Juan Rulfo. Es que somos muy pobres

Es que somos muy pobres

! a   sss.jpg RulforDDD

Aquí todo va de mal en peor. La semana pasada se murió mi tía Jacinta, y el sábado, cuando ya la habíamos enterrado y comenzaba a bajársenos la tristeza, comenzó a llover como nunca. A mi papá eso le dio coraje, porque toda la cosecha de cebada estaba asoleándose en el solar. Y el aguacero llegó de repente, en grandes olas de agua, sin darnos tiempo ni siquiera a esconder aunque fuera un manojo; lo único que pudimos hacer, todos los de mi casa, fue estarnos arrimados debajo del tejabán, viendo cómo el agua fría que caía del cielo quemaba aquella cebada amarilla tan recién cortada.
Y apenas ayer, cuando mi hermana Tacha acababa de cumplir doce años, supimos que la vaca que mi papá le regaló para el día de su santo se la había llevado el río
El río comenzó a crecer hace tres noches, a eso de la madrugada. Yo estaba muy dormido y, sin embargo, el estruendo que traía el río al arrastrarse me hizo despertar en seguida y pegar el brinco de la cama con mi cobija en la mano, como si hubiera creído que se estaba derrumbando el techo de mi casa. Pero después me volví a dormir, porque reconocí el sonido del río y porque ese sonido se fue haciendo igual hasta traerme otra vez el sueño.
Cuando me levanté, la mañana estaba llena de nublazones y parecía que había seguido lloviendo sin parar. Se notaba en que el ruido del río era más fuerte y se oía más cerca. Se olía, como se huele una quemazón, el olor a podrido del agua revuelta.
A la hora en que me fui a asomar, el río ya había perdido sus orillas. Iba subiendo poco a poco por la calle real, y estaba metiéndose a toda prisa en la casa de esa mujer que le dicen la Tambora. El chapaleo del agua se oía al entrar por el corral y al salir en grandes chorros por la puerta. La Tambora iba y venía caminando por lo que era ya un pedazo de río, echando a la calle sus gallinas para que se fueran a esconder a algún lugar donde no les llegara la corriente.
Y por el otro lado, por donde está el recodo, el río se debía de haber llevado, quién sabe desde cuándo, el tamarindo que estaba en el solar de mi tía Jacinta, porque ahora ya no se ve ningún tamarindo. Era el único que había en el pueblo, y por eso nomás la gente se da cuenta de que la creciente esta que vemos es la más grande de todas las que ha bajado el río en muchos años.
Mi hermana y yo volvimos a ir por la tarde a mirar aquel amontonadero de agua que cada vez se hace más espesa y oscura y que pasa ya muy por encima de donde debe estar el puente. Allí nos estuvimos horas y horas sin cansarnos viendo la cosa aquella. Después nos subimos por la barranca, porque queríamos oír bien lo que decía la gente, pues abajo, junto al río, hay un gran ruidazal y sólo se ven las bocas de muchos que se abren y se cierran y como que quieren decir algo; pero no se oye nada. Por eso nos subimos por la barranca, donde también hay gente mirando el río y contando los perjuicios que ha hecho. Allí fue donde supimos que el río se había llevado a la Serpentina, la vaca esa que era de mi hermana Tacha porque mi papá se la regaló para el día de su cumpleaños y que tenía una oreja blanca y otra colorada y muy bonitos ojos.
No acabo de saber por qué se le ocurriría a la Serpentina pasar el río este, cuando sabía que no era el mismo río que ella conocía de a diario. La Serpentina nunca fue tan atarantada. Lo más seguro es que ha de haber venido dormida para dejarse matar así nomás por nomás. A mí muchas veces me tocó despertarla cuando le abría la puerta del corral porque si no, de su cuenta, allí se hubiera estado el día entero con los ojos cerrados, bien quieta y suspirando, como se oye suspirar a las vacas cuando duermen.
Y aquí ha de haber sucedido eso de que se durmió. Tal vez se le ocurrió despertar al sentir que el agua pesada le golpeaba las costillas. Tal vez entonces se asustó y trató de regresar; pero al volverse se encontró entreverada y acalambrada entre aquella agua negra y dura como tierra corrediza. Tal vez bramó pidiendo que le ayudaran. Bramó como sólo Dios sabe cómo.
Yo le pregunté a un señor que vio cuando la arrastraba el río si no había visto también al becerrito que andaba con ella. Pero el hombre dijo que no sabía si lo había visto. Sólo dijo que la vaca manchada pasó patas arriba muy cerquita de donde él estaba y que allí dio una voltereta y luego no volvió a ver ni los cuernos ni las patas ni ninguna señal de vaca. Por el río rodaban muchos troncos de árboles con todo y raíces y él estaba muy ocupado en sacar leña, de modo que no podía fijarse si eran animales o troncos los que arrastraba.
Nomás por eso, no sabemos si el becerro está vivo, o si se fue detrás de su madre río abajo. Si así fue, que Dios los ampare a los dos.
La apuración que tienen en mi casa es lo que pueda suceder el día de mañana, ahora que mi hermana Tacha se quedó sin nada. Porque mi papá con muchos trabajos había conseguido a la Serpentina, desde que era una vaquilla, para dársela a mi hermana, con el fin de que ella tuviera un capitalito y no se fuera a ir de piruja como lo hicieron mis otras dos hermanas, las más grandes.
Según mi papá, ellas se habían echado a perder porque éramos muy pobres en mi casa y ellas eran muy retobadas. Desde chiquillas ya eran rezongonas. Y tan luego que crecieron les dio por andar con hombres de lo peor, que les enseñaron cosas malas. Ellas aprendieron pronto y entendían muy bien los chiflidos, cuando las llamaban a altas horas de la noche. Después salían hasta de día. Iban cada rato por agua al río y a veces, cuando uno menos se lo esperaba, allí estaban en el corral, revolcándose en el suelo, todas encueradas y cada una con un hombre trepado encima.
Entonces mi papá las corrió a las dos. Primero les aguantó todo lo que pudo; pero más tarde ya no pudo aguantarlas más y les dio carrera para la calle. Ellas se fueron para Ayutla o no sé para dónde; pero andan de pirujas.
Por eso le entra la mortificación a mi papá, ahora por la Tacha, que no quiere vaya a resultar como sus otras dos hermanas, al sentir que se quedó muy pobre viendo la falta de su vaca, viendo que ya no va a tener con qué entretenerse mientras le da por crecer y pueda casarse con un hombre bueno, que la pueda querer para siempre. Y eso ahora va a estar difícil. Con la vaca era distinto, pues no hubiera faltado quién se hiciera el ánimo de casarse con ella, sólo por llevarse también aquella vaca tan bonita.
La única esperanza que nos queda es que el becerro esté todavía vivo. Ojalá no se le haya ocurrido pasar el río detrás de su madre. Porque si así fue, mi hermana Tacha está tantito así de retirado de hacerse piruja. Y mamá no quiere.
Mi mamá no sabe por qué Dios la ha castigado tanto al darle unas hijas de ese modo, cuando en su familia, desde su abuela para acá, nunca ha habido gente mala. Todos fueron criados en el temor de Dios y eran muy obedientes y no le cometían irreverencias a nadie. Todos fueron por el estilo. Quién sabe de dónde les vendría a ese par de hijas suyas aquel mal ejemplo. Ella no se acuerda. Le da vueltas a todos sus recuerdos y no ve claro dónde estuvo su mal o el pecado de nacerle una hija tras otra con la misma mala costumbre. No se acuerda. Y cada vez que piensa en ellas, llora y dice: “Que Dios las ampare a las dos.”
Pero mi papá alega que aquello ya no tiene remedio. La peligrosa es la que queda aquí, la Tacha, que va como palo de ocote crece y crece y que ya tiene unos comienzos de senos que prometen ser como los de sus hermanas: puntiagudos y altos y medio alborotados para llamar la atención.
-Sí -dice-, le llenará los ojos a cualquiera dondequiera que la vean. Y acabará mal; como que estoy viendo que acabará mal.
Ésa es la mortificación de mi papá.
Y Tacha llora al sentir que su vaca no volverá porque se la ha matado el río. Está aquí a mi lado, con su vestido color de rosa, mirando el río desde la barranca y sin dejar de llorar. Por su cara corren chorretes de agua sucia como si el río se hubiera metido dentro de ella.
Yo la abrazo tratando de consolarla, pero ella no entiende. Llora con más ganas. De su boca sale un ruido semejante al que se arrastra por las orillas del río, que la hace temblar y sacudirse todita, y, mientras, la creciente sigue subiendo. El sabor a podrido que viene de allá salpica la cara mojada de Tacha y los dos pechitos de ella se mueven de arriba abajo, sin parar, como si de repente comenzaran a hincharse para empezar a trabajar por su perdición.

