La hija del pescador. Filipinas.

Sin título-1 copiar.jpgBBLOIIBB

El golfo de Lingayen, en la provincia de Pengasinia, es muy hermoso, pero tras su deslumbrante belleza se esconde el peligro. En el golfo hay un remolino que de pronto puede tragarse los cuerpos de los nadadores hasta las profundidades del mar. Todos los años alguien se ahoga en este remolino. Se dice que el dios del golfo exige una vida cada año, desde que la hija de un pescador se negó a permanecer con él.

Hace mucho tiempo, antes de que los españoles fueran a gobernar a Filipinas, vivía allí un pobre pescador con su mujer y su única hija. La niña vivía feliz y era muy alegre. Se llamaba Maliket. Todas las mañanas, cuando sus padres se levantaban, encontraban preparado su desayuno de pescado frito, arroz hervido y una bebida caliente que ella misma elaborada con arroz molido.

– ¿Qué haríamos sin ella? – se preguntaban los ancianos padres cuando veían a su hija preparando sus comidas y lavando sus vestidos. Les encantaba verla correr por la playa. Ella adoraba salir a pescar con su pequeña barca de madera, buscar calas escondidas y explorar grutas solitarias. Una tarde, cuando volvió a casa, llevaba en sus manos una extraña alga marina que había encontrado.

– ¿Dónde has encontrado esa alga? – preguntó su padre.

– He descubierto una maravillosa gruta donde bañarme. Creo que soy la primera persona que ha puesto los pies allí. Está en la base de aquella montaña – dijo Maliket señalando una rocosa montaña que se veía a lo lejos-.

– ¡Ese lugar es muy malo! – dijo el padre preocupado -. Se dice que Maksil, el dios de ese golfo, gusta de echarse allí la siesta. Y castiga al mortal que se atreva a turbar su paz. Prométeme que nunca más volverás a esa cueva.

Maliket se echó a reír.

– Padre, allí no hay ningún dios durmiendo la siesta, sólo he visto peces y pájaros. Pero si no quieres que vuelva, no iré más.

Pero Maksil, el dios del golfo, había visto a la niña bañándose en su cueva. Acababa de perder su única hija y deseaba que Maliket ocupara su puesto. Así que llamó a su sirviente el pulpo gigante, y le ordenó que condujera a la niña hacia su gruta cuando saliera a la mar con su barca. Y al día siguiente, cuando Maliket salió a pescar, sin saber cómo, se encontró remando hasta la gruta escondida. Trató de desviar el curso, pero no pudo. Muy pronto, la barca estuvo en la gruta y fue conducida por el interior de un pasillo largo y profundo, como un túnel. Al principio, la niña se asustó, pero pronto perdió el miedo porque el paisaje marino era maravilloso. Flores de todos los colores y árboles frutales con espléndidos frutos colgantes de sus ramas crecían en aquel lugar. Bajo el agua en calma se veían peces de muchas formas. Hablaban y reían como los seres humanos y Maliket comprobó extrañada que los podía entender.

– Buenos días, Maliket. Quédate con nosotros y serás muy feliz – le decían extendiendo las manos.

Y de pronto se escuchó un ruido sordo, como el de del chasquido de un látigo, y todos los peces desaparecieron. Aterrorizada, la niña cogió el remo, pero antes de que pudiera usarlo, la barca encalló en la orilla y ella fue arrojada sobre el suelo suave y musgoso.

Cuando levantó la vista vio una figura muy grande, como de bronce, medio hombre y medio pez. Estaba sentado en un tronco, y llevaba una corona brillante y un cetro magnífico de plata que tenía forma de anguila.

– No te asustes, Maliket – dijo el extraño con voz cavernosa y grave.

– Soy Maksil, el dios del golfo. Te he traído aquí para que ocupes el puesto de mi hija que está muerta. Tendrás todo lo que desees.

– Pero mis padres me echarán de menos – gimió Maliket – Por favor, por favor, déjeme marchar a casa.

– ¡Eso es imposible! – bramó Maksil. Y el suelo del fondo del mar tembló debido a la furia del dios del golfo.

Maliket se resistió, pero enseguida aparecieron dos sirenas para llevarse a la niña. La bañaron y le pusieron un vestido de plata. La cubrieron de flores y de piedras preciosas y la condujeron a palacio. Allí intentaron entretenerla con mil juegos y piruetas, pero Maliket sólo pensaba en su familia. Su aya, Akulaw, un ser humano también raptado por el dios, se encontró a la niña llorando desconsoladamente.

– Comprendo tus sentimientos, porque yo también fui traída a la fuerza. Era entonces muy joven. Ahora ya soy vieja y no he vuelto a ver a mi familia – dijo a la niña.

– Por favor, ayúdame a volver a mi casa- le suplicó angustiada Maliket.

– No puedo. Ahora soy vieja y no tengo poder contra el dios. Pero escúchame con atención: esta noche vendré a buscarte y te ayudaré a escapar, pero en alta mar tendrás que arreglártelas sola. Aquella noche, Akilaw puso unos polvos de dormir en la bebida del pulpo gigante. Luego condujo a Maliket fuera de palacio, por corredores secretos, hasta donde estaba escondida la barca. Akulaw la ayudó a conducir la barca a través del túnel submarino hacia el mar abierto. Luego, la dejó sola. Cuando el dios del golfo descubrió que la niña se había escapado, envió al pulpo gigante para que la trajera de nuevo al palacio, pero éste, debido a los polvos de dormir, no nadaba tan rápido como antes y no consiguió alcanzar la barca, que ya se acercaba a la orilla.

Maksil, el dios del golfo, se enfadó tanto con el pulpo que le ordenó:

– De ahora en adelante tendrás que ir a la orilla cada año y traerme una niña. Algún día encontraré alguna que pueda ocupar el hueco que dejó mi hija.

Por eso, cada año, una joven doncella es arrastrada por el gran pulpo a las profundidades del océano, mientras un enorme torbellino se eleva en el mar.

Seguir leyendo “La hija del pescador. Filipinas.”

El sastre y el jorobado. Pakistán

 

2017-18-07-22-53-04

Había en los tiempos antiguos un sastre rico y muy dado a la diversión y al jaleo, que acostumbraba a salir de paseo con su mujer en busca de distracciones raras. Un día, cuando volvían a casa, se encontraron en el camino con un jorobado. Tras un rato de conversación, le invitaron a cenar con ellos.

Ya en la casa, la mujer del sastre tomó un poco de pescado y una rebanada de pan y se la ofreció al jorobado diciendo:

– ¡Por Alá! ¡Tienes que tragarlo sin masticar! Y como el pescado tenía una espina muy dura, el hombre se atragantó y murió al instante.

– ¿Qué vamos a hacer ahora? – dijo el sastre.

Tomó la mujer al jorobado, lo envolvió en un paño de seda y dijo a su marido:

– ¡Échate al muerto a la espalda! Yo iré contigo, diremos que es nuestro hijo enfermo. En la calle, la mujer iba gritando:

– ¡Hijo mío! ¿Cómo podemos salvarte? Has cogido la viruela y queremos curarte.

Al escuchar esto, todo el que pasaba se alejaba corriendo. Llamaron a la puerta de un médico judío. Una esclava abrió la puerta y dijo:

– ¿Qué queréis a estas horas?

– Traemos a nuestro hijo para que lo vea el médico. Toma estos cuatro dinares, dáselos a tu amo y dile que baje a ver al muchacho.

Subió la esclava a avisar al médico. El sastre y su mujer abandonaron al jorobado en el zaguán y salieron huyendo. Cuando el médico vio los cuatro dinares se alegró mucho y no puso reparo en levantarse de la cama para asistir al enfermo. A oscuras bajó la escalera y, al llegar al zaguán, tropezó con el cuerpo del jorobado, haciéndolo rodar por el suelo.

– ¡Por Dios! ¡Tropecé con el enfermo y lo maté! ¿Qué voy a hacer ahora? Cogió al muerto y lo subió a la alcoba para contarle a su mujer lo ocurrido.

