Manipulación.

13256182_557930370998548_53749811468586095_n

“Mientras escribo creo saber mucho de mis personajes, pero luego me doy cuenta de que sé mucho menos que mis lectores. La buena literatura va más allá de la presencia y las intenciones de quien escribe.”
Elena Ferrante

María Ester Chiodi compartió este texto citado arriba en su muro de face.

(Abril 2018)

Conversación:

PP (Parcet)  – sí, cobran vida propia parece.

CH (Chiodi, María Ester) – los personajes se convierten en personas.

Yo tenía ganas de responder:

” esas personas miran ahora como los narradores se convierten en personajes.

En nuestros talleres hablamos de este doble fenómeno.

1. El personaje del cuento, comienza a andar por la arquitectura o escenario de la historia con total autonomía física. Sabemos hacia donde va y que va a hacer, eso está dado en el texto, pero no sabemos (porque no somos ellos) cuanto tiempo se toma para llegar. Ellos tienen su propio cuerpo, agobio, pensamiento. ES OTRO FÍSICO. OTRA MENTE que nosotros, narradores, tratamos de “domesticar” con nuestros modos, formas , técnicas y pensamientos.

Me resulta difícil pensar desde el narrador como construír ese otro cuerpo.

Me resulta fácil dejar que ese personaje se haga presente, pleno y me expulse a mí del entarimado.

Eso da al narrador una ductilidad increíble. Una comprensión de entrar y salir del personaje sin pensar en ello. Hay una costura invisible allí, una técnica oculta sublimada a la vida del personaje y al entramado del cuento.

2. ahora el narrador convertido en “personaje que cuenta” narrando en tercera puede creer que es un iluminati, y cada vez hace más alarde de su técnica y aparente poder sobre el oyente.

Cuando pasa a tercera se olvida de ceder su cuerpo al personaje. No se quiere rendir, entonces ensaya las conductas del personaje.

Y termina teatralizando a los dos, al narrador y al personaje.

O hace una “puesta escénica” para alejarse cada vez más de la profundidad de la historia. Desconocimiento o no comprender la sensibilidad de los personajes,  EGO puedo decir. O voy a hacer algo “distinto”. ego ( no me da ni para mayúsculas cuando digo eso de distinto) yo también quería hacer algo “distinto”. Taaarde te cae la ficha…

No digo con daño la palabra ego, es algo que sucede, tan simple como escribir esta nota. Para qué escribo?

Sí, recuerdo. Era para esto:

“La buena literatura va más allá de la presencia y de la intenciones del que escribe”

Ferrante)

Tal vez el buen narrador debería ir más allá de su presencia y de sus intenciones sobre los cuentos y los personajes de los cuentos.

Pedro Parcet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s