 

ENSAYO LUVINA

 
1
LA GEOPOÉTICA DE LA SOLEDAD EN LUVINA
DE JUAN RULFO
ResumenJuan Rulfo, a través de Luvina, muestra un daguerrotipo de la soledad como un mediosugerente de la finitud del hombre y la inexistencia del tiempo. El presente ensayo, elsustento en la teoría y la crítica sobre la geopoética de Antonio Garrido, buscalos espacios de la Luvina como una alusión y un estado de pasividad constante en la esperade la muerte; Esto es a través del lenguaje y las descripciones del espacio literario, dondecada lugar que se recorre elUna atmosfera lector plantaron Que absorbé a Los personajesPalabras clave: geopética, luvina, soledad, muerte, espacio.
El llano en llamas
 de Juan Rulfo es una obra conformada por una serie decomplejos relatos, los cuales remiten a contextos relacionados con la época posterior a la revolución, la despoblación del área rural y la proyección del individuo ante lavida. Si bien, cada contexto Representar una constante temática en la escritura de Rulfo y lapresencia a través de los elementos literarios compositivos: la narrativa, los personajes e incluso el lenguaje.Cada Uno de los Elementos de la literatura rulfiana abordan el tema SEGÚN SUS propiedades tanto inherentes s, sin embargo de la ONU Existe el Elemento¿Cuál es el impacto?El espacio como tal, tiene existencia en el mundo narrado por el medio de la enunciación, se concibe que lo que se narra ofrece, lo que se denomina por Pimentel,
Como “información narrativa”.Esta información transmite significaciones d el relato a
a través de los Referencias lingüísticas de los empleados.
 A partir de los elementos referidos en la lengua je, existe una significación previamente registrada en elnivel de actuar huma no. Se habla de una relación de espacio en un sistema mental para posteriormente proyectarse en fuera, en el espacio.
De acuerdo a Pimentel, el texto presenta los espacios a través de dosorganizaciones. Por un lado la relación descriptiva del orden cronológico, y por otra parte, se realiza un entramado que presenta los espacios. En ambos aspectos, el lenguaje es el medio que permite comprender la representación del espacio.
 De esta manera, se propone la Dimensión espacial del relato
Donde se lleva a cabo en el lector que se produce en el lector, debido al uso de los recursos descriptivos codificados en el texto (Pérez Daniel 42).Dicho esto, se comprende que Rulfo revela a través de los ambientes y el contexto (del
topos
Alabama
logos
) esbozo social y existencial de la época dadas en la construcción espacial literaria.En el presente ensayo, se planea llevar a cabo una revisión de los espacios presentes en la obra de Rulfo, específicamente en el cuento
 Luvina
 de la antología de
 El llano en llamas;
 para así identificar una propuesta geopoética en torno a la soledad planteada a partir de las relaciones espaciales presentes s. Para ello se precisa del sustento teórico propuesto por Antonio Garrido, quien aborda la teoría del espacio a partir de la tipología referencial, simbólica y narrativa existente en la reconstrucción topográfica del texto.
En principio existe la historia desarrollada en Luvina
 La historia es narrada por un anciano. Si bien, durante la conversación, que en realidad es un monólogo describe el pueblo como un lugar malo con el fin de convencerlo de que no vaya.
 Esto lleva a distinguir los criterios de selección para el estudio del espacio. Por un lado, la composición cuantitativa de lo espacial, temporal y actoral y por otro lado, la cualitativa, que funciona como filtro para obtener la información narrativa.
 En este caso, las relaciones del espacio en los cuentos tienen una relación literal y simbólica de acuerdo en el contexto que se presentan. Cada unode los espacios tiene una carga Significativa Que permite Comprender la Relación sociales o existencial de Los personajes de los cuentos.
Se encuentra en un diálogo, porque existe un mensaje ausente, el cual no ha dicho palabra alguna.
En este relato, no hay actividades ajenas a las del narrador, se centra en describir San Juan Luvina como un lugar malo para vivir, donde se vive en la monotonía, una ciudad demasiado silenciosa, aburrida, donde nunca pasa nada y los años transcurren rápido Hasta esperar la muerte, y siempre hay un viento pernicioso. Un pueblo del cual el narrador se fue, desgastado y por el paso del tiempo.En el caso del presente cuento, sólo existe la voz del profesor quien describe la podredumbre de Luvina en el tema de la tierra sin vida, la inexistencia del tiempo y la muerte como fin último de sus habitantes; donde la soledad es un elemento que se rememora a través de las constantes temáticas.En este relato se puede apreciar el estilo de Rulfo; Aquel que culmina en la relación y el empleo del lenguaje. Si bien, es un recurso estilístico que trasciende porun lector a una posición de espectador comprensivo, uno que tiene que configurara los personajes con la atmósfera en que se puede. Esta es la perspectiva que tiene Carmen de Mora, quien piensa en Rulfo como escritor del tipo visual. Rulfo no cuenta, no explica nada, escoge un paisaje, de vida a unos personajes y deja al lector atento y vigila al murmullo de sus monólogos y Al laconismo de sus voces. Esta es una marca fija que la crítica identificacion el estilo de Rulfo, pero no la única Si el sonido es una de las fidelidades del escritor, todo cuanto sucede en
 El llano en llamas
O nace de él o del ojo que lo ve/