– No podemos tenerlo en casa. Si lo encuentran aquí será nuestra perdición. Lo cogeremos entre los dos y lo subiremos a la azotea. Desde allí lo arrojaremos a casa de nuestro vecino el musulmán. Su casa está infestada de ratas, perros y gatos. Esos bichos no tardarán en comerse al muerto.

Y allí lo dejaron, apoyado en la pared de la cocina. Al poco rato llegó el vecino con una vela encendida. Al ver al hombre echado sobre el suelo exclamó:

– ¡Por Alá que el que robaba la carne y la manteca de mi despensa no era perro ni gato, sino un ser humano! ¡Pues te vas a enterar!

Y diciendo esto tomó una estaca y comenzó a apalear al presunto ladrón. Luego, cuando lo miró de cerca, vio que estaba muerto. Temiendo por su suerte, se cargó al muerto a la espalda y salió de su casa. Como ya despuntaba al alba, caminó sin detenerse hasta el zoco. Y allí lo dejó, arrimado junto al muro de una tienda. No había transcurrido mucho tiempo cuando pasó por aquel lugar un cristiano, completamente borracho. Tambaleándose, fue a arrimarse a la pared, pues quería orinar, y cuál fue su sorpresa cuando se topó con el cuerpo del jorobado. Como le habían robado el turbante, pensó que aquél era otro ladrón de turbantes y le propinó un puñetazo en el pecho. Y, a continuación, de puro borracho que estaba, comenzó a gritar. En seguida apareció el guarda del zoco y se encontró al cristiano apaleando al jorobado.

– ¡Deja a ese hombre en paz!

Y al levantar el cuerpo del suelo vio que estaba muerto! Prendió al cristiano y se lo llevó a casa del juez. Al cristiano ya se le había pasado la borrachera, y en el camino iba diciendo:

– ¡Ay, Virgen Santa! ¿Cómo he podido matarlo con tan pocos golpes?

Cuando llegó la mañana, el juez interrogó al cristiano. Y como éste no pudo negar los hechos, le condenó a la horca. Al rato llegó el verdugo y cuando ya se disponía a atarlo llegó el musulmán corriendo y gritando:

– ¡Detente! ¡Yo fui quien mató a ese hombre!

Y así el musulmán confesó ante el juez cómo había encontrado al hombre en su casa, y creyendo que era un ladrón le dio un garrotazo en el pecho y lo mató, dejándolo luego abandonado en el zoco. Al escuchar el juez aquellas palabras, mandó soltar al cristiano y le dijo al verdugo:

– ¡Ahorca a este otro!

Y el verdugo le quitó la cuerda al cristiano y se la puso al musulmán. Y cuando ya se disponía a atarlo al palo se presentó el judío, gritando al verdugo:

– ¡Detente! Yo fui quien mató a ese hombre. Lo trajeron a mi casa para que lo curara y cuando bajé a verlo tropecé con él y lo maté sin querer. Ordenó el juez que mataran al judío y apareció entonces el sastre gritando:

-¡Detente! Ese hombre es inocente. Encontré al jorobado en la calle, borracho, y lo llevé a mi casa. Mi mujer le introdujo un trozo de pescado y otro de pan en la boca y, al ordenarle que lo tragara de un golpe, murió ahogado. Luego lo llevamos a casa del médico judío y salimos huyendo.

Al oír estas palabras, dijo el gobernador al verdugo:

– Suelta al judío y dale muerte al sastre.

Y el verdugo lo empujó hacia la horca, murmurando:

– ¡Con tanto tomar a uno y soltar al otro no vamos a ahorcar a ninguno!

11138654_597838027025003_2822681830676481232_n copiar

Seguir leyendo “El sastre y el jorobado. Pakistán”

El origen de la luna. Australia.

20245709_1971560526406192_3726204459156100987_n

Hace mucho tiempo, antes que el hombre fuera como es ahora, Byamee, el gran espíritu según los aborígenes, escuchó al canguro, al águila, al emú y al koala conversando una noche. En esos remotos tiempos, los animales eran mucho más veloces y fuertes de lo que son hora, y cada uno de ellos empezó a decir que era tan poderoso o más como el propio Byamee.

Entonces, Byamee los invitó a competir contra él. Al canguro le tocó el primer turno. Dio un inmenso salto y sobrepasó el árbol más alto. El águila, extendiendo sus enormes alas, voló tan alto que sólo Byamee podía verle. El siguiente fue el emú, que corrió tan rápido que apenas podían verle. Vino entonces el turno del koala, que escaló hasta la punta del más alto eucalipto.

Cuando cada uno de ellos había empleado sus habilidades al máximo, esperaron ansiosos para ver qué haría Byamee. Entonces, le vieron ir hacia el fuego y cuidadosamente elegir el boomerang más largo. Lo tomó firmemente en su mano por un momento, y entonces lo tiró con tal fuerza que llegó al cielo y ahí permaneció por siempre. Byamee, el gran espíritu, los superó a todos ellos. Y así es como la luna llegó al cielo.

13139155_10154227704916385_6849580901681458689_n

Seguir leyendo “El origen de la luna. Australia.”

Cuento rumano. Gallina gallo.

 

PicsArt_07-04-04.26.08

Había una vez un hombre y una mujer. La mujer tenía una gallina y el hombre un gallo. La gallina hacía dos huevos cada día, en cambio el gallo, ya se sabe, pues ninguno. La rica mujer comía todos los días huevos fritos, en cambio el hombre, nada. Un día perdió su paciencia y le dijo:

–  Buena mujer, dame por favor un huevo para tener comida para hoy.

–  Hala. Pues como que no.Y no, no quiso darle.

–  ¿Qué tengo que hacer para que mi pobre gallo ponga un huevo?

–  Pues pégale una bofetada y te pondrá huevos.

Sin pensárselo dos veces, cogió al gallo y le pegó una bofetada. El pobre gallo asustado, sin saber por qué le llegaba todo eso, salió corriendo de casa. Pero mientras salía ha oído como su amo le decía:

–  Si no pones huevos, para qué darte de comer.

–  ¡Anda!

Sale por los caminos de alrededor, triste y decepcionado porque su amo le hizo eso. Caminando, caminando encontró una bolsa por el camino. Muy contento la coge en su pico y vuelve a su casa. Caminando contento de encontrar algo se le acerca por detrás una carroza con un noble y unas damas. Le llamó la atención al marqués el gallo como caminaba, muy contento y con una bolsa. Y le dijo al conductor:

-Baja, por favor, y tráeme esa bolsa del pico de gallo.

Sin más, obedeció el conductor. Baja, coge al gallo, le quita la bolsa, le deja suelto y ¡hala!, a  seguir caminando. Pero el gallo no entendió tampoco por qué. Él quería su bolsa. Furioso empieza a cantar:

Cucurigú, cucurigú, dame mi bolsa

Cucurigú, cucurigú, dame mi bolsa.

Pues una y otra vez, se cansa el marqués y dijo otra vez al conductor:

–  Baja ahora mismo y mira esa fuente. ¡Tira al gallo allí para quitárnoslo de encima!

Sin más, obedeció el conductor. Lo coge, lo tira al pozo:

– ¡Hala!, allí te quedas.

Y siguió su camino la carroza del noble.

El gallo se ve en apuros, en un gran apuro.

–  ¿Qué hago? ¿Qué hago?

Y se tragó toda el agua del pozo. ¡Hala! Sale como un volcán del pozo y sigue la carroza. Llega ya muy cerca y sigue cantando con más fuerza:

Cucurigú, cucurigú, dame mi bolsa

Curcurigu, cucurigú, dame mi bolsa.

El noble, terriblemente asustado:

–  Ese gallo, ese gallo me suena. Ya voy a buscarle yo una solución.

Nada más llegar en casa le pide a la cocinera mientras el gallo seguía cantando:

Cucurigú, cucurigú,

pero cada vez con más fuerza,

dame mi bolsa, dame mi bolsa, dame mi bolsa.

