El avaro. Tradición Corea

 

! remera.jpg nnnx.jp nuevo taller.jpgVVFChoi Chum Ji era famoso en toda la región de JinJu por su avaricia, que ya era casi una enfermedad. Sus parientes pasaban mucha vergüenza con las anécdotas que se contaban sobre Choi.

En su mesa no se servía más que arroz hervido con un poco de salsa de soja. Y cuando llegaba la hora de comer, se veía a Choi Chum Ji corriendo como un desesperado por el campo.

-¿Por qué corre tanto, señor ji? -le preguntó cierta vez un campe-sino.

-He comprobado -contestó él, muy serio- que si uno corre lo suficiente, si corre hasta que le duela el costado, llega a olvidar el sabor de la comida y se siente muy satisfecho comiendo solo arroz.

Un día el avaro vio con horror que una mosca había tenido el atrevimiento de posarse en el borde del recipiente donde estaba la salsa de soja. ¡Le estaba robando su salsa! Enfurecido, saltó de su sitio y comenzó a perseguir a la mosca por todo el cuarto.

-¡Maldita mosca! ¡Puedo comer una cucharada entera de arroz con la gota de salsa que bebiste!

Cuando por fin consiguió atrapar a la mosca, se la metió en la boca, la masticó bien para extraerle toda la soja, y después se la tragó.

La familia del señor Ji sufría mucho, sobre todo su nuera, que venía de una casa normal, donde el arroz se comía con verduras, con carne de cerdo, con pescado. La pobrecita estaba harta de comer ese arroz hervido solo y triste.

Una mañana pasó por allí un pescador que venía voceando su mercancía. La muchacha lo llamó desde el portón. El pescador se acercó sorprendido. ¡Jamás había vendido ni un pescadito en esa casa!

La nuera del señor Ji comenzó a revisar los peces mientras los miraba con ojos críticos. Levantó uno y lo dejó. A otro le miró las agallas y dijo que no estaba fresco. El pescador se indignó: los había pescado al alba de ese mismo día, protestó. La joven tomaba los pescados, los daba vuelta de un lado para el otro y los volvía a dejar.

-¿Cuánto cuesta este?

-Dos pun -dijo el pescador. El pun era la moneda de la antigua Corea.

-¡Dos pun! Es demasiado -dijo ella. No vale ni medio pun.

-¿Cómo que ni medio? ¡Por siete puns podría venderlo si lo llevara hasta el mercado!

Discutieron y discutieron sin llegar a ponerse de acuerdo. El pescador siguió adelante con su carga y la muchacha corrió a la cocina. Habíamanoseado tanto los pescados que tenía las manos llenas de escamas. Con mucho cuidado se lavó las manos en una olla y la puso sobre el fuego. Hirviendo las escamas consiguió un caldo con gusto a pescado.

A la hora de la comida, cuando el señor Ji sintió el olor a pescado y vio que su nuera servía el caldo, enloqueció de furia.

-¡¿Quién te dio permiso para comprar pescado?! -la interrogó a gritos.

La jovencita, muy orgullosa de haber conseguido tanto con tan poco, le contó su hazaña. Pero de poco le sirvió.

-Qué desperdicio -dijo Choi Chum Ji, el avaro de los avaros. Si te hubieras lavado las manos en el pozo de donde sacamos el agua para beber, ¡tendríamos sopa de pescado para todo el mes!

Cuentos coreanos, tradición oral, talleres de narración oral, Cursos de narración, narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s