(El llano en llamas o Paisaje desolado de Juan Rulfo 86-87)El análisis de la espacialidad dado en el texto Rulfiano conlleva una revisión de los lugares, tanto simbólicos como literales (dentro del panorama literario),Presentes en el lenguaje de los personajes. Dicho entorno nace en  El espacio de la tienda es una aproximación del espacio como realidad a partir de la cual se proyecta el espacio de Luvina. Garrido considera dentro de la tipología del espacio literario que pueden existir a través de los factores esenciales paracaracterizar un nivel narrativo.Siendo por definición un fenómeno verbal y textual (R. Gullón: 1980, 83ss;J. Weisgerber: 1978, 10) y de ficción, el espacio literario incluye otras respuestas de acuerdo con el grado de aproximación al mundo objetivo. Así,Cabria Hablar de Espacios construidos de Acuerdo Con El Modelo del espacio referencial. (El texto narrativo 107)El espacio literario admite Hacer Consideraciones de Otros Espacios DENTRO DEL texto En el caso de la tienda, esta presenta los elementos topográficos dinámicos, muy por el contrario de lo que implican los evocados en Luvina; de igual manera existen otras referencias como el aire, el cual es apenas percibido. Si bien este espacio es el contrapunto; ESTA Lleno de Vida y Actividad, Funciona Como punto de contemplación u npartir del cual sea el propio lector (ya mar Nosotros o el oyente Que esta con el profesor)Pueda Llevar un cabo de la Asociación Entre El Pueblo de Luvina un paisaje Que Existe Como un recuerdo de la soledad y la inexistencia del tiempo, donde los lugares carecen de vida yl os habitantes esperan su propia muerte; o bien la tienda, que precisa un lugar lleno de vida por los referentes cronotópicos

 Presenta, como son los niños jugando, el cantinero que sirve las bebidas, el río y las plantas que crecen a su orilla. Incluso el propio personaje existe en relación al espacio en que son Cabe señalar que el espacio es narrado por un personaje que abandonó Luvina,por lo que existe una estricta relación con este y los propios habitantes, pues como
 De acuerdo a lo abordado por Antonio Garrido, el cronotopo cobra la relevancia de la manera en que preside un conocimiento sensorial
 – 
los sentidos adoptan una expresión necesita espacio-temporal
 – 
Los cambios en el texto.
explica Antonio Garrido Domínguez
: – […]
 Hay que señalar que el espacio nunca es indiferente para el personaje. Las más de las veces el espacio funciona como metonimia o
metáfora del personaje.‖
(El texto narrativo 106). Esta concepción y la influencia del espacio proyectado en los personajes es una relación continua entre los temas de Rulfo dados en su narración. Cada espacio está relacionado con los elementos en las Vivencias de los personajes.A partir de este cuento, se determina una característica particular del espacio mejorado por Juan Rulfo (existe un esbozo del espacio mediante el empleo del lenguaje que se denota en los sucesivos paisajes literarios, diferentes unos de otros), pues el espacio se vuelve un cúmulo de descripciones
13
 Que logran influir en los personajes. Si bien, el narrador presenta perspectivas diversas de acuerdo a lo trazado por el Desarrollo en la espacialidad un Través De Los Referentes Textuales, la implicación simbólica y representativa Que Cada Uno refiere.
 Luvina
 es un texto que conlleva una lectura de entornos lacónicos, donde los principales elementos descriptivos conducen una lectura de respuestas alusivos a la soledad, y cómo ya se ha comentado, expresado mediante el empleo del lenguaje particular para la propia muerte (ya sea un a partir de la inexistencia del tiempo en el fin último de todo hombre). Asimismo, dentro del propio espacioliterario, se trata de una alteración entre la rememoración de los espacios, un espacio real, suscitado mediante un personaje y un proyecto desde su perspectiva.Por otra parte, y refiriendo un planteamiento de la geopoética, Rulfo deja entrever en el uso de Su lenguaje, una diversificación de construcciones espaciales, dadas en los temas de la soledad, a partir de puntos específicos y de carga significativa(espacio referencial y espacio simbólico). Logra establecer el espacio como un componente de la estructura narrativa, le confiere importancia al lenguaje. Su
 Aunque algunas de las descripciones propuestas en el texto son breves, conllevan una fuerte influencia en los personajes y se suman a La caracterización del espacio envolvente.
La comprensión del concepto, el espacio narrativo, es ante todo una realidad textual delos personajes, esas virtualidades depen den en primert érmino del poder del lenguaje A partir del panorama descriptivo, Rulfo confiere una facultad de interpretación al lector mediante el uso de algunos cronotopos; Aquellos Indicios Espaciales y temporales Que se refieren en la Expresión Cobran relevancia a Través de las implicaciones connotativas y evocativas Que Poseen, Como Es El caso de Los Colores, Las Palabras para describir Escenarios from PUNTOS Distintos o los distanciamientos Entre los espacios. Suscitan una serie de componentes indirectos de la narración al lado del tiempo. De modo que la comprensión del espacio puede ser deconstruida en el lenguaje.
Trabajos citados
De Mora Valcércel, Carmen. «El llanoen llamas o el Paisaje desolado de juan rulfo. »
Filologia hispalensis
 1.4 (1991): 85-94.Garrido Domínguez, Antonio.
 El texto narrativo
. Síntesis, 1993.Pérez Daniel, Gustavo Herón.
 Análisis estructuraly propuesta sociocr Historiasobre lashistorias de Lotanza, de David Tosca.n / A
. San Nicolas deLos Garza: UniversidadAutónoma de Nuevo León, 2004.Rulfo, Juan.
 El llano en llamas
. México: Fondo de CulturaEcónomica, 1981.Por Jesús Eduardo Mendoza CastellanosUniversidad Autónoma de Chihuahua j
 …..

