Un cuento de nunca acabar. Sufi

Un cuento de nunca acabar
Reinaba en un distante país un poderoso monarca el cual,
como muchos otros reyes, gustaba de oír extrañas historias.
A tal diversión dedicaba la mayor parte de su tiempo, y con
todo, nunca quedaba satisfecho.
Los esfuerzos de sus palaciegos eran inútiles, pues cuantas
más largas y peregrinas historias le contaban, más quería oír
el rey.
Un día hizo publicar un bando por el cual ponía en
conocimiento de sus súbditos que haría príncipe heredero de
su corona y daría la princesa su hija por esposa, a aquel que
le contase un cuento que no se acabara nunca; pero que haría
cortar la cabeza al que fracasara en tal empresa, esto es,
aquel cuyo cuento llegase a un término.
Ante la promesa de un trono y una bella princesa por esposa,
surgieron por doquier pretendientes que contaban las más
abrumadoras y largas historias.
Unas duraban una semana, otras un mes, seis meses las que
más, y los pobres narradores alargaban el hilo de sus
narraciones lo más que podían, mas en vano: tarde o
temprano todas terminaban, y las cabezas de los
pretendientes caían al fin bajo el hacha del verdugo. Por
último, llegó un día un hombre que dijo saber una historia
que no se acababa nunca y manifestó que deseaba ser
llevado a la presencia del rey, para dar prueba de ello.
le dijeron los cortesanos el peligro que corría, y
cómo muchos otros habían intentado lo mismo y
perdido sus cabezas; mas como él dijese que no tenía miedo
alguno, fue llevado ante el monarca.
115
Era nuestro hombre de juicioso y comedido hablar, y después
de haber reglamentado las horas para contar el cuento y las que
dedicaría a sus comidas y descanso, comenzó así su cuento:
-Señor, había una vez un rey que era gran tirano y muy avaro, y
deseando acrecentar sus riquezas hizo recoger todo el grano de
su reino y encerrarlo en un inmenso granero alto como una
montaña y construido a propósito.
Durante varios años, a este granero fueron a parar todas las
mieses del país, hasta que, finalmente, el enorme depósito se
llenó enteramente y sus puertas y ventanas fueron
cuidadosamente tapiadas por todos lados. Para todo el mundo,
el granero parecía herméticamente cerrado.
Por un descuido habían dejado los albañiles un agujerito en el
techo del granero; y no bien lo advirtieron las langostas,
cuando acudieron en nubes para robar el grano; mas era el
orificio tan pequeño, que sólo podían entrar y salir una a una.
Así entró una langosta y salió con un grano; después entró otra
langosta y salió con otro grano; después entró otra langosta y
salió con otro grano; después entró otra langosta y salió con
otro grano; después entró otra langosta y salió con otro grano;
después entró otra langosta y salió con otro grano; después
entró otra langosta y salió con otro grano; después entró otra
langosta y salió con otro grano; después entró otra langosta y
salió con otro grano.
Y así prosiguió durante un mes mañana y tarde hasta la noche,
excepto las horas de sus comidas y de su sueño. El rey, aunque
dotado de gran paciencia, empezó a cansarse de tanta langosta,
de modo que interrumpió al narrador:
-Perfectamente, ya tenemos bastantes langostas; supongamos
que acabaron por llevarse cuanto grano apetecieron; ¿qué fue
lo que sucedió después?
116
Majestad, perdonad; mas es imposible os diga lo que sucedió
después antes de referiros lo que ocurrió primero -le
respondió intencionadamente el narrador.
Con admirable paciencia le escuchó el rey durante otros seis
meses más, hasta que un día le atajó diciéndole:
-Amigo mío, ya estoy hasta la corona de vuestras langostas.
¿Cuánto tiempo calculáis que tardaron en acabar su tarea?
-¡Señor! ¿Cómo decíroslo? Al punto qué llegamos de nuestro
cuento, las langostas habían tan sólo vaciado un espacio
grande como el hueco de mi mano, y fuera del granero
agitábanse todavía negras nubes de ellas; mas tenga Su
Majestad gracia, que ya llegaremos necesariamente a la
última de las langostas.
Animado el rey con tales palabras, siguióle escuchando
durante todo otro año; mas el hombre proseguía como antes,
grano a grano y langosta por langosta.
No pudo más el pobre rey y medio desmayado, exclamó:
-¡Basta! Tomad mi hija, mi reino, mi corona, tomad todo lo
que queráis; pero no me habléis más de langostas por lo qué
más queráis en este mundo.
Casóse, pues, el narrador con la hija del rey, y solemnemente
fue declarado heredero del trono; mas nadie expresó el
menor deseo de oír la continuación de su famosa historia,
pues sostenía el advenedizo príncipe que era imposible pasar
a la segunda parte sin haber terminado antes la primera, que
era precisamente la parte de las langostas.
Así el ingenioso ardid de este hombre discreto refrenó la
insensata extravagancia del rey.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s