Historia de San Gabriel Islam

RECUERDO HABER RECIBIDO ESTA HISTORIA EN FORMA ORAL DE UN IMAN EGIPCIO EN EL CENTRO ISLAMICO.

Un día estando sola, María tuvo una aparición extraordinaria, de una
radiante belleza, como el sol o como la luna que surge de la tierra. María se puso
a temblar porque estaba desnuda, bañándose, como una rosa surgiendo del
suelo o un sueño brotando del corazón. Perdió el conocimiento diciéndose:
“¡Me refugio en Dios!”
En efecto, esta piadosa mujer tenía la costumbre de confiar en Dios en
cualquier momento, pues sabía que todo en este bajo mundo es inconstante. Y
hasta su muerte, deseó que la protección de Dios se alzase, como una fortaleza
en el camino de sus enemigos.
El Espíritu santo (Gabriel) le dijo:
“¡No temas nada! Yo soy el ángel y el confidente de Dios. No apartes tus
ojos del que Dios ha elevado. ¿Por qué huir de sus íntimos? Tú intentas escapar
de mi presencia refugiándote en la nada, pero yo soy el sultán de la nada. ¡De
ella procedo y vengo a ti como una imagen!”
¡Oh, María! Cuando una imagen se instala en tu corazón, te dice,
dondequiera que estés:
“¡Nunca te dejaré!”
Pero Gabriel no es una imagen como una falsa aurora. No es una imagen
que se desvanece, sin consistencia.
Gabriel prosiguió:
“Yo soy el verdadero amanecer de la luz divina. La luz que yo traigo ya no
se oscurece. Tú quieres protegerte de mí refugiándote en Dios, pero Dios es
también mi refugio. ¡Tú buscas un refugio, pero yo soy ese refugio!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s