PEDRO PÁRAMO Y EL DANTE

Tesis a sostener: En el transcurso de la obra de Juan Rulfo, Pedro Páramo, destaca un aspecto místico el cual sugiere que la obra contiene una paralela similitud a la de el Infierno en la divina comedia, escrita por Dante de Alighieri.

Comala, el destino de Juan Preciado, se va modificando junto con sus personajes y representa en si un símbolo que persiste hasta el final, donde el autor la describe como la descendencia a un lugar habitado por almas en pena para encontrarse a si mismo.

Como introducción se pretende dar entendimiento a que es el concepto del infierno: De acuerdo a la Real Academia Española hace referencia a un lugar donde los condenados sufren, después de la muerte, el castigo eterno. En el caso de Comala, se interpretada como el lugar en donde permanecen las esperanzas frustradas por que todos los personajes que ahí murieron y tuvieron una ilusión la cual nunca pudieron concretar o no alcanzaron un estado de gracia1, incluso algunos perdieron la esperanza de la vida y se paralizaron junto con el pueblo para esperar su muerte, razón por la cual están condenados a permanecer eternamente en Comala.

Volviendo al concepto de Comala podemos analizar la siguiente pregunta: ¿El descenso de Juan Preciado a Comala representa su descenso hacia el infierno?

la cosmogonía que habla acerca del comienzo y transformación que lleva a cabo Comala se segmenta por relatos en los cuales se narra la llegada y transcurso de Juan Preciado en Comala, así como la previa vida de Pedro Páramo en ésta.

Esta historia narra las esperanzas frustradas por conocer a su padre: Pedro Páramo, del joven Juan Preciado, quién le prometió en su lecho de muerte a su madre Dolores que viajaría a Comala, un pueblo prácticamente fantasma donde habitan las ánimas2 de la gente que solía vivir ahí.

«Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera.» (Rulfo, 2005, p. 5)

En el transcurso del camino al pueblo Juan se topa con un viejo arriero3, el cual se serviría de guía en su descenso al pueblo. Aquí engloba el concepto del segundo personaje quién acompaña y guía al protagonista en su recorrido o descenso a su destino.

«-Me había topado con él en Los Encuentros, donde se cruzaban varios caminos. Me estuve allí esperando, hasta que al fin apareció este hombre.

-¿Adónde va usted? -le pregunté. -Voy para abajo, señor.

-¿Conoce un lugar llamado Comala?

-Para allá mismo voy.

Y lo seguí.» (Rulfo, 2005, p. 7)

Al descender por la colina Juan Preciado se pregunta acerca del camino, por que mas que ir recto parece tomar una dirección extraña, además, percibe que la temperatura incrementa notablemente y decide hacerle un comentario relacionado al arriero, quién bromea acerca de este aspecto:

«El camino subía y bajaba: “Sube o baja según se va o se viene. Para el que va, sube; para el que viene, baja”.» (Rulfo, 2005, p. 6)

Esto hace interferencia con lo que se presenta en el infierno, los que llegan deben bajar para poder entrar, y los que salen de el descienden para continuar el camino.

«-Hace calor aquí -dije.

-Sí, y esto no es nada -me contestó el otro-. Cálmese. Ya lo sentirá más fuerte cuando lleguemos a Comala. Aquello está sobre las brasas de la tierra, en la mera boca del infierno…» (Rulfo, 2005, p. 7)

Por lo que da a entender que además de que deben descender, la temperatura cambia y se vuelve sofocante, tanto que se dice que se encuentra en el comienzo del inferno.

Este Arriero de nombre Abundio le da las indicaciones a Juan Preciado sobre como llegar a una casa de hospedaje en medio del pueblo. Mientras Juan Preciado recorre el pueblo nota algo desconcertante: éste se encuentra vacío, sin embargo escucha murmullos4los cuales parecen proceder de habitantes no tan lejanos a el.

«…Aun que no había niños jugando, ni palomas, ni tejados azules, sentí́ que el pueblo vivía. Y que si yo escuchaba solamente el silencio, era porque aun no estaba acostumbrado al silencio; tal vez porque mi cabeza venia llena de ruidos y de voces.

De voces, sí. Y aquí́, donde el aire era escaso, se oían mejor. Se quedaban dentro de uno, pesadas.» (Rulfo, 2005, p. 10)

El primer circulo del infierno5, el cual también se encuentra en la boca o comienzo del infierno, se encuentra lleno de almas en pena que no cometieron pecados mayores o suficientes como para ser condenados a un castigo severo, por lo que permanecen ahí siendo picados por abejas y moscas, debido a que al dejar transcurrir su vida sin alguna interés por progresar estos animales pretenden despertarlos o llamar su atención.