Llama a la cocinera y le pide:

–  Mete a ese gallo en el horno, haz mucha brasa y si puede ser pon una losa también en la boca del horno.

También la cocinera, de buena fe, cumple lo que le pide el noble y ¡hala! el gallo para adentro. Otra vez en apuros. Pero se acuerda del agua que llevaba dentro y echó el agua para apagar la brasa y enfriar el horno. Con todo su poderío de gallo salió, quitó la losa y sale. Y busca la primera ventana que hay más cerca. Y cantando por supuesto

Cucurigú, cucurigú,

dame mi bolsa, dame mi bolsa.

Lo que quería era su bolsa, nada más. El noble, pues…

–  Vaya líos que me trae ese gallo. ¿Qué podríamos hacer? Le meteré en el pozo negro donde guardo mis ahorros.

Tenía tantos ahorros que no sabía… entre joyas, monedas, muchas riquezas. No sabía contar todo lo que tenía.

El gallo, al verse dentro, pues se tragó todas las monedas de allí. Todas las monedas.

El noble pensaba que al tragarse las monedas allí se quedaría, su garganta no aguantaría. Pero no fue así.El gallo siguió cantando desde el pozo negro:

Cucurigú, cucurigú, dame mi bolsa

Cantando siempre ¿no? Al sacarlo del pozo lo metió dentro de un rebaño donde había vacas, bueyes, terneros. Y el gallo se los tragó todos. Él lo que quería era su bolsa. Y seguía cantando:

Cucurigú, cucurigú,

Al verse el marqués que no podía con el gallo la solución no era otra que devolverle su bolsa con dos monedas.

Contento el gallo vuelve a la casa de su amo. Pero tan contento y tan hermoso era, parecía ya un elefante, que todas las gallinas y las aves que encontraba por el camino le seguían y parecía un cortejo de boda. Alegría, alegría, alegría, alegría.

Al llegar a la puerta del amo, tanto alboroto, el amo pues sale.

–  ¿Que hay?, ¿qué hay?, ¿qué ha pasado? Quizás al lado, en casa de la mujer, pasa algo con la gallina. Habrá puesto tres huevos o cuatro huevos, yo que sé.

De repente ve a su gallo, pero no estaba como antes, tenía algo diferente en la boca. Solo le pide cantando:

Cucurigú, cucurigú, amo, saca un mantel

Saca lo que tengas para darte todo lo que te he traído.

El pobre hombre trajo una alfombra pequeñita y la dejo en el patio.

El gallo dejo la bolsa con dos monedas. Después abrió sus alas y echo tanto dinero, rebaño y tantas cosas que llenó el jardín, el patio, la casa y todo. Brillaba ante sus ojos tanta riqueza.

Al no saber ni qué hacer, empezó a besar a su gallo con mucha alegría.

De repente la mujer, que hasta ahora comía dos huevos fritos cada día, llena de envidia pero al mismo tiempo avergonzada, le pide:

–  Hombre bueno, dame, por favor, una moneda.

–  Acuérdate lo que me dijiste.

Y se acordó del consejo que le dio: pegar a su gallo para que le trajera un huevo.

Le entró tal rabia que cogió a su gallina y empezó a pegarle pero con tanta fuerza que la pobre gallina se quedó sin plumas y sin nada. La gallina sale desesperada por los caminos y encontró un abalorio de color. Contenta lo coge en su pico y vuelve para casa:

Cococó, cococó, cococó, cococó.

Se sienta para echarlo. Y pasado el rato echa el abalorio.

La mujer busca.

–  A ver, mi riqueza, mi riqueza.

Pero al encontrar eso, mata a la gallina. Y se queda sin gallina, sin huevos y sin nada.

En cambio el hombre que era honesto, no como la mujer que era muy preta, ha hecho grandes casas, hermosos jardines y llevaba al gallo con collar de oro y botas amarillas con espuelas en los talones, viviendo muy felices.

Seguir leyendo “Cuento rumano. Gallina gallo.”

Cuatro dragones. China.

remera-jpg-nnnx-jp-nuevo-taller-jpgvvf

 

En el principio de los tiempos, no había ríos ni lagos sobre la tierra, sólo existía el mar del Este donde vivían cuatro dragones: el dragón largo, el dragón amarillo, el dragón negro y el dragón de color perla.

Un día, los cuatro dragones fueron volando desde el mar hasta el cielo persiguiendo a las nubes. De pronto, el dragón de color perla rugió señalando en dirección a la tierra. Los otros tres dragones se pusieron junto a él, entre las nubes, fijando su mirada hacia donde les señalaba el dragón de color perla.

Vieron mucha gente haciendo ofrendas extraordinarias que gritaban: “Dios de los cielos, por favor, envíanos agua para que puedan beber nuestros hijos”. Los dragones vieron que los campos de arroz estaban secos y las cosechas se habían estropeado, y que los árboles sin hojas parecían esqueletos. Era evidente que no había llovido en mucho tiempo.

– Qué delgada y débil está la gente- dijo el dragón amarillo – si no llueve, pronto morirán.

– Vamos a pedir ayuda al emperador de Jade para que llueva – sugirió el dragón largo, y se fueron volando hacia el alejado palacio celestial del emperador de Jade.

Al todopoderoso emperador no le gustó demasiado la llegada de los dragones.

– ¿Cómo osáis interrumpir mi descanso?. ¡Volved al mar y comportaos!.

– Pero, majestad, las cosechas se están secando y la gente se está muriendo de hambre – dijo el dragón largo – ¡Por favor, enviadles lluvia enseguida!.

– De acuerdo – dijo el emperador- ahora volved al mar, que enviaré lluvia mañana.

Pasaron diez días y no cayó una gota de lluvia. La gente estaba cada vez más angustiada. Comían hierba seca, lamían el rocío que se acumulaba entre las piedras y masticaban arcilla seca. Los cuatro dragones se dieron cuenta de que el emperador de Jade sólo pensaba en su placer y la gente no le preocupaba demasiado. Entonces, después de observar largo rato el enorme mar del Este, el dragón largo tuvo una idea.

– ¿El mar no está lleno de agua? Hemos de absorberla toda y escupirla desde el cielo. De esta forma, caerá agua a la tierra, salvará las cosechas y la gente podrá comer.

Los dragones sobrevolaron el mar y absorbieron su agua. Después, volvieron a subir sobre las nubes y escupieron el agua por todas partes. Volaron arriba y abajo muchas veces, hasta que el agua del mar caía en forma de lluvia sobre la tierra.

– ¡Llueve! ¡Llueve! – gritaba con alegría la gente, y los niños bailaban bajo el agua.

Brotaron riachos que corrían sobre los campos de arroz, hasta que brotaron de nuevo y el paisaje se volvió verde. El emperador de Jade estaba furioso, ¡los cuatro dragones le habían desobedecido!. Así que ordenó a sus generales celestiales que capturasen a los cuatro dragones por su osadía y pidió al dios de las Montañas que le trajese cuatro cordilleras para posarlas sobre los dragones, de manera que no se liberasen nunca.

El dios de las Montañas hizo que cuatro macizos lejanos aterrizasen sobre los cuatro dragones. Entonces, los dragones quedaron atrapados para siempre debajo de las montañas. A pesar de ello, estaban decididos a continuar ayudando siempre a la gente de aquel lugar. Se convirtieron en ríos que atravesaban la tierra, ahora fértil, y morían en el mar.

Así se formaron los cuatro grandes ríos de China: el Heilongjian, el dragón negro, al norte, alejado y frío; el Huang He, el dragón amarillo, al centro; el Changjiang o YangTsé, el dragón largo, en el sur remoto; y el Xi Jiang, el dragón color perla, al sur, alejado y tropical.

Seguir leyendo “Cuatro dragones. China.”

Cuento Jataka. Budismo. India.

Un pelo blanco en la cabeza del rey.

