01

Erase una vez un hombre que se llamaba Kelenako. Dios había hecho de él un hombre rico: poseía numerosos asnos, vacas, ovejas y cabras. También tenía inmensas reservas de comida, tanta que no sabía qué hacer con ellas.

Tenía una única hermana, Lafili, que estaba casada con un hombre de otra aldea. En esa aldea, llamada Nianibougou. Lafili, su marido y sus hijos vivían miserablemente y sufrían muy a menudo del hambre.

Un día, Lafili decidió ir a la casa de su hermano mayor para pedirle un poco de mijo. Efectivamente, hacía tres días que sus hijos no habían comido casi nada.

Lafili anduvo durante cuatro días con su hijo menor. Cuando llegó a la casa de su hermano, le saludo debidamente y le dijo:

Hermano mayor Kelenako, hoy me ves ante ti. No estoy en paz, soy desgraciada. No tengo nada para darle de comer a tus sobrinos. Nuestros proverbios dicen: « que uno encuentre madera o que no la encuentre, todos saben que es en la selva donde hay que buscarla ». También se dice que « cuando los ojos giran a izquierda y derecha en sus órbitas, es que buscan un rostro familiar ». Por fin, nuestro abuelo decía que « más vale hacerse matar por su propia vaca que por la de otro ». He venido a pedirte un poco de mijo.

Al oír esto, los ojos de Kelenako enrojecieron como la sangre. Contestó: – Lafili, veniste aquí, es normal. Tienes problemas, está claro. En cuanto a los míos, ni siquiera puedo contártelos. No tengo en mi casa ni un grano de mijo, ¡por más pequeño que sea! Anoche, nos acostamos sin comer. No te resientas conmigo pero no puedo nada por ti. No debes quedarte aquí. ¡Levántate pronto y vuelve a tu casa, antes de que se ponga el sol!  El corazón triste, Lafili dio vuelta atrás con su hijo. En cuanto se fue, Kelenako se levantó y se echó a reir. Se rió mucho, rió tanto que lloró de la risa. Se acercó a su granero de mijo y se exclamó:

¡He! ¡Yo, Kelenako! ¡Qué feliz estoy! Un granero, dos graneros, tres graneros, cuatro graneros, cinco graneros… ¡He!! Imposible contarlos todos. Están todos llenos de bueno mijo. Y no son de nadie más que míos. ¡Bendito sea! ¡Así es y nunca se acabará! Mi hermanita ha venido a pedirme mijo. Le he jurado que no tenía ningún grano de mijo en mi casa. ¡La engañé! Esto es lo que me gusta hacer: ser malo con la gente. Para ser malo, hay que serlo sin reserva con su familia. De este modo, no dudamos en serlo con los demás. Para hacerse temer por sus semejantes, no hay que dudar en llegar a abofetear a un muerto ante sus ojos. Con estas palabras, Kelenako se deslizó por entre sus graneros riéndose a carcajadas. Al pasearse, siguió elogiando a la maldad.

De pronto, sintió un dolor vivo en su columna vertebral. Tuvo la impresión de que su cuerpo se estirazaba poco a poco. Horrorizado, constató que sus miembros inferiores se alargaban. Su cuerpo entero empezó a hacerlo sufrir y el dolor pronto se hizo insoportable. Pegó un grito terrible y toda su familia acudió a él.

Entonces, ante los ojos de sus mujeres y de sus hijos, Kelenako se transformó en una gran serpiente. Solamente su cabeza quedó intacta. Se dirigió entonces a su familia:

Escóndanme en mi cabaña. Hagan lo imposible para que mis enemigos no se enteren de mi metamorfosis. ¿Qué pasó? Os lo voy a contar. Mi hermanita acaba ahora mismo de irse. Me suplicó que le diera un poco de mijo y la despidí diciéndole que no tenía nada. Hijos míos, que jamás ninguno de vosotros le haga daño a una de sus hermanas.

Hasta hoy, los bambaras tienen una gran consideración por sus hermanas. Todo el mundo sabe que la maldad nunca queda impune.

 

 

SAMOU- LA MISERIA. MALI

fb_img_15138741678491222075392.jpg

En Dougoulina vivía un viejo campesino. Él era pobre e infeliz. Se llamaba Samou- La miseria.

 

Tenía una mujer enfermiza y dos niños débiles.

 

Samou fue muy trabajador.

Cada año sembraba, pero la sequía o los pájaros saqueadores derribaban sus esfuerzos.

Samou decidió ir a las minas de oro de Koulikoro. Cavó innumerables pozos, pero no vio el más leve destello.

Hambrienta, su esposa enfermó y murió y Samou también murió unas semanas más tarde.

 

Sus hijos fueron considerados malditos.

Se convirtieron en mendigos. Todas las puertas se cerraron cuando se acercaban.

 

Los dos niños pequeños fueron al bosque, que se convirtió en su madre adoptiva.

 

Los niños se veían bien de nuevo. Pero durante la noche, lloraban por el abandono de los hombres.

Una mañana los niños fueron despertados por un trueno. El mayor le dijo a su hermano menor:

 

– ” Que hacer ? ”

 

– “Hagámoslo como nuestro padre”. Vamos a cantar su canción mágica »

 

– “Oh lluvia benéfica, mensajero de la felicidad, riega todas las tierras, pero no riegues las tierras de Dougoulina, el pueblo de las malas personas”.

 

Tan pronto como los niños profirieron el lamento, la masa de nubes se balanceó y se fue a regar otras tierras.

 

Esta primera lluvia perdida preocupó a la gente. Pero el jefe dijo:

 

– “Bueno, es solo al principio de la temporada de lluvia, ya vendrá otra lluvia.

 

Durante las siguientes semanas, los niños todavía cantaban la canción sagrada y la lluvia no caís en ese pueblo. Los habitantes estaban sufriendo. Poco a poco, el miedo se instaló.

 

Uno de los hombres dijo:

 

– “Los fetiches no han sido honrados, hay un maleficio”.

 

Los animales domésticos fueron sacrificados. Pero la lluvia se negó a caer sobre Dougoulina …

 

Los aldeanos se acusaban mutuamente. Hubo peleas. Pero la lluvia no cayó.

 

Un día llegó un cazador de otras tierras y fue bien recibido y dijo:

 

– “Soy un cazador. Sé perfectamente el secreto, qué es lo que sucede.

 

Ustedes son los verdaderos responsables de sus desgracias. En el próximo trueno, saldré con los hombres de este pueblo e iremos al bosque.

 

Al día siguiente cruzaron el monte y llegaron al bosque. Se agazaparon y esperaron.

Tronó.

Aparecieron en el claro del bosque dos niños desnudos como gusanos. Se enfrentaron a las nubes y cantaron.

 

Una vez más, la masa de nubes se fue. El cazador salió del bosque con una gran sonrisa hacia los niños.

Les presentó dos grandes pedazos de carne. Los niños dudaron y luego comieron.

 

“Vístanlos  ¡Cuídenlos bien! dijo.

 

Los niños fueron tratados como importantes y fueron llevados al pueblo.

Cuando el trueno retumbó, llegaron a la plaza pública, sus ojos se llenaron de lágrimas y cantaron:

 

“Oh lluvia benéfica, mensajera de felicidad, riega las tierras de Dougoulina que trata bien a sus huérfanos”.

 

En la memoria de un anciano no se recuerda que Dougoulina haya recibido tal aguacero.

 

Desde ese día, se dice el proverbio

 

Bambara: “El hombre llega a las manos de los hombres y pasa a manos de los hombres”.