«…Allí́, bajo un cielo sin estrellas, resonaban suspiros, quejas y profundos gemidos, de suerte que al escucharlos comencé́ a llorar. Diversas lenguas, horribles blasfemias, palabras de dolor, acentos de ira, voces altas y roncas, acompañadas de palmadas, producían un tumulto que va rodando siempre por aquel espacio eternamente oscuro, como la arena impelida por un torbellino.» (Alighieri, 2009, canto III)

Ésta no es la única sorpresa que se lleva Juan Preciado en su primer día en el pueblo, ya que al llegar a la casa de hospedaje la señora Eduviges lo recibe preparada y le menciona que su madre, la señora Dolores, le había anunciado ese mismo día que él llegaría. Consternado por el hecho de que su madre había muerto una semana antes, éste continua haciéndole preguntas a Eduviges, quien incluso le menciona que Abundio, su guía6, también se encontraba muerto.

«-Soy Eduviges Dyada. Pase usted.

Parecía que me hubiera estado esperando…

-¿De modo que usted es hijo de ella?

-¿De quién? -respondí́.

-De Doloritas.

-Sí, pero ¿cómo lo sabe?

-Ella me avisó que usted vendría. Y hoy precisamente. Que llegaría hoy…

Yo no supe qué pensar. Ni ella me dejó en qué pensar…» (Rulfo, 2005, p. 12)

Se toma que al ser Abundio la guía hacia el pueblo para Juan Preciado a pesar de estar muerto, en la parte del infierno de la Divina Comedia también se encuentra muerto Virgilio, el guía de Dante Alighieri, ambos deben ser almas que no encontraron un estado de gracia, por lo que se encuentran eternamente en ese lugar y no podrán alejarse permanentemente de éste.

«Para librarte de ese temor, te diré́ por qué he venido, y lo que vi en el primer momento en que me moviste a compasión. Yo estaba entre los que se hallan en suspenso7, y me llamó una dama tan bienaventurada8 y tan bella, que le rogué́ me diera sus ordenes.» (Alighieri, 2009, canto II)

Antes de poder concebir el sueño por causa de los murmullos, Juan Preciado cuestiona el lugar edénico9 y poblado que le había descrito su madre durante muchos años, ya que ella no vivió el tiempo suficiente en el pueblo para contemplar su decadencia y al parecen de  Juan ahora tenía todo menos vida, y cae dormido.

En este punto de la historia se hace un cambio en la trama y comienza a narrarse la historia de su padre, Pedro Páramo, quién a pesar de haber tenido una infancia en cercanía a sus seres queridos, fue constantemente lastimado y decepcionado a lo largo de su vida, lo cual posiblemente sería la causa de su amargura, que lo llevaría a descuidar sus relaciones familiares e ignorar los sentimientos de los demás.

A continuación se narra un texto que doña Eduviges cuenta a Juan Preciado acerca de Pedro Páramo y Dolores:

«-Y tu madre se fue:

-Hasta luego, don Pedro.

-¡Adiós, Doloritas.

– Se fue de la Media Luna para siempre. Yo le pregunté muchos meses después a Pedro Páramo por ella.

-Quería más a su hermana que a mí. Allá debe estar a gusto. Además ya me tenía enfadado. No pienso inquirir por ella, si es eso lo que te preocupa.

-¿Pero de qué vivirán?

-Que Dios los asista.» (Rulfo, 2005, p. 22)

En el infierno se encuentran condenados en el primer círculo (o entrada) los que abandonan sus deberes o actúan con indiferencia frente a ellos: son neutrales.

Dolores se marchó con la esperanza de que Pedro Páramo la buscara o se hiciera responsable de su hijo, pero al nunca buscarla ella entra en razón de que nunca la quiso.

Al segundo día de su estancia en Comala Juan tiene una charla con Eduviges donde ésta le repite nuevamente que ella debió ser su madre, pero esta vez le explica por que:

            «-La cosa es que el tal Osorio le pronosticó a tu madre, cuando fue a verlo, que “esa       noche no debía repegarse a ningún hombre porque estaba brava la luna”.

            -Dolores fue a decirme toda apurada que no podía. Que simplemente se le hacía imposible acostarse esa noche con Pedro Páramo. Era su noche de bodas. Y ahí́ me          tienes a mí tratando de convencerla de que no se creyera del Osorio, que por otra           parte era un embaucador embustero.

            -No puedo -me dijo-. Anda tú por mí. No lo notará…

            -Ve tú en mi lugar -me decía.

            -Y fui.

            -Me valí́ de la oscuridad y de otra cosa que ella no sabía: y es que a mí también me         gustaba Pedro Páramo.» (Rulfo, 2005, p. 20)

Juan comienza a entrar en razón de que clase de persona fue su padre durante su vida, sin embargo no esta del todo enterado de esto, por lo que continua su conversación y descubre además que el casamiento de sus padre fue  conveniencia de Pedro, puesto que le debía dinero a su Dolores y su hermana y para librarse de este endeudamiento la enamoro y se casó con ella.

La noche siguiente continuaron su charla hasta que doña Eduviges se paró y no regreso, por lo que Juan se va a dormir a su cuarto, cuando escucha un grito que lo despierta y puede contemplar  la llegada de Damiana Cisneros, la mujer que lo vió nacer, ésta le insinúa que Eduviges esta muerta diciendo:

«-No sé cómo has podido entrar, cuando no existe llave para abrir esta puerta.

-Fue doña Eduviges quien abrió́. Me dijo que era el único cuarto que tenía disponible: -¿Eduviges Dyada?

-Ella.