10672317_10152774504681385_78266224942P50153999_n copiar

En un pasado muy lejano, la vida de la gente duraba muchísimos más años que en la actualidad. Disfrutaban de una vida de miles de años. En ese tiempo, el gran Ser Iluminado (el Buda, en una vida anterior) nació como hijo primogénito de un Rey y lo llamaron Makadeva. Su infancia se extendía por 84,000 años. Como adulto llegó a ser rey y en el tiempo de esta historia, su reino ya había durado 80,000 años.

Un día, Makadeva dijo al barbero real: “Si encuentras un cabello blanco en mi cabeza, debes informarme enseguida.” Naturalmente, el barbero lo prometió y siempre se fijó cuidadosamente.

Cuando pasaron otros 4,000 años, un día el rey fue a recortarse como de costumbre donde su barbero. Pero, ese día, el barbero descubrió un pequeño cabello blanco en la cabeza del rey. Entonces dijo: “Su Majestad, debo informarle que acabo de encontrar un cabello blanco en su cabeza.” El rey contestó: “Si este es el caso, sácalo y pónmelo en la mano.” El barbero, con la ayuda de su pinza dorada sacó el cabello blanco y lo colocó en la mano del rey.

En ese tiempo, al rey todavía le restaban por lo menos otros 84,000 años para vivir su vejez. Mirando ahora este cabello blanco en su mano, se asustó mucho pensando en la muerte. Inevitablemente debía morir muy pronto y se sentía como alguien atrapado en una casa en llamas. Tenía mucho temor y el sudor frío le corría por la espalda.

Entonces, el Rey Makadeva pensó: ” He desperdiciado toda esta larga vida en cosas futiles y ahora la muerte se está acercando. No he hecho ningún intento para acabar con la codicia, la envidia, el odio y la ignorancia, ni me he interesado en aprender la verdad detrás de las apariencias para adquirir sabiduría.”

Ponderando su situación, su cuerpo se sentía como en medio de llamas y el sudor corría desde la cabeza hasta los pies. Entonces, con gran determinación, el rey decidió renunciar a su reino y ordenarse como monje para practicar la meditación. Con este pensamiento en mente, recompensó al barbero con una gran suma de dinero que le permitía vivir cómodamente durante el resto de su vida.

Luego, el rey llamó a su hijo mayor y dijo: “Mi hijo, estoy llegando a la vejez; ya encontré un cabello blanco. Disfruté los placeres mundanos, las riquezas y el poder ampliamente. Cuando muera quiero renacer en un reino celestial para estar entre los dioses. Por eso he tomado la decisión de renunciar y ordenarme como monje. Ahora te toca ti la responsabilidad de gobernar el país. En adelante viviré la vida de un monje en el bosque.”

Cuando los ministros y el resto de la corte se enteraron de esta decisión, enseguida se presentaron delante del rey y preguntaron: “Majestad, ¿qué le está pasando, por qué quiere de pronto renunciar y ordenarse como monje?”

El rey, con su cabello blanco en la mano, contestó: “Estimados ministros y ayudantes, mi di cuenta que este cabello blanco me enseñó que las tres etapas de la vida – juventud, adultez y vejez – llegan a su final. Este cabello, mensajero de la muerte, se encontró en mi cabeza. Cabellos como estos son como ángeles enviados por el dios de la muerte. Por lo tanto, llegó el tiempo para renunciar y ordenarme como monje.”

Todo el pueblo lloró cuando el Rey Makadeva abandonó de su reino y salió al bosque para aceptar la vida de un monje. En el bosque él practicó los llamados “Cuatro Estados Celestiales de la Mente”, que incluyen la benevolencia amorosa con todos los seres, la compasión hacia todos los que sufren, la alegría por el bienestar de otros y la ecuanimidad en todas las situaciones y dificultades, manteniendo la mente en equilibrio y calma.

Después de 84,000 años de grandes esfuerzos en la meditación, practicando estos estados mentales sublimes y llevando la vida de un monje, el Bodhisattva o gran Ser Iluminado, murió. Renació en un elevado reino celestial donde vivió feliz durante un millón de años.

Seguir leyendo “Cuento Jataka. Budismo. India.”

Dinamarca. Leyenda de Zeeland

1185777_10151762799016738_668943778_n

En la época en que el rey Gylfe reinaba en Suecia, llegó a visitarlo una mujer de rara hermosura. El príncipe fue seducido por la belleza de la dama y por la dulzura y armonía de su canto. Después de que ella hubo permanecido durante varios días en palacio, el rey le preguntó qué deseaba que le ofreciera él en prueba de gratitud por el placer que le había causado con su presencia y con su canto. Estaban el rey y la dama en una habitación de palacio y los servidores habían traído copas con hidromiel, con el que habían brindado. Al fin, ella respondió:

–¡Oh, señor!, grande es tu generosidad. Yo te pido solo una parte de tus tierras. No temas que vaya a mutilar tu reino; quiero solo el trozo que yo pueda labrar durante veinticuatro horas con la ayuda de cuatro bueyes.

El rey contestó: –Poco es lo que me pides. Te lo concedo gustosamente.

Esta mujer no era de raza humana, sino que pertenecía a la familia de los Ases –dioses bienhechores escandinavos–, y se llamaba Gefion. Hizo venir a cuatro hijos que había tenido de un gigante en el Iothunheim, y los convirtió en bueyes; después los unció al arado. Trazó luego un surco alrededor del terreno que había elegido, y el surco fue tan profundo que toda la parte que rodeaba fue separada del continente. Entonces ella unció sus bueyes a este trozo de tierra y los aguijó de modo que la arrastrasen hasta el mar. Una vez que estuvieron en la orilla, los sumergió en el agua y los llevó hasta meter el trozo de tierra en el Oresund. Y así nació la isla que se llamó Zealand, isla donde está situada la capital de Dinamarca.

Cuando el rey supo lo sucedido, fue a ver el trozo de donde había sido arrancado y arrastrado el terreno de la isla. Allí se había formado un lago que tomó el nombre de Vänern. Es curioso notar que este lago tiene exactamente la misma forma que Zealand. Si en esta hay un cabo, en el lago se dibuja en el mismo sitio un golfo. Aún hoy la isla y el lago tienen la misma forma.

Seguir leyendo “Dinamarca. Leyenda de Zeeland”

Cuentos de Vietnam. Varios

EL TARRO DE ORO

10672317_10152774504681385_78266224942P50153999_n copiar

Hubo una vez un granjero pobre y su esposa que tuvieron una vida discreta y dedicada al trabajo en el campo. Cada mañana al amanecer, se levantaban y trabajaban hasta oscuridad. Lo mismo había hecho su padre y el padre de su padre, pero el granjero no pensaba en el pasado. Para él, lo importante era terminar la tarea de cada día y cumplir con su destino. Vivía, pues, al día, despreocupado de las ambiciones de otros hombres.

Una mañana mientras trabajaba arduamente topo con algo. Raspó la tierra alrededor del objeto y con sorpresa descubrió que se trataba de un tarro de barro muy pesado. Cuando consiguió abrirlo la sorpresa fue mayor al ver cientos de monedas de oro en su interior. Lo enterró de nuevo donde él lo había encontrado y se fue a casa.

Su esposa estaba encantada cuando oyó las noticias, pero llegó a pensar que su marido no estaba bien de la cabeza cuando le dijo que las había enterrado otra vez.

-porqué no has traído a casa el tarro-grito. -No ves que es un regalo del cielo y si no lo traes a casa para guardarlo, alguien podrá robarlo ante nuestras narices.”

-Si es realmente un regalo del cielo- Dijo el despreocupado granjero, -nadie lo tomará. Pero si no lo es, pues no lo quiero.”

Durante la discusión, dos ladrones acertaron a pasar ante la casa del granjero. Oyeron la historia del oro, y tomaron cumplida nota se apresuraron a ir al punto que el granjero había descrito. Descubrieron el punto donde la tierra estaba removida y encontraron el tarro que el granjero había enterrado. Los ladrones llevaron el tarro a su guarida y, escondidos allí, lo abrieron.