-Pobre Eduviges. Debe de andar penando10 todavía.» (Rulfo, 2005, p. 36)

Con esto hacemos referencia que al conocerla Juan Preciado notó que tenía puesto un collar con una frase que llama la atención:

«Llevaba un vestido blanco muy antiguo, recargado de holanes, y del cuello, enhilada en un cordón, le colgaba una María Santísima del Refugio con un letrero que decía: «Refugio de pecadores”.» (Rulfo, 2005, p. 19)

Esto muy probablemente puede tomarse como evidencia de que Eduviges esta muerta y se encuentra ahí por que continua cumpliendo su sentencia para ir a un lugar mejor, tal como menciona:

            «Tu madre era tan bonita, tan, digamos, tan tierna, que daba gusto quererla. Daban         ganas de quererla. ¿De modo que me lleva ventaja, no? Pero ten la seguridad de que           la alcanzaré. Sólo yo entiendo lo lejos que está el cielo de nosotros; pero conozco          cómo acortar las veredas. Todo consiste en morir, Dios mediante, cuando uno quiera          y no cuando Él lo disponga. “.» (Rulfo, 2005, p. 13)

Tras este discurso Juan deja de sospechar y da por hecho que algo sobrenatural11 esta ocurriendo en ese lugar, sin embargo cuando decide que es hora de marcharse es demasiado tarde, pues sucumbe a los murmullos y se encuentra a el mismo muerto:

            «No sentía calor, como te dije antes; antes por el contrario, sentía frío. Desde      que salí de la casa de aquella mujer que me prestó su cama y que, como te decía,            la vi deshacerse en el agua de su sudor, desde entonces me entró frío. Y conforme          yo andaba, el frío aumentaba más y más, hasta que se me enchinó el pellejo.             Quise retroceder porque pensé que regresando podría encontrar el calor que       acababa de dejar; pero me di cuenta a poco andar que el frío salía de mí, de mi       propia sangre. Entonces se me heló el alma. Por eso es que ustedes me     encontraron muerto”.» (Rulfo, 2005, p. 13)

A diferencia de Dante, Juan Preciado cae en la tentación12 y muere en Comala, por lo que ahora permanecerá ahí toda su vida, mientras que Dante logra salir impecable del infierno para encontrarse con Beatriz, quién lo ayudará a continuar su viaje y por lo tanto llegara al reino de Dios13.

Como conclusión de este ensayo quisiera retroceder al hecho de porque Comala se encuentra muerta, y es por una sencilla razón; Pedro Páramo, cacique y propietario de Comala tiene un amor Platónico14  por Susana San Juan, cuyo padre, Don Fulgor Sesedano, mandó asesinar con la esperanza de al fin poder poseerla al encontrarse ella viuda y sola:

«-Tu padre ha muerto, Susana. Antenoche murió, y hoy han venido a decir que no lo han podido traer aquí porque el camino era muy largo. Te has quedado sola, Susana”.»     (Rulfo, 2005, p. 94)

 El plan de Pedro Páramo pudo haber rendido frutos, sin embargo tras las guerras y afrontamientos que había, esta se encuentra en una profunda depresión la cual termina matándola tres años después, a pesar de los cuidados de Pedro y su esfuerzo por hacerla feliz, a Susana la mata la tristeza y Pedro pierde toda esperanza, se encuentra a si mismo perdido entre sus ganas de alcanzarla y el enojo de lo que le fue arrebatado, así que paraliza el tiempo y con éste a Comala, como venganza, dejando que se consumiera hasta su final transcurriendo solo un tiempo lineal15

«Hasta acá llegaba la luz del pueblo, que parecía una aureola sobre el cielo gris. Porque fueron días grises, tristes para la media luna. Don Pedro no hablaba. No salía de su cuarto. Juró vengarse de Comala:
-Me cruzare de brazos y Comala se morirá16 de hambre.

Y así lo hizo. » (Rulfo, 2005, p. 124)

Finalmente sale la verdad: Comala se encuentra paralizada y muerta, justo como su habitantes y debido a toda la evidencia se puede probar que hace intersexualidad con “El Infierno” en la Divina Comedia, por Dante Alighieri. El concepto del guía, las voces o “murmullos” el descenso para encontrase a si mismo, etc. son iguales, sin embargo esta novela sufre un giro de la trama al sucumbir a los pecados Juan Preciado, por lo que ahora permanecerá en ese lugar, a diferencia de Dante, quien logró superar todas las pruebas y al final de “El Infierno” logra seguir su camino con Beatriz.

 1 Estado de gracia: Es aquel que se alcanza al estar en armonía con Dios y el mundo, al no tener ningún apego por las cosas mundanas y vivir según las leyes de Dios.

 Ánimas: En algunas religiones y culturas, sustancia espiritual e inmortal de los seres humanos.

3 Arriero: Persona que trajina con bestias de carga.

  Murmullos: Ruido constante y confuso que no se percibe con claridad.

5 1er circulo del infierno: El infierno se encuentra segmentado en 9 círculos, el primero y boca del infierno es donde se encuentran los neutrales, aquellos que dejaron pasar la vida sin trascender ni lograr nada.

Guía: Persona que conduce, dirige, aconseja u orienta a otras.

 “…Entre los que se hayan es suspenso”: Los que se encuentran paralizados en el tiempo y/o espacio.

8 Bienaventurada: Que goza de Dios en el cielo

9 Edénico: Paraíso terrenal, lugar muy ameno y que se encuentra en paz y armonía.

 10 Penando: que aún se encuentra condenado por la ley divina o eclesiástica.

11 Sobrenatural: Que no pertenece al mundo terrenal

12 Tentación: Estímulo que induce a obrar mal

13 Reino de Dios: Se refiere al reinado o soberanía de Dios que es por sobre todas las cosas, y no es conforme al reinado de los poderes terrenales.

14 Platónico: Algo casi imposible de alcanzar, o fuera del alcance por una cuestión incontrolable.

15 Tiempo lineal: Periodo de tiempo Que presenta un desarrollo constante o en una misma dirección.

16 Morirá: Cesar algo en su curso o movimiento.

Referencias

Fuente primaria:

Rulfo, J. (2005). Pedro Páramo. Barcelona, España: Planeta.

Fuentes secundarias:

Dante Alighieri, (2009). La Divina comedia. [Mexico]: Universidad nacional de Mexico.

 http://www.ladeliteratura.com.uy/biblioteca/divinacomedia.pdf

http://www.rae.es

http://www.worreference.com

http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras32/notas1/sec_1.html

https://www.google.com.mx/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=0CBsQFjAAahUKEwisv9Wj2I3IAhUM0oAKHTYsAD8&url=http%3A%2F%2Fwww.portalalba.org%2Fbiblioteca%2FRULFO%2520JUAN.%2520Pedro%2520Paramo.pdf&usg=AFQjCNH_rwbvqpuS6fzqzl720VeQ7nSt0w&bvm=bv.103388427,d.eXY

http://www.iesalfaro.com/gen/lengua/01ed7999e70986804/01ed799a3e08d1e0c/01ed799a3e08d7d13/index.html

http://pendientedemigracion.ucm.es/info/especulo/numero45/sigdorad.html

http://archivo.eluniversal.com.mx/cultura/2014/juan-rulfo-aniversario-luctuoso-977771.html

ESTRUCTURA DEL ENSAYO

30 PREGUNTAS

¿La obra de Pedro Paramo hace intertextualidad con El Infierno en La Divina Comedia?

  1. ¿Qué simboliza Comala?

            1) ¿Por qué Juan Preciado viaja a Comala? A petición de su madre  deseo propio.

«Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera.» (Rulfo, 2005, p. 5)

            2) ¿Cómo es el camino a Comala? Rocoso y descendiente, parecido al recorrido que debe tomar Dante en su viaje al principio de la obra.

«Después de trastumbar los cerros, bajamos cada vez más. Habíamos dejado el aire caliente allá arriba y nos íbamos hundiendo en el puro calor sin aire. Todo parecía estar como es espera de algo.» (Rulfo, 2005, p. 8)

            3) ¿Quién habita Comala? Se dice que no lo habita nadie, porque en realidad ningún ser vivo lo habita, solamente las ánimas que permanecen atadas a ese lugar.

«-No, yo preguntaba por el pueblo, que se ve tan solo, como si estuviera abandonado. Parece que no lo habitara nadie.

-No es lo que parezca. Así es. Aquí no vive nadie.» (Rulfo, 2005, p. 9)

            4) ¿Por qué Dolores se marchó de Comala? Por que odiaba a Pedro Páramo, sin embargo se quedó con la esperanza de que la buscara para hacerse cargo de su hijo.

«-Ella siempre odio a Pedro Páramo… se fue de la media luna para siempre. Yo le pregunte  muchos meses después a Pedro Páramos por ella…» (Rulfo, 2005, p. 21 y 22)

            5) ¿En que aspectos cambio Comala? Se transforma completamente desde la muerte de Susana San Juan, hecho por el cual Pedro Páramo deja morir el pueblo.

«-Me cruzare de brazos y Comala se morirá de hambre.

Y así lo hizo. » (Rulfo, 2005, p. 124)

            6) ¿A quién pertenecen los murmullos en las calles? A las ánimas que aun permanecen ahí.

…Parecían destilar los murmullos como si se filtraran de entre las grietas y las descarapeladuras. Yo lo oía. Eran voces de gente; pero no voces claras, si no secretas, como si me murmuraran algo al pasar…» (Rulfo, 2005, p. 44)

  1. ¿Que obra literaria hace intertextualidad con Pedro Páramo?

            1) ¿Cómo llega Juan Preciado a Comala? Sigue a un arriero que también va allá.

«-Me había topado con él en Los Encuentros, donde se cruzaban varios caminos…

-¿Conoce un lugar llamado Comala?

-Para allá mismo voy.

Y lo seguí.»

            2) ¿Qué cambio ocurre en la temperatura? Aumenta y se vuelve seca.
«-Hace calor aquí -dije. -Sí, y esto no es nada -me contestó el otro-. Cálmese. Ya lo sentirá más fuerte cuando lleguemos a Comala. Aquello está sobre las brasas de la tierra, en la mera boca del infierno…» (Rulfo, 2005, p. 7)

            3) ¿Por qué se escuchan murmullos en Comala? Son las voces de las ánimas que permanecen ahí

            5) ¿Por qué muere Juan Preciado? Sucumbe a los murmullos y es sofocado.

«-Es cierto, Dorotea. Me mataron los murmullos… ya traía retrasado el miedo. Se me había venido juntando, hasta allí en el bullicio de gente y creí que de verdad la había…» (Rulfo, 2005, p. 62)

            6) ¿En dónde se encuentra al morir? En la plaza mayor.

 «Oí el alboroto mayor en la plaza y creí que allí entre la gente se me bajaría el miedo. Por eso ustedes me encontraron en la plaza. » (Rulfo, 2005, p. 63)

  1. ¿La crónica del descenso a Comala se relaciona con la muerte de Juan Preciado?

            1) ¿Cómo sabe Eduviges que Juan Preciado llegará a Comala? Su madre, Dolores, le avisa ese mismo día en la tarde a Doña Eduviges que su hijo va llegar con ella.

«…¿De modo que usted es hijo de ella?

-¿De quién?- respondí

-De Doloritas.

-Sí, ¿pero cómo lo sabe?

-Ella me viso que usted llegaría hoy…» (Rulfo, 2005, p. 12)

            2) ¿Qué descubre Juan Preciado sobre Comala? Que ahí no vive nadie, incluyendo su padre, Pedro Páramo.

«…¿Qué pasó por aquí?…se ve tan solo, como si estuviera abandonado…

-No es lo que parezca. Así es. Aquí no vive nadie.

-¿Y Pedro Páramo?

-Pedro Páramo murió hace muchos años.» (Rulfo, 2005, p. 9)

            3) Cómo muere Juan Preciado? Es sofocado hasta morir.

«-¿Quieres hacerme creer que te mató el ahogo, Juan Preciado?…

-No sentía calor, como te dije antes; antes por el contrario, sentía frío… Quise retroceder porque pensé que regresando podría encontrar el calor que acababa de dejar; pero me di cuenta a poco andar que el frío salía de mí, de mi       propia sangre. Entonces se me heló el alma. Por eso es que ustedes me encontraron muerto…» (Rulfo, 2005, p. 62 y 63)

            4) ¿Con quién se encuentra en la tumba? Con la señora Dorotea.

«…-¿Dices que te llamas Doroteo?