Pero una sorpresa les esperaba dentro del tarro, encontraron, , no monedas de oro sino un nido de serpientes furiosas, cerraron el tarro otra vez y lo lanzaron lejos.

La mañana siguiente, el granjero pobre volvió al campo y descubrió inmediatamente que la falta. Pero trabajó hasta el atardecer, volvió a casa y dijo a su esposa que el oro había sido robado.

“Por supuesto,” Dijo ella irónicamente, “quién si no tu, dejaría un tarro de monedas de oro en medio del campo abierto.”

Sin embargo sucedió que los dos ladrones habían vuelto a la casa del granjero aquella noche. La mera relación del oro con aquella casa había despertado un cierto deseo de venganza de modo que llevaron el tarro de nuevo al campo y lo enterraron, donde estaba esperando que las serpientes mordieran a labrador cuando abriera otra vez el tarro.

Cuando el hombre llegó al campo por la mañana se sorprendió al ver que el tarro estaba otra vez allí. Pero él no sentía ningún deseo de abrirlo así que lo ignoró. Al llegar a casa contó a su esposa que el tarro había sido devuelto.

-Encuentras día un tarro lleno de monedas de oro, lo pierdes al día siguiente y ahora me dices que lo has encontrado otra vez. ¿Cómo quieres que me crea eso?” se lamentó.

El marido aseguró que le decía la verdad.

“Bien, pues ve de nuevo al campo y trae el tarro,-exigió. “Solo así sabré si eres un hombre de palabra. Si fuera cierto debe ser un regalo del cielo puesto que ha vuelto al campo.”

“-No,” contestó el marido-Si es un regalo del cielo, ya encontrará la manera de venir sin nuestra ayuda.”

Los dos ladrones estaban muy atentos escuchando esta conversación y su deseo de venganza creció porque estaban seguros que el granjero y su esposa se habían burlado deliberadamente de ellos de modo que decidieron darles una lección. Así que volvieron al campo, cavaron de nuevo, cogieron el tarro y lo llevaron a la choza del granjero, colocándolo cuidadosamente en el umbral de la casa. Entonces se escondieron detrás de unas matas de bambú para ver qué sucedía.

A la mañana siguiente, el granjero abrió la puerta y vio el tarro a la puerta. Su esposa vino corriendo al oír las noticias. Tomó el tarro de le dio la vuelta… y un río de monedas de oro se desparramó por el suelo.

Al ver esto, los ladrones se dieron cuenta de que algo superior protegía al matrimonio de granjeros y se fueron.

El granjero y su esposa eran ricos. La mujer compró un guardarropa nuevo lleno de hermosas ropas.

Sin embargo no por conocer la abundancia el granjero cambio su natural disposición. Continuó trabajando en las tareas que la vida le ha asignado en la misma forma en que lo había hecho siempre hasta el día que él murió.

PicsArt_07-04-04.26.08

 

LAS MONEDAS DE VAN LICH

 

Érase una vez un comerciante que había llegado a ser uno de los hombres más ricos de su generación; se llamaba Van Lich,

Van Lich poseyó cientos naves mercantes, que transportaban muebles y objetos preciosos hechos a mano en plata maciza y oro.

A pesar de la abundancia, Van Lich, no era feliz. Sus negocios le obligaban a viajar constantemente; durante estos viajes, sospechaba que su esposa, la joven y hermosa Mai Thi, le era infiel.

Un día, nave de Van Lich echó el ancla en un río. Un pescador acercó a Mai Thi, que estaba sentada en la proa, y le pidió un poco del betel. El semblante apesadumbrado y cansado del pobre pescador, conmovió a la alegre Mai Thi que le dio un poco betel.

Al ver esto, Van Lich fue presa de un ataque de rabiosos celos. Cuando se había ido el pescador, Van Lich echó a su esposa de su lado. Cuando Mai Thi bajó del barco llevaba una barrita de oro y otra de plata que le había dado su enojado esposo. No había andado mucho cuando se encontró con el pescador. Mai Thi lloraba mientras contaba lo sucedido al asombrado pescador.

¡Mi marido ha creído que yo estaba enamorada de ti! Exclamo Mai Thi.

-Ahora que me ha echado de casa quisiera ser tu esposa, aunque eres muy pobre- le pidió afligida.- Por favor, no tengo donde ir y debo intentar pasar lo mejor posible mi pena.-

Dadas las circunstancias, el pescador sentía que no podía rechazar la oferta de Mai Thi. Le ofreció, pues, su cabaña en la ribera.

Como buen pescador todos los días, iba a pescar mientras que Mai Thi permanecía en la casa, atendiendo a los pollos y a los patos. A pesar de su dura vida, parecía ser muy feliz y el tiempo transcurría plácidamente.

Un día, llovía muchísimo y el pescador no había salido a pescar así que viendo que los pollos picoteaban en la cesta del arroz, les tiró la barrita de oro de su esposa para espantarlos; pero la lanzó con tanta fuerza que fue a caer en el río.

¡OH Dios mío! !” Gritó Mai Thi. “¿No sabes lo que acabas de hacer?”

“Date cuenta que lo que has tirado al agua era oro,” dijo Mai Thi. “que es la cosa más valiosa del mundo.”

“¡¿Qué me dices?!” Exclamó su marido. “Pero si yo conozco un lugar donde hay montones de barras como esa. No las he traído a casa porque no podía ver ninguna utilidad en esas cosas.”

Mai Thi mandó a su marido a buscarlas.

Fue gran sorpresa para ella descubrir que las barras eran oro auténtico, y además cada una de ellas estaba marcada con el sello de Van Lich.

En los tres años que habían transcurrido desde que Van Lich repudió a su esposa, su negocio había decaido. El golpe final vino cuando gran parte de su flota fue destozada por una tormenta. Aunque sobrevivió la nave de Van Lich, el oro fue directamente al fondo del mar de este modo las riquezas de Van Lich habían ido a parar a la cabaña de Mai Thi

Dieron un dinero para construir una gran casa comunal nueva, y para Mai Thi. y su marido fueron las ropas más finas ;la vida era más fácil; pero…en el fondo Mai Thi no estaba contenta. La razón era que su marido no tenía la educación adecuada para su nueva posición. Le animó a que hiciese amistades y aprendiese nuevas costumbres, pero ninguna de las personas, a las que se había acercado, era como a él y le rehuían.

“Yo sé porqué que nadie desea ser tu amigo,” Se quejó Mai Thi. Eres tan estúpido que apostaría que lo único capaz de estar en tu compañía es la estatua gigante de barro del protector.”

Al oir lo que su mujer decía, el marido de Mai Thi fue a la pagoda local y comenzó a charlar con la estatua. Como la estatua no le contestaba, el hombre enojado la derribó. Él entonces se fue a casa, y le contó a la esposa su fallida tentativa. Después de esto, Mai Thi perdió toda la esperanza de educar a su marido.

Poco después del suceso de la estatua, el rey cayó enfermo. A pesar de la atención de los mejores herbolarios del reino, la salud del rey empeoró. Un adivino fue consultado vaticinando que la enfermedad tenia su origen en el derribo de la estatua sagrada. Enviaron soldados para levantar la estatua, pero por más que tiraban y empujaban no podían ni siquiera mover la estatua.

Estas noticias alarmaron al rey . Se ofreció una recompensa a cualquier persona que pudiera poner la estatua de pie. Mai Thi se acercó a su marido y le preguntó si él podría enderezar la estatua de barro “sí,” le dijo. “enseguida lo haré.”

Bastante seguro,de si mismo el pescador pudo levantar la estatua. Al momento, el rey comenzó a recuperarse; agradecido ofreció a Mai Thi y a su marido oro y riquezas, pero Mai Thi lo rechazó pero solicitó una gracia.

“Por favor que la casa de las instituciones feudales conceda a mi marido posición y respeto,”

El agradecimiento del rey , junto a las riquezas, hizo que se ganaran el respeto de los nobles. El matrimonio construyó una casa comunal incluso más grande, y con el tiempo llegaron a ser famosos y respetados.