-Da lo mismo. Aunque mi nombre sea Dorotea. Pero da lo mismo…

…-Siento como si alguien caminara sobre nosotros

-Ya déjate de miedos. Nadie te puede dar ya miedo. Haz por pensar en cosas agradables porque vamos a estar mucho tiempo enterrados.» (Rulfo, 2005, p. 62 y 65)

            5) ¿Cuántos días tarda Juan Preciado en morir? Tres desde su llegada.

«-Mejor no hubieras salido de tu tierra. ¿Qué viniste a hacer aquí?

-Ya te lo dije en un principio. Vine a buscar a Pedro Páramo… hace apenas unos tres días.» (Rulfo, 2005, p. 64)

            6) ¿La muerte de Juan Preciado es la única que ocurre? No, junto con el muere Dorotea, mujer con la que después es enterrado.

«-Después de que te encontramos a ti, se volvieron mis huesos a quedarse quietos… Me enterraron en tu misma sepultura y cupe muy bien en el hueco de tus brazos.» (Rulfo, 2005, p. 65)

  1. ¿Qué relación hay entre Juan Preciado y Pedro Páramo?

            1) ¿Por qué Juan Preciado no conoció a su padre? Su madre se fue de Comala y nunca regresó. Además este murió antes de que fuera a buscarlo.

«-Y tu madre se fue:

-Hasta luego, don Pedro.

-¡Adiós, Doloritas.

– Se fue de la Media Luna para siempre. .» (Rulfo, 2005, p. 22)

            2) ¿Por qué se casa Pedro Páramo con Dolores? Les debe dinero a ella y a su hermana, pero aun así después Dolores se harta y lo deja.

«-Ella siempre odio a Pedro Páramo… se fue de la media luna para siempre….» (Rulfo, 2005, p. 21 y 22)

            3) ¿Por qué Eduviges menciona que ella debió ser la madre de Juan Preciado? Por que ella se acostó con Pedro Páramo en su noche de bodas.

«-Dolores fue a decirme toda apurada que no podía. Que simplemente se le hacía imposible acostarse esa noche con Pedro Páramo. Era su noche de bodas…

-Ve tú en mi lugar -me decía.

-Y fui.

-Me valí́ de la oscuridad y de otra cosa que ella no sabía: y es que a mí también me gustaba Pedro Páramo.» (Rulfo, 2005, p. 20)

            4) ¿Por qué Dolores dejo a Pedro Páramo? Se cansó de el.

«-Ella iba de aquí para allá, y aunque estaba acostumbrada a pasar lo peor, sus ojos humildes se endurecieron.» (Rulfo, 2005, p. 21)

            5) ¿Qué le sucedió a Pedro Páramo cuando murió Susana San Juan? Se deprimió y también se dejo matar por la tristeza, pero el juró vengarse de Comala.

«Don Pedro no hablaba. No salía de su cuarto. Juró vengarse de Comala:

-Me cruzare de brazos y Comala se morirá de hambre.

Y así lo hizo. » (Rulfo, 2005, p. 124)

            6) ¿Por qué Pedro Páramo no se hizo cargo de su hijo Juan Preciado? No le importaba Dolores, así que cuando ésta se marchó nunca la buscó.

«-Quería más a su hermana que a mí. Allá debe estar a gusto. Además ya me tenía enfadado. No pienso inquirir por ella, si es eso lo que te preocupa.

-¿Pero de qué vivirán?

-Que Dios los asista.» (Rulfo, 2005, p. 22)

  1. ¿Cuál es la transformación de Comala?
  2. ¿Cómo era Comala cuando Pedro Páramo era niño?Alegre, lleno de gente y vida.

«-Hay aire y sol, hay nubes. Allá arriba un cielo azul y detrás de él tal vez haya canciones; tal vez mejores voces.. hay esperanza, hay suma. Hay esperanza para nosotros.. .» (Rulfo, 2005, p. 27)

  1. ¿Cómo describe Dolores al pueblo de Comala cuando vivía ahí?

 «Yo imaginaba ver aquello a través de los recuerdos de mi madre; su nostalgia, entre retazos de suspiros. Siempre vivió suspirando por Comala, por el retorno… Traigo los ojos con que ella miró estas cosas, porque me dio sus ojos para ver: “Hay allí pasando el puerto de Los Colimotes, la vista muy hermosa de una llanura verde, algo amarilla por el maíz maduro. Desde ese lugar se ve Comala, blanqueando la tierra, iluminándola por la noche.» (Rulfo, 2005, p. 6)

  1. ¿Qué cambios ocurren durante la revolución? Pedro Páramo se deprime aun mas y esto deprime a todo el pueblo de Comala.

«Y cuando le faltaban poco para morir vinieron las guerras ese de los “cristeros”… Fue cuando yo comencé a morirme de hambre y desde entonces nunca me volví a emparejar…» (Rulfo, 2005, p. 86)

  1. ¿Quién era el dueño de Comala?Pedro Páramo.

«-Mire usted -me dice el arriero, deteniéndose-: ¿Ve aquella loma que parece vejiga de puerco? Pues retrasito de ella está la Media Luna. Ahora voltió para allá́. ¿Ve la ceja de aquel cerro? Véala. Y ahora voltié para este otro rumbo. ¿Ve la otra ceja que casi no se ve de lo lejos que está? Bueno, pues eso es la Media Luna de punta a cabo. Como quien dice, toda la tierra que se puede abarcar con la mirada. Y es de él todo ese terrenal. El caso es que nuestras madres nos malparieron en un petate aunque éramos hijos de Pedro Páramo.» (Rulfo, 2005, p. 9)

  1. ¿Qué sucede cuando Susana San Juan muere?Pedro Páramo se hunde en una profunda depresión.

«No salía de su cuarto… No dormía. Se había olvidado del sueño y del tiempo…» (Rulfo, 2005, p. 124 y 125)

            6) ¿ ¿Por qué se vuelve un pueblo fantasma? Todos mueren y el pueblo se queda solo. Solo habitan en el las almas de los que ahí vivían.

«-…El pueblo se ve tan solo, como si estuviera abandonado. Parece que no habitara nadie.

-No es lo que parezca. Así es. Aquí no vive nadie.» (Rulfo, 2005, p. 9)

Taller de narración oral 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s