Años después, nave de Van Lich paró en la casa de la institución feudal para pagar sus tributos. Al ver a su anterior esposa y al pescador, Van Lich se sintió terriblemente avergonzado. Incapaz soportar el pensamiento de verlos como pares cada vez que pasaba por el río, escribió su voluntad: decidió legar todos sus bienes restantes a Mai Thi. Después Van Lich se quitó la vida.

Con el permiso del rey, Mai Thi transformó el oro legado por Van Lich en monedas y las distribuyó entre los pobres. Desde aquel día si tienes un poco de suerte y eres afortunado, puede que encuentre algunas de las monedas de Van Lich.

PicsArt_07-04-04.26.08

UN HOMBRE MUY MENTIROSO

Había una vez un hombre que se acostumbraba a decir mentiras.

Un día después de volver a casa de trabajar en su el campo de arroz, le dijo a su mujer:

-¡Mujer! Hoy cuando fui al bosque vi un serpentón muy grande, ¡grandísima!, es larga, ¡larguísima!. Estoy seguro que su anchura debe ser de 40 metros y su longitud debe ser más de cien metros.

Su mujer no le creía, así que intentó enseñarle una lección. Le dijo:

-Pues también he oído hablar de esta serpiente hace tiempo. Pero dicen que es tan larga como describías. ¡No te creo!.

El hombre fingió:

-Seguramente no hay una serpiente así. Bueno tal vez no llegue a cien metros su longitud, pero a 80 metros estoy seguro que sí que puede llegar.

La mujer continuó:

-¡No puede ser!

El hombre insistió:

-Bueno estoy seguro que esta serpiente es 60 metros de largo. ¡No miento!

– no puede ser – dijo su mujer

-Pues quiero ser honesto esta vez. Esta serpiente que vi tiene 40 metros de largo, ¡ni más, ni menos!

Entonces su mujer se rió a carcajadas. Le dijo:

-La serpiente que viste, tiene 40 metros de ancho, y 40 metros de largo, ¿cómo me has dicho?. Entonces es una serpiente cuadrada, ¿verdad?

PicsArt_07-04-04.26.08

MONTAÑA LANG BIEN

Hace muchos años – más de los que tenemos tú y yo-. Vivía en esta zona una bonita chica, era la hija de unos de los jefes tribales de la zona – pertenecía a una de las 54 minorías étnicas del país-. Ella, diariamente paseaba por el bosque en busca de comida, plantas medicinales que sus parientes la encargaban, pues estaba especializada en la búsqueda de plantas; era una rara cualidad de toda la familia que se transmitía por medio de una larga tradición oral; su madre desde pequeña la revelaba antes del sueño diario.

Quizás nunca ella pensó con anterioridad que esto pudiera ser una ventaja ante otras mujeres de la aldea; pero,  poco a poco se fue haciendo famosa en la zona hasta donde llegaban personas desde muy lejos con la esperanza de poder ser tratada de los males propios de la selva, malaria, encefalitis, virus tropicales, mordeduras de serpientes, picaduras de escorpiones; incluso también de hormigas que dejaban unas picaduras de aspecto muy desagradable. Ella no sabia como administrarlo, ignoraba las dosis que debía de mandar para curar; pero, tenia los secretos de la selva que poco a poco la transmitían, además tenía la información de su madre que noche a noche la contaba; ella,  día a día hacia nuevos descubrimientos y remedios, incluso para cosas tan simples como un golpe en un pierna o una simple subida de temperatura, para todo ello era capaz de darle una  solución más adecuada. ¿Quién revelaba sus secretos y conocimientos tan elevados?, ¿era brujería?.. era una pregunta que se hacia toda la familia y parte de la aldea.

Un día, fue espiada por su padre: la siguió con mucho sigilo, sin que ella pudiera apercibirse de su presencia. Encontró a un joven que la acompañaba, era de otra etnia rival por su indumentaria, ellos no hablaban, su comunicación era por pedio de signos (en Vietnam algunas étnicas tienen su idioma propio). Durante horas recolectaron lo que la selva tiene tan a mano y para todos los humanos nos son tan necesarias y a la vez tan desconocidas. Al llegar a la aldea el padre pidió explicaciones a su hija de su comportamiento. Por una parte no podía prohibir una relación tan necesaria para la comunidad. Pero por otra parte peligraba la reputación de la familia y también lo que significaba como jefe de la aldea.

El jefe prohibió su salida de la aldea y la mantuvo confinada en un lugar que solamente ellos dos conocían, era un pequeño risco alejado de la casa de los padres. Día a día la hija fue entristeciéndose por la pena tan grande que su padre la hacia pasar. Dejo de comer y beber hasta llegar a la muerte.

En el lugar donde fue confinada la hija fue enterrada, era un lugar alejado del pueblo, fue elegido por miedo a la vergüenza que supuso para toda la familia. Este pequeño risco fue creciendo día a día, metro a metro hasta convertirse en la montaña de Lang Bien, con sus 2.163 m. donde habita el espíritu de una mujer. De otra parte, el chico enfermo de sufrimiento: dejo de comer y beber. Posteriormente también murió dando lugar al crecimiento de otra montaña llamada Bi Dup de 2.287 metros donde vive aún espíritu de un hombre. Desde el pico de ambas montañas, si miras con mucha atención, se puede ver como llora la montaña Lang Bien, como sus lágrimas se encauzan montaña abajo, hasta llegar a formar los afluentes que posteriormente desembocaran en el río Dung. Desde la montaña Bi Dup, también se puede ver como llora; como las lágrimas discurren por la montaña hasta formar los afluentes que desembocan en el rió Da Nhim. Si se mantiene el silencio, se dice que se puede escuchar como ellos, los novios, aun se comunican a través de la montaña.

PicsArt_06-10-12.55.18

Seguir leyendo “Cuentos de Vietnam. Varios”

Amor de primavera. Vietnam.

Amor de primavera

10672317_10152774504681385_78266224942P50153999_n copiar

Hace muchos años, en un lejano país, vivía una hermosa joven, era muy bonita y, además, una bordadora primorosa, por lo que muchos hombres ricos la pretendían como esposa, pero ella los rechazaba.

La muchacha decía: Sólo me casaré con el hombre que pueda teñir los hilos de rosca de una rosa que no se decolore, además debe tejer diez metros de seda sin uniones”.

A cierta distancia de allí, vivía un joven tejedor. Un día, una avecilla volando se había enredado en su telar rompiéndose un ala. El muchacho cuido del pájaro hasta que recobro su salud, después de aquello siempre permanecieron juntos ave y joven. Así cuando, aún muy joven, sus padres murieron su única compañía fue el pajarillo. Poco antes de morir, la madre del tejedor había plantado un árbol en el patio de la casa.

Un día, el pájaro trajo noticias importantes. – No muy lejos de aquí vive una muchacha hermosísima- dijo el animalillo.- Es una hábil bordadora, y ha dicho que se casará con el hombre que pueda tejer diez metros de seda sin costuras y que tiña el hilo de rosca en un color rosa que no decolore jamás .”

El muchacho eligió sus mejores hilos de seda y comenzó a tejer. Para él, tejer diez metros de seda sin costuras no era problema, pero ¿Cómo teñir la seda en el color rosa que no se desluce nunca?…

Afortunadamente, el pájaro tenía la solución. Condujo al muchacho ante un hada, que vivía en las montañas .Ésta era también una bordadora sin rival y, después de escuchar la historia del tejedor, prometió ayudarle.

– Todos los colores palidecen con el tiempo- dijo el hada.

– E l único tinte que no pierde color es la sangre. Debes pincharte los dedos y recoger la sangre, después úsala para teñir la seda. ”

El joven siguió las instrucciones del hada pero, después de siete días, había perdido tanta sangre que apenas podía tenerse en pie. Pero el pájaro le ayudaba, trayéndole alimentos y hierbas medicinales para curar sus heridas. Por fin tras diez días de sufrimientos, los hilos de rosca estuvieron teñidos con un hermoso tono rosa envueltos en un bonito paño.

Acompañado por el pájaro, el muchacho llevó el fruto de su esfuerzo a la casa de la muchacha. Sus pretendientes ricos estaban también allí, todos habían llevado sus trabajos de seda y los paquetes con hilos de rosca. La muchacha recogió los paños de seda y los hilos de rosca. Entonces tomó un pequeño espejo y una aguja, que había heredado de su padre; sostuvo el espejo cerca de la tela y, en la imagen del espejo, vio las costuras de los paños y enhebrando un hilillo rosado en su aguja, vio que el color era pálido. La muchacha repitió estas pruebas con todos los trabajos de los pretendientes, hasta que llego al paño tejido por el joven.

Mirando en su espejo, vio que la seda brillaba como la superficie de un lago. Y cuando examinó con su aguja el hilo del tejido, brilló intensamente en un color rosa profundo. Era tan bonito que la muchacha accedió de inmediato a casarse con el tejedor. La gente corrió a felicitar a la pareja, pero los pretendientes ricos despreciados por la muchacha se marcharon muy enojados.

Uno de estos pretendientes, despechado, fue a ver al rey, un anciano que, debido a su miedo irracional al fuego, nunca había salido de su palacio. A pesar de su avanzada edad, el anciano rey gustaba de la compañía de hermosas y jóvenes muchachas. Al escuchar la historia de la bella tejedora, el rey ordenó que fuese conducida a su presencia.

La feliz pareja, entre tanto, no era consciente del peligro que se cernía sobre ellos.

Cierto día mientras la muchacha estaba ocupada en bordar una camisa de seda, su marido confesó como había teñido los hilos de aquel color rosa, entonces ella emocionada bordó unas flores en la camisa con cinco pétalos como cinco son los dedos, como símbolo de amor a su marido.

La camisa era tan hermosa que la gente venia para admirarla. Una mañana acababa de ponérsela cuando aparecieron los soldados del rey, apresaron al tejedor y se llevaron a la muchacha por la fuerza, el pájaro intentó ayudarles, pero fue herido de muerte por un soldado.

El viaje hasta el palacio real era largo y cuanto más se alejaba de su hogar, más desesperada estaba la muchacha. Rasgó las flores bordadas de su camisa y las lanzó al viento y e imploró una petición: – Por favor lleva estas flores a mi amor”.

El viento cumplió su súplica llevando las flores bordadas hasta donde estaba su esposo. Cuando por fin el tejedor llegó a la casa, se sorprendió al ver el árbol que su madre había plantado cubierto de flores rosas.

La muchacha incapaz de soportar vivir con un rey viejo, se quitó la vida ahorcándose con su camisa de seda. Cuando los soldados llegaron al palacio, fueron convocados ante el rey y explicaron que la muchacha, echando de menos a su marido, se había matado . Al oír esto, el rey se encolerizó tanto que ordenó a sus hombres volver encarcelar al tejedor.

Cuando, a la mañana siguiente, el tejedor volvió junto al floreciente árbol, oyó un susurro en el viento.

– Amor mío, debo ocultar las flores antes de que los soldados del rey las destruyan, tienes que marcharte, huye lejos de aquí -. Nada más escuchar las palabras soplo un fuerte viento que cambio el color de las flores y se marchitaron.

El muchacho decidió ir a la capital, porque todavía esperaba encontrar a su esposa, pero antes, se detuvo en la casa del hada, ésta le dijo:

-Si quieres ver a tu esposa debes matar al malvado rey pero para tener éxito necesitarás la ayuda del pequeño pajarillo- advirtió el hada.

-Pero el pájaro está muerto -. Se lamentó el tejedor, -no puedo devolverle la vida-

Entonces el hada le dijo: Entierra el cuerpo del ave bajo el árbol que tu madre plantó y cuando llegue la primavera y se levanten los muertos, el pajarillo volverá a la vida -.

El tejedor siguió sus instrucciones y, a la primavera siguiente, unos pequeños brotes rosados aparecieron en el árbol. Días más tarde, el pájaro apareció. Acompañado por el pájaro, el tejedor reemprendió viaje hacia la capital disfrazado como vendedor de carbón y llevando un ramillete de flores rosadas.

Cuando llego a la corte, el tejedor se acercó a un guardia y solicitó permiso para presentar al rey las flores. El rey ordenó al extranjero que se acercase y se agachó para admirar la frescura de las flores, en ese instante la rama estalló repentinamente en llamas. El fuego quemo la barba del rey y las llamas se extendieron rápidamente por sus trajes hasta abrasarlo.

No era magia, lo que había sucedido es que el astuto tejedor había colocado un pedazo de carbón encendido en el ramillete y, al acercarse el rey, había soplado sobre las ascuas, provocando un pequeño fuego que rápidamente prendió las ropas del rey.

El joven encontró la camisa con la que su esposa se había quitado la vida, la enterró bajo el árbol de su madre. A la mañana siguiente, la camisa estaba cubierta de flores.

El pájaro entonces condujo al tejedor hasta un denso bosque. Dentro del hueco que había en un gran tronco de árbol, estaba el cuerpo de su esposa. Después el pájaro dio instrucciones: el joven envolvió el tronco en la camisa y de repente, se quebró la madera del tronco en millares de astillas, la joven apareció y caminando se acercó al joven. El tejedor, su esposa y el pájaro regresaron a su casa impacientes por compartir su felicidad, se presentaron a sus vecinos con las flores rosadas de su árbol. Estas flores de color rosa, ahora son conocidas como flores de melocotón, son un símbolo de la dedicación y del amor. Cada primavera, estas hermosas flores reaparecen, al igual que el amor de los fieles amantes.

13882619_594177794040472_8116090720083538816_n

Seguir leyendo “Amor de primavera. Vietnam.”

La llorona y otros relatos.

Breves relatos populares mexicanos.

picsart_1471828517776.jpg

Casi todos los relatos que aquí se reproducen fueron recogidos en

Xochimilco, un antiguo pueblo indígena que ahora pertenece a la ciudad

de México, famoso por sus canales de agua, donde existe la costumbre

de escenificar la leyenda de la Llorona en noviembre, a propósito del

día de Muertos.

Desde hace varios años, los xochimilcas se han empeñado

en recuperar su historia. En buena medida esto explica por qué,

cuando a los entrevistados se les preguntó si sabían quién era la Llorona,

no dudaron en dar una versión sobre esta mujer fantasmal que, según

Ellos, deambula por esa región desde hace mucho tiempo.

Araceli Campos Moreno

Facultad de Filosofía y Letras, UNAM

 

  1. [El perro-nagual]

Y siempre las señoras hacían tortillas en canastos grandes. Siempre las

hacían en la noche para el otro día llevárselas a vender. Y siempre les

faltaban las tortillas. Decían:

—¿Pues qué pasaría?, ¿quién se llevará las tortillas que ponemos en

los canastos para vender?

Y que un día dicen que llega…, que dicen que estaban paradas espiando

a ver quién y que dicen que era, pues, un perro que se llevaba las tortillas.

Y sacan el machete y que le dan al perro, y se fue sangrando el perro. Y al

otro día que amaneció se fueron siguiendo la sangre del perro. Entonces se

siguió y se siguió, y al llegar a una casita ahí terminó la sangre. Entonces,

pues, tocaron, y salieron, y era una viejita que estaba herida.

Juana Chavel García, vendedora de “milagritos

y estampitas”,1 D. F., junio, 2007.

  1. [El carnicero nagual]

Nos cuenta mi papá algo del nagual: dice que había un carnicero que

siempre tenía mucha carne y manteca y siempre de la mejor en Todos

Santos, en diciembre, y muchos guajolotes. Y una noche iba mi papá y

un amigo bien borrachos cuando vieron un burro que llevaba cargando

un marrano, pero bien grandote. Pero iba solo, y como no tenía dueño,

que lo agarran y se fueron caminando con el burro. Pero después de un

rato el burro se convirtió en el carnicero y les dijo que no lo delataran y

les daba carne y manteca y dinero si querían. Y por el asombro y miedo

aceptaron. Después de un tiempo lo mataron en un corral cuando se

estaba robando unos guajolotes, y se hizo gente,2 y se acabó el nagual.

Silvestre Moreno Romero, chofer, San Nicolás

Tetipanapa, Puebla, mayo, 2007.

1 Originaria de San Juan del Río, Querétaro. La informante vende su mercancía

en La Profesa, iglesia situada en el centro de la ciudad de México.

2 Se hizo gente, ‘Se convirtió en humano’.

 

  1. [La muchacha que bebía sangre]

Una muchacha se casó con un muchacho. Entonces se la llevó a vivir con

sus papás, el muchacho. Entonces ella no comía ni comida ni sal ni cosas,

pero ella se iba diario a visitar a su mamá, y decían:

—¿Por qué no querrá ella comer aquí?

Decían:

—Pues quién sabe, decían, es que no quiere comer, dicen, y así es

todo el tiempo.

Entonces se iba para su casa de su mamá y allí llegaba, y veían cómo

se tomaba la sangre en botellas. Entonces no quería la sal porque era

bruja.

Juana Chavel García, D. F., junio, 2007.

  1. [La mujer-víbora]

Dicen que en una barranca, en el cerro de Jazmín, en Hidalgo, hay una

mujer que dice siempre que por favor la saquen. Es una mujer muy bonita.

Entonces van y se bajan y la suben cargando, pero ya como a medio

camino les empieza a pesar mucho, y ya cuando se voltean3 (porque pesa

y van avanzando y va pesando más)…, y resulta que cuando se voltean

es una víbora enorme. Y la tiran. Y entonces se queda llorando, porque

además la dejan peor.

Bianca Ávila, curandera,4 D. F., mayo, 2007.

3 se voltean: ‘vuelven la mirada’.

4 Blanca Ávila y su esposo trabajan haciendo “limpias” a un lado del Museo

del Templo Mayor, en el centro de la ciudad de México. Con el humo del copal

zahuman a sus clientes, al mismo tiempo que rezan oraciones. La “limpia” se

hace para quitar cualquier mala influencia, hechizo o mal de ojo; es una técnica

muy practicada por los curanderos mexicanos.

 

  1. [Las víboras de oro]

Son unas víboras color oro muy grandotas que tú te encuentras; pero si

es tu suerte, les echas el sombrero a ese animal, y se queda convertido en

centenarios de oro. Y es porque antiguamente tenían un cinturón normal

que estaba hueco; entonces los hombres, como antes el dinero era pura

moneda de oro y plata, rellenaban sus cinturones de monedas. En donde

se aparece una víbora dorada no es una víbora, es dinero para ti.

Andrea Venegas Don, Río Verde, San Luis Potosí,

junio, 2007.

  1. [Los duendes]

En ese pueblo había de todo: lloronas; autiotas, que eran mujeres que les

pegaban a las otras mujeres que veían embarazadas, porque las autiotas

no se podían embarazar, porque habían abortado, y ese era su castigo;

duendes, con esos nos poníamos a jugar yo y mis hermanos. Eran unos

niñitos chiquitos y siempre andaban encuerados, andaban por donde

íbamos a sacar agua dulce, y cuando nos acercábamos nos aventaban

piedras, y nosotros se las regresábamos y así jugábamos.

Silvestre Moreno Romero, chofer, mayo, 2007.

  1. [Donde corre el agua]

Te voy a contar una historia de lo que nos pasó a mí y a mi hermano y dos

primos. Allá en mi pueblo, teníamos como diez y doce años, y nos salimos

a jugar. Y llegamos bien noche, y para que mi papá no nos pegara

nos escondimos en un gallinero que tenía una ventanita que daba hacia

la calle. Y había luna llena. Cuando vimos que venía bajando una señora

y pensamos que era mi tía Toña, que nos andaba buscando. Y cuando

iba pasando frente de nosotros sentimos que nos jalaban de los pelos y

vimos que no pisaba el suelo, y pasó como a diez metros de donde está-

bamos nosotros. Como que volteó, y le vimos su cara como de caballo, y

decía “¡ay, mis hijos!” Traía una canasta en el brazo y un rebozo cruzado

Diez relatos de seres fantásticos en la tradición oral mexicana 73

en el cuerpo. La Llorona no nada más ese día se apareció: cada que llovía

se oía gritar por las barrancas donde corre el agua.

Silvestre Moreno Romero, chofer, mayo, 2007.

  1. [La Llorona o Cihuacóatl]

La Llorona o Cihuacóatl es una diosa xochimilca, madre de los xochimilcas.

Este, en la época prehispánica existieron varios dioses, incluyendo

a la Cihuacóatl. A la llegada de los españoles ella predijo todo lo que

iba a pasar, toda la destrucción que iban a tener, y ella empezó a llorar:

“¡ay, mis hijos!”, que era en esa época de guerra y destrucción. Cuando

llegaron los españoles, empezaron a tirar todos sus templos, sus dioses,

que eran de piedra, y les impusieron la religión católica. Los españoles

escucharon que había una mujer que lloraba entre los canales y las calles;

al no poder pronunciar Cihuacóatl, pusieron la Llorona, de ahí el nombre.

Es entonces por eso que le dicen que la Llorona, pero en realidad es la

Cihuacóatl, la que dijo, la que gritaba “¡ay, mis hijos!”, que eran en esa

época de guerra y destrucción.

Ana Teresa Cruz, ama de casa, Xochimilco, D. F.,

mayo, 2007.

  1. [La novia]

Uno de mis muchachos me platicó que un día fueron a una fiesta, este,

salieron de la fiesta y por allá vieron a una novia, ¿no? Entons, vieron a

una novia, y el otro amigo dijo:

—¡Mira!, dice, ¡ya se salió la novia!, ¡vamos a seguirla!

Y dice que el otro joven la siguió, y que cuando se quiso dar cuenta, en

un poste dio la vuelta, y cuando se dieron cuenta ya estaba hasta la otra

esquina. Que entonces dijeron: “¡es la Llorona!”, y que el otro muchacho

se murió porque quiso seguir a la Llorona.

Hortensia García, comerciante, Xochimilco, D. F.,

mayo, 2007.

 

  1. [La mujer que flotaba en el aire]

Que un borrachito que en la noche andaba en la calle y que vio una mujer

muy bella y la fue siguiendo, la fue siguiendo, pero se dio cuenta de que

no caminaba, sino que iba flotando en el aire, que iba caminando con

una falda blanca muy larga, pero se veía que no daba paso, sino que iba

flotando en el aire. Cuando en eso ya, la quiso alcanzar…, porque para

verla…, y que voltea la cara y que grita: “¡aaay, mis hijos!” Es lo de la

Llorona, se le quitó hasta la borrachera. Es un hecho real.

Alejandro Hernández, comerciante, Xochimilco,

  1. F., mayo, 2007.
  2. [La mujer de blanco]

Uno de mis abuelitos, al venir con unos vecinos caminando sobre una

avenida larga —ya eran más de las doce de la noche—, se encontraron

una persona de blanco y de cabello largo que iba caminando. Ya dice

que cuando en el momento que pasa junto a ellos los roza con el codo.

Al llegar a la casa, él queda completamente ya sin voz y mudo. ¿Y las

otras personas? Una de ellas falleció, ¡ah!, y se lo atribuyeron a ella. Y el

otro, al despertar, pues se dio cuenta, pues, que ya no podía hablar para

nada. Y con humo solamente le fueron limpiando los oídos para que

poco a poco fuera recuperando la voz, era eso. [Entrevistador: ¿Y era la

Llorona?] Sí, por lo que cuentan, pues sí; toda de blanco, y le digo que

flotaba. Entonces eso es lo que contaban, por la hora le digo que era la

Llorona.

Eva Sandoval, comerciante, Xochimilco, D. F.,

mayo, 2007

Seguir leyendo “La llorona y otros relatos.”